La mejor educación se ofrece siendo tú el mejor ejemplo

02 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por Valeria Sabater
Como padres, tenemos que inculcarles una serie de valores a nuestros hijos para que el día de mañana sean personas justas y emocionalmente seguras. La verdadera educación debe impartirse en casa.

La educación es el mayor reto que puede llevar a cabo el ser humano. Consiste en criar personas maduras, responsables y emocionalmente sanas. A menudo, muchos padres y madres suelen quejarse de la rebeldía de sus hijos, de su personalidad indomable o hasta demasiado introvertida.

En este sentido, hemos de tener en cuenta que los niños no deben ser copias exactas de nosotros mismos. Tenemos que permitir que sean diferentes, que tengan voluntad y voz propia. Ahora bien, si de verdad deseas ofrecerles la mejor educación, sé tú siempre el mejor ejemplo.

Los niños necesitan adecuados modelos educativos para la mejor educación

Hay una cosa que todos tenemos que saber de antemano, y es que, en ocasiones, tenemos varios hijos y cada uno de ellos tiene una personalidad, un modo de comportarse y de reaccionar a determinadas cosas.

Es algo habitual y que debemos aceptar. Ahora bien, dejando a un lado la variabilidad de caracteres y esos aspectos que en ocasiones determina la genética, el peso de una auténtica educación lo va a determinar aquello que vean en casa.

Los niños no se limitan a imitar, sino que es un proceso más complejo y que tiene en cuenta los siguientes aspectos que vamos a comentar a continuación.

 

Tú eres su primer contacto social y emocional

niño

Nuestros hijos procesan todo estímulo que reciben del exterior, ya sea positivo o negativo. Desde el primer momento en el que vienen al mundo, cada caricia, cada palabra y cada sensación va a traducirse en una expansión neuronal.

A más estímulos positivos, mejor madurez. Si los bebés crecen en un contexto en el que no se establece un vínculo adecuado con ellos o donde sus lloros no son atendidos, su cerebro sufrirá un estrés emocional que repercutirá en su correcto desarrollo. Y así lo señala este estudio publicado en Comunicación preliminar. Cuaderno psicoanal.

Durante los primeros meses de vida, los niños solo necesitarán afectos, cuidados básicos, rutinas y el importante hecho de “sentirse seguros”.

¿En qué momento vamos a ser sus ejemplos, es decir, esos focos de atención donde fijarse? Más o menos cuando empiezan a adquirir las competencias de lenguaje y comunicación.

Hemos de tener en cuenta que nosotros somos ese primer acercamiento a la sociedad. Somos, por así decirlo, una “microsociedad” con la que tienen contacto, ahí donde hay reglas, un estilo determinado de comunicación y una serie de costumbres.

Descubre: Cómo potenciar la responsabilidad en tus hijos

Los niños observan, procesan e interiorizan

Los niños no se limitan a copiar. Pueden, por ejemplo, imitar tus movimientos para aprender a atarse sus zapatos. Ahora bien, si ese sencillo proceso se lo enseñamos con gritos y reproches llamándolo “torpe” o con verbalizaciones como “eres el niño más incapaz del mundo”, ellos procesan esa experiencia con un sentimiento de ansiedad y temor.

Así, lo que interiorizan es que la enseñanza en casa se produce con severidad. Si este tipo de comportamientos son hechos habituales, le estaremos dando un ejemplo destructivo, carente de pedagogía y ello supondrá una falta de respeto hacia nuestros hijos e incluso hacia nosotros mismos.

Educar es ofrecer lo mejor de nosotros mismos. Es obligarnos a ser mejores para dar al mundo niños felices y adultos maduros y capaces emocionalmente gracias a una educación sin gritos basada en el respeto y la comunicación.

¿Cómo ser el mejor ejemplo en la educación de tus hijos?

niño educacion (2)

No te obsesiones con ser la madre o el padre perfecto; no sufras por si debes pasar cierto tiempo fuera de casa porque tienes que trabajar. Lo necesario, lo esencial, es que el tiempo que compartas con tus hijos, sea de calidad, como señala este artículo publicado en Pedagogía social: revista interuniversitaria.

Ten en cuenta que el ejemplo se da cada día y en los actos más insignificantes. El tono de tu voz, la forma en la que reaccionas ante los problemas o el modo en el que tratas a las otras personas es determinante.

El ejemplo se da también siendo congruente con nuestras pautas educativas. Debe existir un acuerdo de pautas y normas entre el padre, la madre y los abuelos. Es importante que no haya diferencias, porque todos educamos; todos los integrantes de la familia ofrecemos ejemplo.

¿Quieres leer más? Cómo tener éxito en la educación emocional de tus hijos

Tus palabras educan, tu cercanía y tus emociones son modelos educativos. No se trata de leer un sinfín de volúmenes de psicología o pedagogía infantil para ofrecer la mejore educación a los niños. Se trata, simplemente, de mantener un equilibrio, de ofrecer apoyo, seguridad y un afecto saludable donde no exista “sobreprotección“.

Por último, recuerda que ninguna madre ni ningún padre dispone de la fórmula infalible para ofrecer una educación perfecta. No obstante, tendremos mucho terreno ganado si empezamos siendo para ellos el mejor de los ejemplos.