Mahatma Gandhi: su historia y lucha contra la violencia

Mahatma Gandhi es conocido como uno de los líderes políticos y espirituales más influyentes del siglo XX. Veamos un poco de su historia y su lucha por la no violencia.
Mahatma Gandhi: su historia y lucha contra la violencia
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati.

Última actualización: 17 junio, 2022

Su verdadero nombre era Mohandas Karamchand Gandhi, pero el mundo lo conoce como Mahatma Gandhi, nombre que recibió del poeta Rabindranath Tagore, gracias a su lucha por la no violencia. En sánscrito significa “alma grande”.

Mahatma Gandhi fue activista pacífico, político y abogado hinduista indio que se convirtió en el líder del movimiento independentista de la India frente al poder británico. Pero lejos de impulsar a las masas a luchar con armas, promovió la resistencia pacífica y la desobediencia civil no violenta.

Por lo tanto, es considerado un héroe nacional en su país y un símbolo de las revoluciones pacifistas en todo el mundo. Veamos una breve historia de su vida y su pensamiento.

Existen muchas causas por las cuales estoy dispuesto a morir, pero ninguna por la cual esté dispuesto a matar.

~ Mahatma Gandhi ~

Primeros años de vida

Gandhi nació el 2 de octubre de 1869 en Porbandar, al noroeste de la India. Época en la cual su país era una colonia bajo el gobierno británico. Los indios eran ciudadanos de segunda en su propio territorio.

Sin embargo, Mahatma Gandhi vivió con muchas comodidades durante su juventud, dado que provenía de una familia comerciante y bien posicionada. Así, pudo ir a Inglaterra a estudiar derecho en el University College de Londres, donde se tituló como abogado.

Tras recibir su licenciatura, regresa a la India para ejercer su carrera allí. Pero no tuvo éxito, pues la profesión de abogado estaba sobresaturada y Gandhi no era una figura dinámica en los tribunales.



Estancia en Sudáfrica

En 1893 se muda a Sudáfrica para trabajar en una compañía india que operaba en Natal. Allí sufrió prejuicios y discriminación, debido a su etnia. Por lo que empezó a luchar, mediante la resistencia pasiva y la desobediencia civil, contra las leyes que discriminaban a los indios en aquel país.

De hecho, en 1894 crea el Partido Indio del Congreso de Natal, que unió a la comunidad india en Sudáfrica en una fuerza política homogénea. Inundó a la prensa y al gobierno con denuncias de violaciones de los derechos civiles de los indios y pruebas de la discriminación por parte de los británicos.

Además, Gandhi insistió a sus compatriotas que desafiaran abiertamente, pero sin violencia, la ley que negaba el derecho al voto de los indios, sufriendo el castigo que el gobierno quisiera imponer.

Esta lucha duró 7 años, en los que miles de indios fueron encarcelados (incluyendo a Gandhi en varias ocasiones), azotados e incluso fusilados por protestar, rehusar registrarse, quemar sus tarjetas de registro y cualquier otra forma de rebeldía no violenta.

Si bien el gobierno logró reprimir la protesta de los indios, la denuncia en el exterior de los métodos extremos utilizados por el gobierno de Sudáfrica finalmente obligó al general sudafricano, Jan Christian Smuts, a negociar una solución con Gandhi.

Gandhi en prisión.
La cárcel fue habitual para Gandhi mientras conducía las protestas no violentas contra el gobierno británico.

Regreso de Gandhi a la India

En 1916, Gandhi regresa a la India y viaja por todo el país. Allí mantiene una copiosa correspondencia con diferentes personajes y continúa profundizando sus conocimientos sobre religión y filosofía. Pero sobre todo, prestó especial atención a la política.

Con el tiempo se convirtió en el líder del movimiento de independencia de la India contra el raj británico. Sin embargo, nunca incentivó la lucha armada. Al contrario, la no violencia (ahimsa) de Gandhi promovía la resistencia pacífica y nuevos modos de oposición, como la huelga de hambre y la desobediencia civil.

Marcha de la sal

Entre las grandes protestas pacíficas más representativas está la famosa marcha de la sal, que se convirtió en uno de los más importantes acontecimientos que condujeron a la independencia de la India.

En dicha manifestación, el propio Gandhi, acompañado de decenas de discípulos y periodistas, recorrieron más de 300 kilómetros hasta el océano Índico, reclamando su derecho a producir sal. Al llegar al lugar, Gandhi avanzó dentro del agua y recogió con sus manos un poco de sal.

Este gesto fue simbólico y alentó a sus compatriotas a violar el monopolio impuesto por el gobierno británico sobre la producción y la distribución de la sal. Pues los ingleses, al ocupar el territorio, se apropiaron de la producción de esta, que era un acto libre del pueblo.

En este caso, los británicos habían establecido un impuesto sobre su consumo. Pero tras la famosa marcha, miles de personas por todo el país los desafiaron.

Se acercaron al mar a recoger sal y muchos fueron encarcelados. También el propio Gandhi. No obstante, el virrey acabó cediendo y reconociendo el derecho de los indios a producirla.

Esta marcha tuvo tal impacto, que se convirtió en una inspiración para los movimientos de no violencia de Martin Luther King. Y en 1930, la revista Time llegó a compararla con el episodio del motín del té en Boston, que desembocó en la independencia de Estados Unidos.



Independencia de la India

El inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939 y el hecho de que la India participara de forma indirecta como colonia británica, provocó que el movimiento independentista indio tomara más fuerza. Durante esta época, las autoridades detuvieron a miles de personas y Gandhi, ya septuagenario, pasó dos años en la cárcel.

Sin embargo, la presión popular y el final de la guerra hicieron que los ingleses accedieran a las demandas de independencia por parte de los indios. Así, de la partición de la India en 1947 surgieron dos países hoy enemistados: la India (de mayoría hindú) y Pakistán (de mayoría musulmana).

Estampilla de Mahatma Gandhi.
La figura de Gandhi alcanzó estatus cultural, simbolizando la paz y la búsqueda de la justicia en todo el mundo.

Asesinato de Mahatma Gandhi

El 30 de enero de 1948, cuando Gandhi se dirigía a una reunión para rezar, fue asesinado en Nueva Delhi por Nathuram Godse, un radical hinduista relacionado con grupos ultraderechistas, como el partido Hahasabha. Dichos grupos acusaban a Gandhi de debilitar al nuevo gobierno indio con su insistencia en que le fuera pagado el dinero prometido a Pakistán.

Después del homicidio, Godse y su cómplice, Narayan Apte, fueron juzgados y condenados a muerte. Sin embargo, el que se considera como instigador del asesinato, el presidente del partido, Vinaiak Dámodar Savarkar, quedó libre sin cargo alguno por falta de pruebas.

El legado de Mahatma Gandhi

El mensaje de Mahatma Gandhi en defensa de la paz y el amor trascienden el tiempo y el espacio. Diversos líderes del mundo, como Martin Luther King Jr. y Nelson Mandela, han reconocido a este personaje como una fuente de inspiración en su lucha para conseguir la igualdad de derechos para su gente.

Te podría interesar...
Importancia de la libertad de expresión y del pensamiento
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Importancia de la libertad de expresión y del pensamiento

La libertad de expresión es un derecho humano indispensable para el progreso de sociedades justas y democráticas. Entra y descubre lo que implica