Mascarilla casera de maicena y arroz: un secreto para el cuidado de tu piel

La mascarilla de maicena y arroz es apta para todos los tipos de pieles. ¿Lo mejor? Tiene múltiples beneficios. Aquí te contamos cómo prepararla.
Mascarilla casera de maicena y arroz: un secreto para el cuidado de tu piel
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 03 diciembre, 2021

La mascarilla casera de maicena y arroz es un producto natural que contribuye a mantener una piel sana, tersa y uniforme. Su elaboración es sencilla y su aplicación no implica ninguna dificultad. Además, se cree que su uso regular disminuye la presencia de manchas, acné, células muertas y otras imperfecciones. 

El arroz, en particular, se emplea desde hace siglos en la cosmética japonesa como un aliado para embellecer la piel. Tal y como lo expone un artículo divulgado en Springerplus, es una fuente de vitaminas, minerales y fenoles que son beneficiosos tanto para la salud como para cuestiones estéticas. ¿Te animas a probar este remedio?

Preparación de la mascarilla casera de maicena y arroz

Por ahora, no hay evidencias científicas que comprueben la efectividad de esta mascarilla casera de maicena y arroz. Aún así, son dos productos naturales suaves con la piel, que no suelen provocar reacciones indeseadas. Si te animas a probarla, ten en cuenta lo siguiente.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de harina de arroz (20 g).
  • 1 cucharadita de maicena (5 g)
  • Agua (la necesaria)

Paso a paso

  • Para empezar, incorpora la maicena en un recipiente hondo.
  • Luego, calienta el agua hasta que hierva y viértela poco a poco sobre la maicena. Hazlo con cuidado y revuelve hasta que se disuelva por completo.
  • A continuación, agrega la harina de arroz, también poco a poco. No dejes de revolver. Cuando se forme una pasta homogénea, deja reposar hasta que la mezcla este fría por completo.
  • Una vez lo consigas, la mascarilla casera de maicena y arroz ya está lista.
Preparación de la mascarilla casera de maicena y arroz
La mascarilla casera de harina de arroz contiene vitaminas, minerales y antioxidantes que ayudan al cuidado facial.

Aplicación

  • En primer lugar, lávate la cara muy bien. Es importante que retires cualquier rastro de suciedad antes de hacerte este tratamiento de belleza.
  • Sécate bien el rostro y aplica una capa gruesa de la mascarilla, con excepción de los labios, el contorno de ojos y las cejas.
  • Deja actuar por un lapso de entre 20 y 30 minutos. Luego, enjuágate bien y retira con agua fría. Sécate bien.
  • Lo idóneo es que luego te apliques tu crema hidratante de rutina. 
  • Puedes repetir la aplicación 2 o 3 veces a la semana.

También te puede interesar: ¿Cómo actúan las mascarillas en la piel?


Beneficios de la mascarilla

Tanto el arroz como la maicena son productos muy utilizados en la cosmética. La harina de arroz es muy valorada en la estética asiática desde hace siglos. De acuerdo a esta cultura, dicho ingrediente humecta, exfolia, aclara, ilumina y disminuye las arrugas. Además, es apto para pieles sensibles.

Un estudio divulgado en Cosmetics expone que los beneficios del arroz para la piel se conocen desde hace siglos. En concreto, su concentración de antioxidantes ha dado efectos positivos en la prevención de los signos prematuros del envejecimiento. 

Por su parte, la maicena se destaca por su contenido de vitaminas del grupo B, como la B1, B2 y B3. También tiene alto contenido de vitaminas A, C y E. Datos anecdóticos sugieren que ayuda a disminuir el exceso de grasa y las irritaciones. Combinada con el arroz, ejerce un efecto astringente.

Usos y recomendaciones

La mascarilla casera de maicena y arroz es muy recomendable para las pieles maduras que ya muestren signos de envejecimiento, como arrugas o manchas. Lo usual es que esas señales aparezcan primero en las zonas más expuestas al sol, como el rostro y las manos.

Las pieles jóvenes con acné también se benefician mucho de esta preparación debido a sus propiedades astringentes. De hecho, es apta para todo tipo de piel y logra retirar el exceso de grasa sin resecar el cutis.

Por sus componentes, esta preparación también se emplea como coadyuvante para reafirmar la piel. Incluso, hay quienes la emplean para tratar irritaciones menores y quemaduras producidas por el sol.

Usos y recomendaciones
Esta mascarilla casera es idónea para todos los tipos de piel. Su uso habitual ayuda a proteger contra el envejecimiento prematuro.


Recomendaciones finales

Algunas personas recomiendan hacer una exfoliación antes de aplicar esta mascarilla. Esto último se puede hacer con ingredientes como el yogur o la avena, que también son aptos para todo tipo de piel.

De todos modos, hay que tener presente que esta preparación no tiene efectos milagrosos o curativos. Aunque puede incluirse en la rutina de belleza regular, no soluciona los problemas dermatológicos. Por lo tanto, si tienes alguna alteración cutánea, no dejes de consultar al dermatólogo.

Te podría interesar...
Las mejores mascarillas para tu rostro
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Las mejores mascarillas para tu rostro

Las mejores mascarillas para tu rostro, ya sea exfoliantes o hidratantes, para que te veas bonita todos los días y tengas una piel nutrida y sana.



  • Mahender A, Anandan A, Pradhan SK, Pandit E. Rice grain nutritional traits and their enhancement using relevant genes and QTLs through advanced approaches. Springerplus. 2016;5(1):2086. Published 2016 Dec 9. doi:10.1186/s40064-016-3744-6
  • Binic, I., Lazarevic, V., Ljubenovic, M., Mojsa, J., & Sokolovic, D. (2013). Skin ageing: natural weapons and strategies. Evidence-based complementary and alternative medicine: eCAM, 2013, 827248. https://doi.org/10.1155/2013/827248.
  • Marto J, Neves Â, Gonçalves LM, Pinto P, Almeida C, Simões S. Rice Water: A Traditional Ingredient with Anti-Aging Efficacy. Cosmetics. 2018; 5(2):26. https://doi.org/10.3390/cosmetics5020026.
  • Llerena, L. (2010). Verdades de las mascarillas naturales de las frutas y realidad de las mascarillas sintéticas comerciales. Ciencia y Salud Virtual, 2(1), 146-151.