¿Cómo limpiar correctamente una tostadora? 5 consejos útiles

Aprende cómo limpiar la tostadora, un electrodoméstico que requiere mantenimiento frecuente para alargar su vida útil y no arriesgar tu salud.
¿Cómo limpiar correctamente una tostadora? 5 consejos útiles
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 17 octubre, 2021.

Escrito por Luz Marina Carpio Hernández, 17 octubre, 2021

Última actualización: 17 octubre, 2021

Uno de los aparatos que más trabaja en la cocina es el tostador de pan. Cada rebanada que calienta el electrodoméstico suelta migas que, a la larga, entorpecen su funcionamiento. En este texto conocerás cómo limpiar una tostadora.

Si el aparato no trabaja correctamente, quemará tus panes y correrás el riesgo de consumir sustancias perjudiciales como la acrilamida. El Consejo Argentino sobre Seguridad de Alimentos y Nutrición explica que dicho compuesto orgánico representa un problema potencial para personas de todas las edades.

Además, las tostadoras requieren mantenimiento periódico para disminuir la cantidad de partículas contaminantes suspendidas en el aire. De acuerdo con una investigación de la Universidad de Colorado, hacer tostadas es una de las actividades que adultera la calidad del aire dentro de casa.

5 consejos para limpiar la tostadora

La limpieza eficiente de un tostador de pan implica lo de dentro y lo de fuera. Si cada vez que utilizas la máquina dedicas unos minutos al aseo superficial, higienizarla con profundidad no te tomará mucho tiempo más. Antes de iniciar, revisa el manual de instrucciones del fabricante.

Materiales

  • Jabón.
  • Sal gruesa.
  • Agua tibia.
  • Vinagre blanco.
  • Papel periódico.
  • Un paño seco y otro húmedo.
  • Cepillo de dientes o brocha de repostería.


1. Desenchufa y enfría

Desenchufa la tostadora para prevenir accidentes domésticos. Si recién usaste el aparato, espera a que se enfríe. Ponla sobre el papel periódico o encima del fregadero, a fin de no regar las migajas que contiene.

Sándwich de pan tostado.
El pan tostado puede contener acrilamida si se llevó a cabo el proceso en un aparato sucio.

2. Vacía la bandeja

Un tostador convencional trae ranuras para 2 rebanadas y un plato extraíble que recoge los residuos. Saca este último y sacude las virutas. Con agua tibia y jabón humedece un trapo o la esponja, lava la bandeja y aguarda a que seque.

Si hace falta, apóyate con una espátula para despegar restos. En caso de que la tostadora no traiga plato recogemigas, solo sacúdela boca abajo.

3. Barre los restos

La brocha de repostería o el cepillo de dientes es para sacar de las esquinas las migas negadas a desprenderse. La herramienta tiene que ser lo suficientemente fina para pasar por las ranuras superiores y barrer el interior del tostador. Moja las cerdas con vinagre blanco o echa sal gruesa para sacar los trozos carbonizados.

4. Aséala por fuera

Limpiar una tostadora por fuera es lo más sencillo. Humedeces en agua con jabón el paño de microfibra y frotas la carcasa, las palancas y las perillas.

En las máquinas de acero inoxidable, un toque de vinagre aporta brillo. Cuando el exterior evidencia manchas difíciles, apela al bicarbonato para desvanecerlas.

5. Introduce la bandeja

Una vez seca la bandeja recogemigas, devuélvela a su sitio. Antes de encender nuevamente la tostadora, asegúrate que no esté húmeda.



Recomendaciones de uso

El buen uso del tostador prolonga su funcionalidad. Si bien el fabricante precisa cómo trabajar con el electrodoméstico, no está de más prestar atención a las siguientes recomendaciones:

  • Ajusta el nivel de tostado: por lo general, los botones o perillas se gradúan entre 1 y 5. Si tu tostadora es nueva, comienza en la cota intermedia. Prueba cada nivel hasta definir qué tan tostado prefieres tus panes.
  • No satures las ranuras: introducir más rebanadas de lo que permiten las rendijas taponará el aparato.
  • Aguarda el tiempo necesario: espera que se tuesten las rebanadas, pero no descuides el olor a quemado. 2 minutos suelen bastar. Al oír el sonido y levantarse la palanca, el pan está listo.
  • Consume la energía necesaria: si te apetecen 2 panes y tu tostadora tiene capacidad para ambos pedazos, introdúcelos en una sola tanda. A menor uso, menos derroche de energía. Si deseas saber cuánta electricidad gasta tu tostadora, consulta una calculadora en línea que lo determine.
  • Respeta el manual: aunque hay tostadores tradicionales, horizontales, de hojalata y tipo horno, el objetivo es el mismo. Sin embargo, es fundamental leer las instrucciones que precisa cada marca.
  • Nada de lavavajillas: es peligroso mojar la tostadora por completo.
Pan en una tostadora que hay que limpiar.
El uso adecuado del aparato disminuye la acumulación de migas.

¿Cada cuánto hay que limpiar una tostadora?

Si el pan crujiente no falta en tu desayuno, procura limpiar la tostadora por lo menos una vez a la semana. De ser un aparato de uso esporádico, aséalo cada mes.

Lo que no debes retrasar es sacudir las migas de la bandeja y pasarle un trapo al exterior, para que el utensilio esté presentable, no afee la cocina y tueste correctamente. Por tu salud, es esencial cuidar el aseo del calentador de pan.

Además de acrilamida, dentro de un tostador sucio podrían formarse aminas heterocíclicas, ocurrir una reducción de la glicación avanzada y aparecer hidrocarburos aromáticos policíclicos. Esas sustancias se pegan a la comida carbonizada y se asocian con efectos nocivos en el organismo.

Te podría interesar...
¿Hace mal comer alimentos quemados?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Hace mal comer alimentos quemados?

El consumo de alimentos quemados puede traer consecuencias negativas para la salud. Descubre cuáles son y cómo evitarlas.