Liam Neeson y su esposa, historia de amor que nos recuerda la importancia de atesorar la pareja

Liam nos enseñó una de las mejores formas de homenajear el ser al que amamos. Esta fue su forma de superar su pérdida.
Liam Neeson y su esposa, historia de amor que nos recuerda la importancia de atesorar la pareja

Escrito por Paola Chacón

Última actualización: 30 julio, 2022

Elegir un compañero para vivir una historia de amor es, sin duda, uno de los mayores privilegios y deseos que comparten muchos seres humanos. Imaginamos, planeamos y construimos un montón de sueños juntos en los que el tiempo es el camino y la pareja es nuestro equipo. ¡Un proyecto especial!

Pero, ¿qué sucede cuando descubrimos que ahora este camino debemos continuarlo sin nuestro compañero? Parece que la vida no volverá a ser lo que era y aunque sea así, visualizamos un abismo imposible de superar. Por fortuna, encontramos formas de rescate al dolor y evidencia de ello es la historia de amor de Liam Neeson.

Continúa leyendo para conocer esta historia que es, a la vez, una de superación. La pareja de actores se enamoró y dejó un gran legado en el mundo del cine, pero también una lección de vida.

Una historia de amor que inicia en el escenario

Así es, la historia de esta pareja inicia en el teatro, exactamente en la obra Anna Christie. Natasha Richardson, una actriz proveniente de una gran familia de artistas, tiene como coprotagonista a Liam Neeson, un actor en crecimiento con quien la química fue inmediata.

Luego de conocerse y compartir actividades en el mundo del teatro, deciden casarse un año después. Durante este mismo momento tuvieron la oportunidad de rodar la que sería su primera película juntos: Nell.



Actores y compañeros de vida

Poco a poco, la carrera de Liam empezó a tomar mayor fuerza, en especial cuando protagonizó el filme La lista de Schindler, una película que lo llevó a ser nominado a los Oscar como mejor actor. En simultáneo, Natasha desarrollaba otros proyectos; entre ellos, uno que le daría un gran lugar en la memoria del público: Juego de gemelas.

Su vida profesional estaba a flote y su amor también, pues al poco tiempo nacieron sus hijos Micheál y Daniel. La familia creció, pero se mantuvo muy fuerte, al menos hasta este momento.

La llamada que lo cambió todo

Mientras Liam se encontraba filmando en Canadá en el año 2009, recibió una llamada de su esposa con una noticia que, en principio, no parecía de suma gravedad, sino un accidente leve que requería un receso y algo de cuidado.

En una lección de esquí, Natasha cayó y se golpeó la cabeza. Este fue el mensaje que envió a su esposo. Sin embargo, quienes la acompañaban la sugirieron ir al hospital para asegurarse de que todo estaba bien. Natasha no volvió a salir de allí.

Este fue uno de los momentos más difíciles para Liam, pues al llegar, su esposa estaba en coma y lo que parecía no ser tan grave, terminaría por llevarse la vida de Natasha. El actor recuerda lo último que le dijo:

Cariño, no vas a salir de esta. Te golpeaste la cabeza. No sé si puedes oírme. Te llevaremos de regreso a Nueva York y todos tus familiares y amigos irán a despedirse.

Enfrentarse a la pérdida y continuar

Para Liam, su refugio y su salida fueron su vida profesional. En el momento de la partida de Natasha, el actor se preparaba para uno de sus papeles más importantes: Lincoln, un proyecto dirigido por Steven Spielberg. Pero la muerte de su compañera no le permitió continuar con este filme, por lo que decidió abandonarlo.



Esta decisión no significó dejar su vida como actor, pues más tarde nuevos proyectos empezaron a asomarse y cuando se encontraba un poco más tranquilo, encontró la fuerza que había cultivado para continuar. Fue precisamente esto lo que le ayudó a superar el dolor por la partida de su amada.

Hasta la actualidad, en el haber del actor se encuentra un repertorio de proyectos exitosos por los que será recordado para la posteridad. Muchos de ellos sin duda lo han puesto a prueba.

Muestra de ello fue el proyecto Realmente amor, una película que rodó antes de la muerte de su esposa, en la que el protagonista era precisamente un viudo a cargo de su hijo. Por supuesto, jamás pensó que ese papel tendría que vivirlo en la vida real.

Creo que sobreviví refugiándome en el trabajo. Sé cuántos años tengo. Así que me quedo con el entrenamiento, me quedo con el trabajo.

~ Liam Neeson ~

Así, entre sus participaciones figuran otras grandes obras del cine, como lo son Furia de titanes, Las crónicas de Narnia, Brigada A y otras más.

Un homenaje a su esposa

Dedicarse al arte, algo que los dos amaban, fue la forma en la que Liam pudo sanar su corazón; en especial en la comedia Una villa en la Toscana del año 2020, en la que interpretó a un hombre viudo que lo llevó de nuevo a ese momento doloroso. Pero visto con más paz en su corazón, se convirtió en una manera de homenajear su vida.

Dios mío, esto me identifica mucho. Sentí un revuelo en el estómago, pero pensé que sería genial hacerlo y hacerlo con mi hijo.

~ Liam Neeson ~

Y así le fue concedido. Su hijo quien también es actor, estuvo de acuerdo con la idea. Juntos pudieron darle vida a este filme en el que ambos se sintieron tan identificados, que hasta decidieron utilizar el apellido de Natasha.

Una historia de amor y de superación

Sus palabras al referirse a Natasha Richardson reflejan lo que fue una gran historia de amor que tristemente terminó antes de que lo imaginaran. Aun así, vive en su memoria y ahí la lleva, fortaleciendo su corazón con nuevas películas y proyectos que le permitieron continuar su camino con ella en el cielo.

Dicen que lo más difícil es perder a un ser querido (…) Mi esposa me trajo tanta alegría. Ella era mi todo. Esos 16 años de ser su esposo me enseñaron a amar incondicionalmente. Tenemos que detenernos y estar agradecidos por nuestros cónyuges. Lo que aprendí más que todo es vivir y amar todos los días como si fuera el último.

~ Liam Neeson ~

Liam se enfrentó a la pérdida con amor, recordando su legado y la familia que formaron. Se entregó a sus proyectos y de esta manera el dolor se fue haciendo cada vez más liviano. Así, se ha convertido en una inspiración para quienes han sufrido una experiencia similar, enseñándonos que siempre es posible continuar.

Te podría interesar...
Historia de Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas que demuestra que el amor no entiende de edades
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Historia de Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas que demuestra que el amor no entiende de edades

Esta pareja es el fiel reflejo de que las edades no son un obstáculo para los grandes amores, pues la confianza y el cariño lo vencen todo.