La copa menstrual, alternativa a los tampones

Elena Martínez Blasco·
30 Julio, 2020
La copa menstrual puede ser una alternativa ecológica y saludable. Además, al ser reutilizable, no solo ayudamos al medio ambiente, sino que es más económica.

Cada vez con más frecuencia escuchamos los beneficios de sustituir los tampones por una copa menstrual. ¿Es cierto que los tampones contienen sustancias tóxicas que pueden ser nocivas para nuestra salud? ¿Deberíamos dejar de emplearlos?

En este artículo resolveremos todas estas dudas y además te daremos más información acerca de esta opción que tanta popularidad ha adquirido en los últimos años. ¿A qué esperas?

Riesgos y mitos sobre los tampones

Los tampones, en principio, no son tóxicos para la salud. De hecho, tienen que someterse a controles de calidad para poder venderse en el mercado. Es más, en Estados Unidos se consideran como “dispositivos médicos“, por lo que tienen que pasar incluso más pruebas.

Con todo, circulan ciertos “mitos” sobre los tampones que carecen de fundamento. Uno de ellos es que contienen  asbesto, una sustancia mineral que aumentaría el sangrado menstrual para vender más productos.

Si bien es cierto que esta sustancia es tóxica y puede provocar numerosos problemas (entre ellos pulmonares), ni los tampones ni ningún producto de higiene femenina contiene asbesto como ha dejado claro la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Usar tampones

Te puede interesar: ¿Tienes periodos menstruales abundantes? Redúcelos con 5 remedios caseros

Otra falsa creencia acerca de los tampones es que estos presentan un componente tóxico llamado dioxina. Algunos de los mitos que circulan acerca de esta sustancia es que es potencialmente cancerígena y puede alterar el sistema inmunológico y reproductivo, además de ser un factor que contribuye a provocar endometriosis.

No obstante, ni los tampones contienen dioxina, ni hay estudios que permitan afirmar con certeza que esta sustancia puede causar endometriosis.

Finalmente, los tampones también incluyen rayón. Se cree que esta sustancia es un elemento absorbente que puede llegar a provocar un shock tóxico.

Aunque en este caso es cierto que los tampones contienen rayón, no existen estudios que confirmen que esta sustancia en sí misma es la responsable del síndrome de shock tóxico. De hecho, esta también se asocia con quemaduras, infecciones cutáneas, etc. Además, esta enfermedad, aunque peligrosa, es muy poco frecuente.

Precauciones

Como has visto, circulan numerosos rumores falsos acerca de la toxicidad de estos productos. Por eso, es fundamental siempre informarse a partir de fuentes fiables.

mujer con una copa menstual

Con todo, los tampones no dejan de ser un producto que introducimos en la vagina, una zona extremadamente delicada. Por eso, es importante hacer un correcto uso de los mismos:

  • Seguir las instrucciones del fabricante.
  • Cambiarlos cada 4 horas (y no emplearlos más de 8).
  • No emplear tampones demasiado absorbentes.

Además, mantén una correcta higiene íntima y compra siempre productos homologados. En el mercado ecológico podemos encontrar algunos tampones elaborados 100% de algodón natural y sin procesos de blanqueado. Estos pueden ser una alternativa interesante.

La copa menstrual

En los últimos años se ha puesto de moda una alternativa a los tampones convencionales y a las compresas. Se trata de la copa menstrual. Está realizada con silicona o látex y tiene la forma de copa, de ahí su nombre.

Además, es flexible, lo cual nos permite doblarla fácilmente para introducirla en la vagina. Una vez dentro, recoge el sangrado sin absorberlo. Al sacarla, la vaciaremos en el inodoro y la limpiaremos a fondo con agua para volverla a colocar.

Después de los días de menstruación, la esterilizaremos hirviéndola con agua y la guardaremos hasta el siguiente periodo. Asimismo, volveremos a hervirla en cuanto tengamos nuevamente el periodo, antes de introducirla en la vagina.

¿Cómo tienes que mantener en buenas condiciones tu copa menstrual?
Mantener en buenas condiciones la copa menstrual puede incrementar su vida útil. En muchos casos llegan a durar hasta 10 años.

Sigue leyendo: 6 razones por las que puedes tener una menstruación irregular

 

Ventajas de la copa menstrual

  • Ecológica: está fabricada con silicona o látex. Además, si se cuida bien puede llegar a durar aproximadamente 10 años.
  • Económica: al ser reutilizable, no se tira después de cada uso.
  • Saludable: no contiene ninguna sustancia tóxica.
  • Práctica: no es necesario llevar recambio. Con todo, por higiene y comodidad siempre suele ser mejor cambiarla en casa. Pero en realidad se puede vaciar en cualquier baño público.
  • Nos podrían ayudar a prevenir infecciones como la cistitis, siempre que  se combinen con una higiene adecuada, de acuerdo con algunos estudios.
  • Capacidad aproximada de 30 ml: esa cantidad es más o menos un tercio del sangrado total de una mujer durante su menstruación, por lo que no tendremos la necesidad de cambiarlas tan habitualmente.

Tipos de copas

En el mercado hay varias marcas de copas menstruales. Las podemos encontrar fácilmente en farmacias o parafarmacias, e incluso en algunos supermercados.

Generalmente, las hay de dos tamaños. Uno para mujeres más jóvenes o que no han tenido hijos, y otro que es ligeramente mayor, para mujeres mayores o que ya han sido madres.

Lo mejor es que la compres en la farmacia donde te darán la que más se adecue a tu caso. Te recomendamos que no la compres por tu cuenta, sin asesoramiento, especialmente la primera vez. Si adquieres una copa de un tamaño que no es el tuyo, puede que luego no seas capaz de sacarla y debas acudir al médico.

¿Cómo se usan?

Cuando compremos la copa menstrual encontraremos dentro las instrucciones detalladas, aunque en Internet también hay vídeos que nos ayudarán.

chica con cun un tampón y una copa menstrual dudando

Básicamente comprimiremos la parte ancha de la copa para poder introducirla bien, y una vez dentro la soltaremos para que se abra. Para sacarla estiraremos suavemente de su base.

Esperemos que te animes a probar la copa menstrual. Tal vez el principio te cueste un poco, pero rápidamente aprenderás a hacerlo con agilidad. 

En cualquier caso, recuerda que, sea una copa, un tampón o una compresa, es importante emplear productos de higiene femenina durante la menstruación, así como mantener una higiene correcta.