Qué es el liderazgo positivo y 5 consejos para ponerlo en práctica

El liderazgo positivo se ejerce desde la motivación y desde la búsqueda por la mejora continua. Conoce 5 claves que te ayudarán si quieres emprender este camino de superación.
Qué es el liderazgo positivo y 5 consejos para ponerlo en práctica
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales.

Última actualización: 23 diciembre, 2021

Cuando pensemos en el liderazgo positivo, no confundamos dicha imagen con la del jefe. Líder puede ser cualquier persona en una organización o en un grupo; no es necesario que revista un rol de autoridad.

Ahora bien, sí es necesario que tenga un rol de influencia. Y cuando este es óptimo, se destaca por sobre el grupo por su carácter proactivo, aglutinador, por ser una fuente de aprendizaje y motivación. Veamos entonces qué implica el liderazgo positivo y cómo aplicarlo.

¿Qué es el liderazgo positivo?

El liderazgo positivo se caracteriza porque busca desarrollar el potencial de las personas, alentándolas a dar lo mejor de sí, a proponer ideas, a tener un comportamiento proactivo y de mejora. Este tipo de liderazgo trabaja con la emoción y la razón de la mano.

Le interesa el logro de objetivos y el cumplimiento de las metas, tanto como el bienestar de su equipo y su salud. A su vez, se trata de un liderazgo humilde y respetuoso, que acepta que puede estar en una posición tanto de aprendizaje como de quien enseña. Esto le permite capitalizar las distintas situaciones.

También se caracteriza por favorecer la diversidad, apreciando aquello que cada persona puede aportar desde la diferencia. No intenta estereotipar o uniformizar, sino todo lo contrario. Promueve el aprendizaje mutuo a partir de destacar la singularidad.

Si tuviéramos que pensar en una frase que sintetice el papel del liderazgo positivo, sería la siguiente: “consigue que el todo sea más que la suma de las partes”.

Líder que no es jefe.
Un líder no siempre es el jefe designado en una organización. El liderazgo no depende sí o sí del puesto laboral.

Características y beneficios

El liderazgo positivo se caracteriza por los siguientes atributos:

  • Se trata de un liderazgo seguro, que no teme quedar a la sombra. Tiene una visión de conjunto que comprende que si la ecuación es del tipo gana-gana y todos están satisfechos, los resultados serán favorecedores.
  • En relación con el punto anterior, esto le permite pensar en el bienestar de todos, saliéndose de su propio interés o beneficio. Es capaz de regularse emocionalmente.
  • Crea un clima de comodidad y confianza. Las personas se sienten a gusto compartiendo con quien es líder, aprendiendo a su lado.
  • Sabe cómo reaccionar a las situaciones. Es capaz de buscar soluciones. No evita el conflicto, sino que sabe que es inherente a la actividad diaria, pero lo gestiona y afrontar empleando distintos recursos.
  • Un liderazgo positivo también se caracteriza porque busca mantener la coherencia entre sus actuaciones y sus dichos. Pero también es capaz de reconocer sus equivocaciones y aprender de ellas. Predica con el ejemplo.
  • Es flexible, no se queda con sus propias ideas, se adapta a las situaciones. Es capaz de escuchar, de aprender de otros y de enseñar.
  • Sabe hacia dónde va. Tiene objetivos y busca alinear a todo su equipo a ellos. Es capaz de establecer una organización y también de monitorear los avances. Esto proporciona tranquilidad y un sentido de unidad.
  • Es capaz de comunicarse y expresar sus ideas con claridad y buen modo. Esto implica que también consigue ganarse el respeto y poner límites.


Consejos para aplicar el liderazgo positivo

Algunas de las formas en que puedes materializar el liderazgo positivo, en cualquiera de los ámbitos en los que te desempeñes, son las siguientes:

  1. Escucha y mantén el contacto con quienes te rodean: no te acerques a las personas solo para que te reporten cómo van con sus tareas. Pregúntales cómo se sienten con las mismas, si precisan algo, qué les gustaría hacer y cómo les gustaría contribuir. Nunca te olvides que trabajas con personas.
  2. Sé justo con las tareas y las responsabilidades: de esta manera, se trata de balancear la contribución del grupo. Ejercer un liderazgo positivo tampoco significa que debas sobrecargarte para ganar la simpatía de los demás.
  3. Conoce a tu equipo: no solo en términos de fortalezas y debilidades a nivel laboral, sino también en el plano individual. De esta manera, podrás identificar los recursos que posee cada persona y cómo eso puede ser de ayuda a nivel del conjunto para lograr un equipo de alto rendimiento.
  4. Reconoce los logros y elogia el trabajo: es importante que seas una fuente de aliento para tu equipo, que felicites a las personas por sus logros, que los ayudes a confiar más en ellos mismos.
  5. Mantén la claridad y la coherencia en tus comunicaciones: aprende a dar retroalimentaciones a tu equipo, asegúrate de que lo que dices es comprensible. Mantén a tu equipo informado y no esperes que se entere de las novedades por otros medios.
Líder trabaja en equipo.
El trabajo en equipo y la formación de redes son aspectos indiscutibles del liderazgo positivo.


Un liderazgo positivo también se relaciona con la salud

El liderazgo positivo tiene un enorme impacto en su entorno. Sabemos que un contexto hostil, que descuida las necesidades de las personas, es poco saludable.

Por eso también es importante que, como buen líder, tengas una lectura de la situación y puedas detectar situaciones a tiempo, evitando que el mal clima se cocine a fuego lento. Anima a tu equipo a pedir ayuda cuando lo necesiten, a respetar los tiempos laborales y de descanso para evitar el burnout.

De allí que la promoción del liderazgo positivo no se trate de un asunto que deba quedar librado a la buena voluntad de las personas. Debería ser alentado, sostenido y acompañado por la organización.

Te podría interesar...
10 técnicas de motivación laboral
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
10 técnicas de motivación laboral

Las técnicas de motivación laboral son medidas o procedimientos destinados a fomentar un espíritu de mayor compromiso en los trabajadores.



  • Pérez Vilar, P. S., & Azzollini, S. (2013). Liderazgo, equipos y grupos de trabajo: su relación con la satisfacción laboral. Revista de Psicología (PUCP)31(1), 151-169.
  • Blanch, J., Gil, F., Antino, M., & Rodríguez-Muñoz, A. (2016). Modelos de liderazgo positivo: marco teórico y líneas de investigación. Papeles del psicólogo37(3), 170-176.