Lumbalgia en el trabajo: 5 consejos para evitarla

27 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
La lumbalgia puede ser consecuencia del propio esfuerzo físico al trabajar o de otros factores laborales, como el estrés o las malas posturas. ¿Qué hacer para evitarla? En esta ocasión te compartimos algunos consejos.

La lumbalgia en el trabajo es uno de los problemas de salud más frecuentes relacionados con el ámbito laboral. Esta condición hace referencia al dolor en la parte baja de la espalda, cuya intensidad puede llegar a ser invalidante.

En ocasiones, aparece por el propio esfuerzo que requieren ciertos trabajos, como por ejemplo ser albañil o pintor. No obstante, también es típico en empleos donde no se realiza ningún esfuerzo físico, pero se pasan muchas horas en una silla o en una mala postura.

Según la Agencia Europea, los estudios muestran que entre el 60 % y el 90 % de las personas padecerán este problema en algún momento de su vida. Por ello, en este artículo te compartimos 5 consejos que contribuyen a su prevención. 

Datos sobre la lumbalgia en el trabajo

El dolor en la parte baja de la espalda, más conocida como lumbalgia, puede aparecer de manera aguda tras un esfuerzo intenso. Asimismo, es posible que se desarrolle de forma crónica, lo que conlleva a una reducción de la calidad de vida de quienes lo padecen.

Tanto es así que se considera la primera causa de limitación para hacer ejercicio en personas menores de 45 años. Incluso, en países como México, los estudios demuestran que casi un 15 % de las bajas laborales se deben a esta dolencia. 

Ahora bien, contrario a lo que muchos piensan, esta condición no solo ocurre en personas con empleos donde se requiere más esfuerzo físico. También es frecuente en aquellos que tienen trabajos sedentarios o que obligan a permanecer en una misma postura por largo tiempo.

Muchas veces, esto se debe a que no se le presta atención al lugar de trabajo. Es decir, se ignora que la silla no es apropiada o que la mesa no está a una altura correcta. Ocurre lo mismo si no hay suficientes descansos o si hay una mala postura por varias horas.

El estrés laboral, las horas extra y otros factores también tienen que ver con este síntoma. De hecho, estos factores se asocian con otros dolores frecuentes, como el que se localiza en la zona cervical. En total, un 50 % de las consultas por dolor lumbar están asociadas al trabajo.

Datos sobre la lumbalgia en el trabajo 
Un gran número de consultas por dolor lumbar están asociadas al trabajo. Las malas posturas y el estrés son factores que inciden en su aparición.

Podría gustarte: Diferencias entre lumbalgia y ciática

¿Qué hacer para evitar la lumbalgia en el trabajo?

Padecer lumbalgia en el trabajo puede ser muy limitante; por eso, para evitar este problema, puedes hacer algunos ajustes en tu rutina. Según información publicada en Harvard Health Publishing, el ejercicio, algunos medicamentos y varios cambios en los hábitos pueden ofrecer mayor alivio. Sumado a esto, se pueden aplicar otras recomendaciones. ¡Apunta!

1. Cuidar la postura

En primer lugar, si quieres evitar esta dolencia, es esencial tener cuidado con la postura en la que trabajas. En caso de tener un trabajo sedentario, en el cual debas permanecer sentado por muchas horas, trata de elegir una silla adecuada, que se ajuste bien a la espalda.

Los pies deben llegar al suelo y, además, se debe evitar cruzar las piernas durante mucho rato. Entre tanto, si trabajas de pie, lo ideal es equilibrar el peso en ambos pies y mantenerse erguido.

2. Tomar descansos

Ligado al consejo anterior, debes evitar mantener una misma postura por mucho tiempo. Para ello, una buena opción es cambiar de posición con cierta regularidad y tomar descansos. Trata de dedicar unos minutos a estirar los músculos para relajar la tensión acumulada. Así también podrás mitigar el estrés.

3. Reducir las cargas excesivas

Es difícil prevenir una lumbalgia en el trabajo cuando la labor demanda mucho esfuerzo físico. En caso de tener tareas que obligan a cargar mucho peso, intenta vigilar la manera en que lo haces. Si fuerzas demasiado la espalda, la lesión puede llegar a ser crónica. Por eso, lo más conveniente es pedir ayuda.

Otra forma de evitar el dolor es ir intercalando tareas. Por ejemplo, dedicarse durante un tiempo a lo que requiera esfuerzo físico; y otro tiempo, a modo de descanso, a tareas que deban hacerse sentado.

4. Descansar

No solo se trata de tomar pausas a lo largo de la jornada laboral. También debes prestarle atención a las horas que le dedicas al sueño y a las posturas en las que duermes. Tener una mala calidad de sueño está relacionado con un aumento del dolor. Incluso, puede conllevar a una forma crónica de lumbalgia.

Descansar 
Más allá de tomar pausas en la jornada laboral, es primordial asegurar una buena calidad de sueño. De no ser así, el dolor se puede volver crónico.

Quizá te interese: 3 ejercicios para la lumbalgia con evidencia científica

5. Cuidar el peso corporal y hacer ejercicio

Tanto el sobrepeso como la obesidad son factores de riesgo de lumbalgia. Su falta de control puede conducir a estados de incapacidad. Esto se debe a que las estructuras de la columna vertebral están sometidas a una mayor presión cuando existe demasiado peso.

Por ello, es fundamental prestar atención al peso y adoptar hábitos que permitan mantenerlo estable y sano. En general, la adopción de una dieta saludable y la práctica de ejercicio físico puede ayudar. No obstante, lo mejor es que consultes al médico para obtener un plan individualizado.

Evitar la lumbalgia en el trabajo es posible

Hay muchos factores relacionados con la aparición de lumbalgia en el trabajo. Pese a esto, puedes hacer varios ajustes en el estilo de vida y las rutinas para tratar de evitarlo. En caso que se dé de forma crónica, consulta al médico para que te oriente hacia otras formas de tratamiento.

El profesional, una vez establezca el origen del dolor, puede sugerir la toma de analgésicos, fisioterapia y otras opciones terapéuticas para evitar complicaciones. ¡Tenlo en cuenta!

  • Sauné Castillo, M., Arias Anglada, R., Lleget Maymó, I., Ruiz Bassols, À., M.a Escribà Jordana, J., & Gil, M. (2003). Estudio epidemiológico de la lumbalgia. Análisis de factores predictivos de incapacidad. Rehabilitación, 37(1), 3–10. https://doi.org/10.1016/s0048-7120(03)73326-x
  • Lumbalgia: Un problema de salud pública. (n.d.). Retrieved July 9, 2020, from https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=24608
  • Noriega-Elío, M., Barrón Soto, A., Sierra Martínez, O., Méndez Ramírez, I., Pulido Navarro, M., & Cruz Flores, C. (2005). The debate on lower back pain and its relationship to work: a retrospective study of workers on sick leave. Cadernos de Saúde Pública / Ministério Da Saúde, Fundação Oswaldo Cruz, Escola Nacional de Saúde Pública, 21(3), 887–897. https://doi.org/10.1590/S0102-311X2005000300023
  • SciELO - Salud Pública - La polémica sobre las lumbalgias y su relación con el trabajo: estudio retrospectivo en trabajadores con invalidez La polémica sobre las lumbalgias y su relación con el trabajo: estudio retrospectivo en trabajadores con invalidez. (n.d.). Retrieved July 9, 2020, from https://www.scielosp.org/article/csp/2005.v21n3/887-897/es/
  • Woo HS, Oh JC, Won SY. Effects of asymmetric sitting on spinal balance. J Phys Ther Sci. 2016;28(2):355-359. doi:10.1589/jpts.28.355
  • Lumbalgía laboral. “Un análisis de las valoraciones periciales realizadas en la sección de medicina del trabajo del departamento de medicina legal del Organismo de Investigación del Poder Judicial, en el año 2016. (n.d.). Retrieved July 9, 2020, from https://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00152017000200003
  • Bahouq H, Allali F, Rkain H, Hmamouchi I, Hajjaj-Hassouni N. Prevalence and severity of insomnia in chronic low back pain patients. Rheumatol Int. 2013;33(5):1277-1281. doi:10.1007/s00296-012-2550-x
  • Ibrahimi-Kaçuri D, Murtezani A, Rrecaj S, Martinaj M, Haxhiu B. Low back pain and obesity. Med Arch. 2015;69(2):114-116. doi:10.5455/medarh.2015.69.114-116