La amarga verdad sobre Splenda

La Splenda es un producto que llegó a generar mucha inquietud entre las personas, debido a los rumores que se propagaron en torno a su composición y efectos en el organismo.
La amarga verdad sobre Splenda

Escrito por Ekhiñe Graell, 30 noviembre, 2013

Última actualización: 05 mayo, 2020

La Splenda es uno de los edulcorantes más comunes que se emplea en la actualidad para distintas cuestiones, desde endulzar la primera taza de café por la mañana, hasta para preparar postres.

Sin embargo, este producto llegó a generar inquietud durante un tiempo, debido a que hubo ciertos rumores sobre que podía causar enfermedades tan graves como el cáncer.

¿Y qué pasó? ¿De dónde salieron esos rumores? ¿Cuál era la hipótesis detrás de ellos? ¿Qué dice el Instituto Nacional del Cáncer al respecto? No te preocupes, a continuación te resolveremos estas y otras dudas que puedas tener en torno a la Splenda.

Para empezar, ¿qué es la Splenda?

La Splenda es una marca de edulcorante cuyo ingrediente principal es la sucralosa.

De acuerdo con los expertos de la Fundación del Concejo Internacional de Información Alimentaria (FDA), la sucralosa es una sustancia derivada del azúcar que no se digiere de la misma manera. Y en este sentido aclaran lo siguiente:

“La mayor parte de la sucralosa que consumimos no se digiere ni se absorbe por nuestros cuerpos. Por otro lado, el azúcar se digiere y se absorbe, lo que explica por qué contiene calorías”.

Lee también: Sucralosa: ¿es un edulcorante sano?

¿Es realmente azúcar?

 La sucralosa empieza como una molécula de azúcar. Se trata de un producto químico sintético que fue preparado originalmente en un laboratorio.

En el proceso patentado de cinco pasos para hacer la sucralosa, se añaden tres moléculas de cloro a una molécula de sacarosa o azúcar. Una molécula de sacarosa es un disacárido, que contiene dos azúcares individuales unidos entre sí: glucosa y fructosa.

¿La Splenda es azúcar?

El proceso químico para hacer la sucralosa altera la composición química del azúcar, tanto que la convierte de alguna manera en una molécula de fructogalactosa. Este tipo de molécula de azúcar no se produce en la naturaleza y, por lo tanto, el cuerpo no posee la capacidad para metabolizarla correctamente.

Como resultado de esta molécula “única”, Splenda no se puede digerir ni metabolizar. Entonces, no es que Splenda carezca de calorías, sino que el organismo no tiene la capacidad de metabolizarla.

¿Qué dice el Instituto Nacional del Cáncer?

Después de analizar los resultados de diversas investigaciones en torno a la Splenda, los expertos llegaron a la conclusión de que es un producto seguro, que no está directamente relacionado con el riesgo de desarrollar cáncer. En sus propias palabras:

“Los resultados de estos estudios no mostraron evidencias científicas de que estos edulcorantes causan cáncer o de que presentan cualquier otra amenaza para la salud humana” –Instituto Nacional del Cáncer.

Los expertos de la FDA confirman que la sucralosa es segura y destacan que esta forma parte de la lista de los ocho edulcorantes bajos en calorías permitidos en Estados Unidos.

¿Cómo determinar si el consumo de Splenda te está perjudicando?

Mujer rechazando azúcar para su café.

La mejor manera de determinar si la sucralosa te está perjudicando es retirarla de la dieta.

Deja de consumirla, junto con otros edulcorantes artificiales, por un periodo de 2 semanas. Después, reintrodúcelo en cantidad suficiente y presta atención a las reacciones de tu cuerpo.

Por ejemplo, lo puedes incluir en tu bebida por la mañana y comer, al menos, dos productos que contengan sucralosa por el resto del día. En este día evita otros edulcorantes artificiales, para que seas capaz de diferenciar cuál es el que te está causando el problema.

Haz esto por un período de uno a tres días. Toma nota de cómo reacciona tu organismo, sobre todo si se siente diferente de cuando no consumías edulcorantes artificiales.

Si notas algo y sientes inquietud, suspende el consumo de Splenda y consulta con tu médico. El profesional te indicará qué es lo que mejor que puedes hacer para mejorar tu dieta.

¿Son buenos los endulzantes?

Aun cuando la Splenda, el azúcar, la miel y otros endulzantes sean seguros y puedan utilizarse para darle ese toque al café, té o cualquier otra preparación que desees, es sumamente importante tener en cuenta que cualquier exceso es perjudicial.

Por lo tanto, es recomendable que moderar siempre el consumo de azúcar y endulzantes, independientemente de cuál se haya elegido. Una vez más, cobra sentido el famoso dicho: “Todo en exceso es malo”. Y no solo por el cáncer, sino por muchos otras enfermedades, como la obesidad.

Te podría interesar...
Sustitutos del azúcar:  todo lo que hay que saber de ellos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Sustitutos del azúcar: todo lo que hay que saber de ellos

En la actualidad se consumen cada vez más sustitutos del azúcar debido a su bajo valor calórico, sin embargo, ¿ayudan realmente a perder peso?