Las hemorroides en verano: ¿Son más frecuentes y difíciles de tratar?

Descubre más sobre las hemorroides, sobre todo las que se dan en verano. Descubre sus causas y algunos tips sobre remedios naturales para ayudar a tratarlas.
Las hemorroides en verano: ¿Son más frecuentes y difíciles de tratar?
José Gerardo Rosciano Paganelli

Revisado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli.

Última actualización: 03 agosto, 2022

Las hemorroides en verano (o en todo el año) son un problema de salud que algunas personas pueden padecer. Se produce cuando la vena situada en la última porción del tubo digestivo o ano se dilata excesivamente, convirtiéndose en una varicosa.

Según algunos estudios, más del 50 % adultos mayores de 40 años tienen hemorroides de vez en cuando, esto puede tener varias causas, pero a menudo se desconocen. Solo en casos complicados requiere de un tratamiento especial.

Existen algunos factores que desencadenan los tipos de hemorroides graves, causando síntomas molestos y dolorosos como picor, sangrado o la formación de un trombo, es decir, un pequeño coágulo dentro de la vena. Descubre más a continuación.

Tipos de hemorroides

Existen tres tipos, y esto va a depender de las venas afectadas y su situación respecto al conducto anal.

  • Hemorroides internas: Aparecen cuando las venas afectadas están ubicadas en la zona baja del recto, por encima del ano. Además, tienen una cubierta mucosa.
  • Hemorroides externas: Las venas están situadas debajo de la unión del ano con el recto.
  • Hemorroides mixtas: Cuando se ven comprometidas ambos tipos de venas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Cuando las hemorroides son leves, por lo general, no hay síntomas específicos y suelen desaparecer en poco tiempo. Al avanzar a un grado más grave, sus síntomas pueden incluir:

  • Sangrado: Suele presentarse en el momento de defecar y se detecta al notar rastros de sangre en las heces, en la taza o en el papel higiénico.
  • Prolapso: Es un pequeño bulto que se produce cuando las hemorroides salen desde el interior del ano y resulta complicado introducirlo de nuevo.
  • Dolor: Cuando son internas no suelen causar dolor y de hecho casi siempre pasan desapercibidas. En cambio, con las externas, se produce todo lo contrario, ya que la persona puede experimentar un dolor intenso, en especial cuando salen fuera del ano por la presión del anillo anal.
  • Secreción: Este síntoma es típico en las internas y se manifiesta con la expulsión de mucosa anal. Esta, a su vez, puede provocar irritación en la piel circundante y picor o quemazón, en especial al expulsar las heces.

¿Las hemorroides aumentan en verano?

La respuesta a esta interrogante tan común es un sí. De hecho, las hemorroides aumentan en verano por 3 razones:

1. Calor

Durante el verano las temperaturas se elevan y, a su vez, se incrementa la sudoración. A través de este proceso el cuerpo elimina líquidos y, al no reponerlos debidamente, entonces las heces tienden a compactarse. Expulsar unas heces muy compactas puede ser un factor de riesgo para sufrir hemorroides en verano.



2. Sudor

Las altas temperaturas también hacen que aumente la sudoración, y con ella las hemorroides en el verano. Debemos recordar que el ano es una zona que tienen mayor tendencia a la humedad. Dicha humedad junto con el calor dilatarán las venas de la zona, empeorando las hemorroides existentes.

Además, el sudor genera irritación en el ano, lo que aumenta la molestia presentada por las hemorroides. En este sentido, no solo aumentan de tamaño, sino que su sintomatología empeora.

3. Cambios en los hábitos

En este tiempo se suele modificar la dieta y, con ello, se reduce el consumo de fibra. Aprovechando el tiempo libre, los viajes o los planes, se suele incrementar la ingesta de alcohol, comidas copiosas, especiadas y picantes. Todo esto da lugar a la aparición en cuestión de horas, de una trombosis hemorroidal externa, que por lo general empieza con una molesta sensación en la región anal una vez se termina de defecar.

Al día siguiente los síntomas habrán incrementado y ahora aparecerá un bulto que puede variar en tamaño desde el más pequeño hasta proporciones bastante alarmantes. El dolor depende del tamaño que tenga la hemorroide pero, a nivel general, se caracteriza por ser constante.

¿Cómo aliviar las hemorroides en verano?

Los trombos que se forman por esta afección son muy alarmantes y se convierten en un tema de consulta médica para cientos de personas. En algunos casos se requiere de un tratamiento médico para poder eliminarlos y reducir el dolor. No obstante, hay otros consejos para aliviar los síntomas cuando no se requiere de una intervención profesional.

Entonces, ¿Cómo aliviar las hemorroides en verano?

1. Mejorar la dieta

hemorroides en verano

Adoptar un plan de alimentación rico en frutas, verduras, cereales y agua con el fin de ablandar las heces y hacer más fácil su expulsión. La idea es conseguir, por lo menos, una deposición normal diaria, pero sin que esta provoque diarrea.

2. Tomar un antiinflamatorio

Los medicamentos antiinflamatorios de venta libre pueden ayudar a calmar esa molesta sensación de inflamación local. Además, favorecen la disolución del coágulo. En este caso lo mejor es consultar al médico cuál es el antiinflamatorio adecuado. También, bajo qué condiciones se debe tomar.



3. Tomar un venotónico

Este tipo de medicamentos están diseñados para mejorar la circulación sanguínea, favorecer el retorno venoso y ayuda a eliminar coágulos.

4. Aloe vera

hemorroides en verano

Por algún tiempo, esta planta ha formado parte del catálogo de remedios naturales para aliviar los molestos síntomas de las hemorroides. Ayuda a c urar el ardor, la comezón y a reducir la inflamación. Solo hay que extraer gel de aloe vera puro y aplicar el líquido en la zona afectada varias veces al día, después de evacuar. Es muy importante limpiar bien la zona antes de aplicar el remedio.

Por su parte, también existen cremas con Aloe vera y caléndula que permiten aliviar los síntomas hemorroidales. De hecho, un estudio demostró que ambas plantan tienen propiedades antiinflamatorias y antihemorroidales.

5. Otras medidas para aliviar las hemorroides

Además de los consejos mencionados, existen otras medidas útiles que permiten aliviar el dolor y otra molestias producidas por las hemorroides en verano. Dentro de estas medidas destacan las siguientes:

  • Usar cremas con corticosteroides y anestésicos locales.
  • Permanecer menos tiempo sentado.
  • Usar ropa holgada. 
  • Hacer baños de asiento con agua jabonosa templada.
  • Hidratar la zona con aceites dermatológicos. 
  • Beber abundante agua y consumir alimentos ricos en fibra.
  • Hacer ejercicios de forma regular.
  • Intentar mantener un hábito defecatorio.
  • Evitar el consumo excesivo de carnes.

Reflexiones finales

La enfermedad hemorroidal, cuando produce síntomas, debe ser evaluada y tratada por un coloproctólogo. También se puede hacer prevención tomando abundante agua y llevando una dieta balanceada que contenga en fibra, es decir, no solo debemos contar con estos remedios.

Te podría interesar...
6 remedios caseros y naturales contra las hemorroides
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 remedios caseros y naturales contra las hemorroides

Conoce remedios naturales y caseros para aliviar las molestias de las hemorroides, como el dolor, la picazón y el ardor que causan.



  • Bannura G. Hemorroides y enfermedad hemorroidaria: conceptos actuales. Rev Méd Chile. (1994); 122: 832-3.
  • Rahmer A. Tratamiento de los hemorroides internos por ligadura elástica. ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas.(2017); 11(1): 47-48.
  • Sevilla M. Historia de las hemorroides y su tratamiento quirúrgico. Revista Mexicana de Coloproctología Enfermedades del Ano, Recto y Colon. (2005); 11(1): 4-7.
  • Abarca AF, Nuñez RA, Bucio VG. Consenso de Hemorroides. Rev Mex Coloproctol. 2010;16(1-3):4-14.
  • Oviedo SRM. Acción antiinflamatoria y antihemorroidal de crema tópica a partir de extractos naturales, en hemorroides no complicadas. Rev Cub de Tec de la Sal. 2015;6(3):3-16.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.