¿Cuáles medicamentos cambian el color de la orina?

En ocasiones, el color de la orina puede variar, adoptando tonos muy llamativos, como azul o naranja. Te explicamos por qué.
¿Cuáles medicamentos cambian el color de la orina?
Elisa Martin Cano

Escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano.

Última actualización: 16 julio, 2022

El color de la orina es un indicador de ciertos procesos que tienen lugar en nuestro cuerpo. De manera normal, la orina varía entre diferentes tonos de amarillo, según cuánta agua se beba o el nivel de deshidratación.

Sin embargo, algunos fármacos hacen que el color de este líquido cambie. No se refiere a que se vuelva más oscura o más clara, sino que puede llegar a adquirir tonos muy vivos, como por ejemplo rojo, amarillo o incluso azul.

Lo normal es que, cuando este dato se desconoce, la persona a la cual le sucede se asuste. Por ello, en este artículo te explicamos cuáles son los medicamentos que pueden causar que el color de la orina cambie.

¿Por qué puede cambiar el color de la orina?

Aunque el tono suele variar un poco, incluso en una misma persona, lo normal es que la orina esté en el espectro de los amarillos, pudiendo ir desde el ambar oscuro un amarillo casi transparente. Esto se debe a la presencia de un pigmento natural denominado urocromo.

Por otro lado, hay diversas razones por las que puede cambiar el color de la orina, estas tienen que ver con la hidratación o deshidratación, así como infecciones o consumo de alimentos y medicamentos.

En este orden de ideas, la cantidad de líquido que ha tomado la persona incidirá en la concentración y, por consiguiente, en el tono. Mientras más clara es la orina, mejor la hidratación y viceversa.

Por otra parte, lo que hemos consumido, puede hacer variar el color, adoptando otros tonos. De esta manera, los pigmentos así como diferentes ingredientes en alimentos inciden en lo que percibimos al ir al baño. Condimentos muy fuertes, como el curry, dan un olor y aspecto particular.

Pero, además de esto, puede darse el caso de ciertas enfermedades. En las infecciones urinarias y cuando hay cálculos renales la orina se torna rojiza por la presencia de sangre.

Medicamentos que cambian el color de la orina

Los cambios de tonalidad también suceden con algunos medicamentos, como veremos a continuación.

Cuando la orina se vuelve roja

Si la orina se torna de color rosa o rojizo, es lógico sobresaltarse y pensar que algo no anda bien. Lo cierto es que, en numerosas ocasiones, se produce por la presencia de sangre en este líquido.

Además de lo que ya se señaló, con respecto a las infecciones y cálculos renales, también puede ser una consecuencia del uso de anticoagulantes, como la warfarina y la heparina.

Asimismo, otros medicamentos también dan lugar a este problema por su metabolismo. Por ejemplo, un fármaco que se asocia con esto con frecuencia es la rifampicina. Se trata de un antibiótico que se utiliza para tratar la tuberculosis.

Por otra parte, ciertos laxantes que contienen senna (un componente herbal) cambian el color de la orina a rojo. Lo mismo ocurre con la fenazopiridina, que es un medicamento que actúa como analgésico en las vías urinarias, para cólicos de la región o infecciones urinarias que cursan con dolor.

Pero si no es esta la causa, también conviene preguntarse si se trata de algo que hemos comido. Al respecto, entre los alimentos que pueden producir este tono se tienen la remolacha, las zarzamoras y otros frutos rojos, así como el ruibarbo.

Orina de color amarillo
La orina tiene como color normal el amarillo y las variaciones sobre esa tonalidad son alteraciones.

Orina de color verde o azul

Aunque parezca increíble, este líquido a veces adopta un color verde azulado. En primer lugar, puede deberse a la amitriptilina. Es un antidepresivo que se utiliza no solo para este fin, sino que también está indicado en la fibromialgia y el dolor neuropático, entre otras afecciones.

Adicionalmente, este tono puede ser consecuencia de la indometacina. Es un fármaco que se emplea con mucha frecuencia en personas con artritis reumatoide, gota aguda y otras alteraciones musculoesqueléticas.

De igual modo, se han registrado estos cambios de tonalidad con el propofol, que se utiliza como parte de la anestesia general y para la sedación. Dicho medicamento puede hacer que la orina sea verdosa.

Si no es el caso con ninguno de estos fármacos, se debe señalar que también este color puede deberse a un trastorno conocido como hipercalcemia benigna hereditaria.

Cuando la orina es de color naranja

En ocasiones, el color naranja y rojizo de la orina se confunden. Por ello, en esta categoría también podemos incluir medicamentos ya mencionados, como la rifampicina y la fenazopiridina, ya que algunas personas consideran que el tono que se adquiere es más anaranjado que rojo.

Otro fármaco que puede provocar que la orina se torne naranja es la sulfasalazina. Es un antiinflamatorio que se suele recetar para tratar la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.

La nitrofurantoína, un antibiótico indicado en infecciones urinarias, y los complementos de vitamina B, también se han relacionado con esta situación.

Quizá te interese: El pH de la orina, ¿qué es?

Orina de color marrón

En algunas ocasiones, la orina puede oscurecerse y adoptar un color amarillo oscuro o incluso amarronado. En primer lugar, puede deberse al uso de algunos antibióticos.

Por ejemplo, está el metronidazol, que se utiliza de manera frecuente, ya que es indicado en las vaginitis y uretritis por Trichomonas. Del mismo modo, sirve para la amebiasis intestinal y la infección por Clostridium perfringens. 

Por otra parte, los antipalúdicos (medicamentos contra la malaria) también hacen que la orina se vuelva marrón. Dentro de este grupo encontramos la cloroquina y la primaquina.

Si no es este el caso, las opciones siguientes que explican el tono marrón de la orina son algunos alimentos (por ejemplo, habas); así como trastornos del hígado e infecciones urinarias.

Muestra de orina de color amarillo
Los prospectos de los medicamentos suelen informar cuando uno de los efectos adversos es el cambio de coloración de la orina.

Cambió el color de la orina: ¿debo ir al médico?

El color de la orina suele ser amarillo y varía en intensidad según el grado de hidratación que presenta la persona. No obstante, como ya vimos, muchos medicamentos pueden hacer que este líquido adopte colores muy diferentes, como rojo, naranja, o incluso azul.

Si estás tomando un fármaco concreto por una patología que padeces, tu médico te informará los posibles efectos adversos del mismo, entre los que se pueden contar las alteraciones cromáticas de la orina. Del mismo modo, los prospectos de los medicamentos suelen describir la posibilidad.

Lo que debemos tener en cuenta es que, ante cambios no previstos en el color de la orina, lo ideal es consultar siempre con el médico. Si bien es cierto que suele ser un efecto secundario benigno, también puede indicar que algo no anda bien en el organismo cuando se sostiene en el tiempo.

Te podría interesar...
Orina después del ejercicio: ¿qué debes saber?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Orina después del ejercicio: ¿qué debes saber?

Después del ejercicio físico muy prolongado o intenso se pueden observar alteraciones en el análisis de orina, que luego vuelven a la normalidad.