5 medicamentos para la cistitis: características y contraindicaciones

Los antibióticos son los medicamentos más usados para la cistitis. Sin embargo, existen otras opciones útiles para aliviar los síntomas de la enfermedad.
5 medicamentos para la cistitis: características y contraindicaciones
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza.

Última actualización: 13 julio, 2024

La cistitis es la infección de las vías urinarias inferiores que se produce cuando ciertos germenes, por lo general bacterias, alcanzan la vejiga.  Esta condición suele ser bastante molesta, por lo que es necesario tratarla en la brevedad. Entre los síntomas de la cistitis destacan el dolor, ardor y dificultad para orinar, orina turbia o con sangre que puede tener un olor desagradable. En ocasiones, hay fiebre y dolor abdominal.

El 85% de las veces, la cistitis es provocada por bacterias. De allí que el tratamiento se basa en el uso de medicamentos antibioticos recetados por el médico especialista, además de analgésicos y antiinflamatorios para aliviar los sintomas.

El diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno de esta afección es crucial para mejorar el pronóstico de salud. Seguro te preguntarás ¿qué medicamento es bueno para la cistitis? Aquí te contamos las caracteristicas y contraindicaciones de los más utilizados.

Medicamentos empleados en la cistitis

Las infecciones urinarias se encuentran entre los hallazgos más comunes en los consultorios médicos a nivel mundial, después de las infecciones pulmonares. Cuando se trata de la cistitis, esta puede ser complicada y no complicada, de esto dependerá el abordaje de la condición.

  • Cistitis no complicada: Es la más habitual. Suele aparecer de manera aguda y es tratable. En la mayoría de los casos suele aparecer por la colonización de enterobacterias como la Escherichia Coli. No obstante, otras bacterias como Proteus mirabilis, Klebsiella pneumoniae y Staphylococcus saprophyticus también pueden provocarla.
  • Cistitis complicada: Se denomina así cuando la infección es dificil de tratar. Generalmente ocurre en personas con otras afecciones de salud, como diabetes, pielonefritis recurrente (infección en los riñones), infección urinaria por bacterias resistentes, insuficiencia renal, cálculos renales, anormalidades anatómicas del trato urinario, entre otros.


En ambos casos, tratamiento de la cistitis está orientado a eliminar a la bacteria responsable y, a su vez, aliviar las molestias.  Las opciones terapéuticas incluyen las siguientes:

1. Antibióticos

Se trata del grupo de medicamentos de primera elección para tratar la cistitis, ya que se encargan de erradicar la bacteria causal.  El  médico se basará en los síntomas, si es de aparición aguda o crónica y en los resultados del examen de orina y urocultivo para determinar a cual de los antibioticos es el que más se adecua a las necesidades de la persona.

Al cabo de unos 3 días de consumirlos los síntomas de la infección suelen remitir. No obstante, es crucial seguir el tratamiento al pié de la letra y por los dias que indicó el especialista, a fin de prevenir una posible resistencia bacteriana.

Algunos de los antibióticos para la cistitis son los siguientes:

  • Nitrofurantoína (Furantoina, Macrodantina): es otro de los medicamentos efectivos para la cistitis. La posología suele ser de 1 cápsula de 100 miligramos 2 veces al día por 7 días. Actua contra la E Coli y bacterias grampositivas.
  • Fosfomicina (Monurol): es uno de los fármacos usados en el manejo de las infecciones urinarias. Ataca bacterias grampositivas y gramnegativas, entre ellas Sthaphylococcus aureus. La dosis recomendada es de 1 sobre de 3 gramos en dosis única o cada 24 horas durante 2 días.
  • Trimetoprima-Sulfametoxazol (Bactrim): es la mezcla de 2 compuestos farmacológicos que cuentan con una efectividad especial contra Escherichia coli y otras enterobacterias, causante de cistitis, pielonefritis y uretritis. Su dosis suele ser de 1 o 2 comprimidos cada 12 horas, por al menos 5 días.
  • Penicilinas y cefalosporinas: esta clase de antibioticos actúan inhibiendo la formación de la pared que recubre a las bacterias. Su dosis varía para cada grupo de medicamentos. Aunque no son el tratamiento de primera opción, pueden ser utiles cuando las bacteria causante es sensible a sus componentes. Algunas penicilinas empleadas son la ampicilina y la amoxicilina con ácido clavulánico.
  • Fluoroquinolonas (ciprofloxacina y levofloxacina): no suelen usarse con frecuencia ya que pueden afectar la flora intestinal. Sin embargo, el médico puede indicarlas en infecciones urinarias complicadas.

Contraindicaciones del uso de antibioticos para la cistitis

La principal contraindicación para la ingesta de los medicamentos antibióticos es la alergia al principio activo, sobre todo con las penicilinas. El consumo de estos fármacos por personas alérgicas puede ocasionar una reacción inflamatoria generalizada que pone en peligro la vida.

Además, las mujeres embarazadas o que amamantan deben consultar con el especialista antes, ya que pueden causar malformaciones fetales y otros problemas en el bebé. Los niños menores de 3 meses y las personas con afecciones renales deberán recibir dosis especiales.

2. Antiespasmódicos

El dolor al orinar (conocido como disuria) y el ardor, suelen ser los síntomas caracteristicos de la cistitis. Esto es provocado por los espasmos que ocurren a nivel de la vejiga y por la inflamación de la misma. Además, pueden generar el tenesmo vesical, que es la sensación persistente de ganas de orinar, aún luego de la miccion.

Por fortuna, dentro de los medicamentos para la cistitis se incluyen los antiespasmódicos, que impiden la contracción de la vejiga y vias urinarias, lo que alivia el dolor y reduce la necesidad persistente de orinar.

  • Escopolamina (Buscapina): El médico puede indicar 1 comprimido de 10 mg, 3 veces al día. Dependiendo del grado de molestia, puede indicarla via endovenosa.
  • Flavoxato (Genurin): Este medicamento se indica en el tratamiento tipo cólico de las vías urinarias. Por lo general, debe tomarse un comprimido de 200 mg 3 veces al día o según las indicaciones médicas.

Contraindicaciones

Tanto la escopolamina como el flavoxato están contraindicados en las enfermedades urinarias obstructivas, así como en la obstrucción pilórica y el íleo paralítico. Esto se debe a que disminuyen el peristaltismo natural y empeoran esas patologías. La escopolamina se contraindica además en la miastenia gravis y en el glaucoma de ángulo estrecho.

3. Analgésicos

Otra manera de aliviar el dolor e irritación y la urgencia urinaria que provoca la cistitis, es con el uso de fármacos analgésicos. El más utilizado en estos casos es la Fenazopiridina (Uroxacin, Pyridium).

Este medicamento actúa de manera local en el tracto urinario, por lo que es capaz de aliviar los molestos sintomas de la cistitis. En este sentido, podría ser un fármaco útil y bien tolerado por las personas con cistitis no complicada.

Contraindicaciones

La fenazopiridina está contraindicada en los menores de 12 años. Además, debe usarse con precaución en personas con afecciones hepáticas o renales.

4. Antisépticos

Entre los medicamentos útiles para tratar la cistitis se encuentran los antisépticos. Estos son compuestos químicos que se utilizan sobre la piel o las mucosas con el objetivo de inhibir el crecimiento bacteriano. En este caso, los más utilizados son la Metenamina y el cloruro de metiltioninio.

Ambos compuestos son capaces de eliminar a los gérmenes del tracto urinario, por lo que alivian los síntomas a los pocos días. Además, la metenamina se  indica para prevenir la reaparición de la cistitis a corto plazo.

Contraindicaciones

La metenamina no debe usarse bajo ninguna circunstancia en las personas con insuficiencia hepática o renal grave ni en aquellos que tengan acidosis metabólica. Esto se debe a que esos cuadros clínicos pueden empeorar y poner en riesgo la vida del paciente.

5. Antiinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES), como el ibuprofeno, se usan como tratamiento alternativo para tratar las molestias de la cistitis no complicada. Gracias a su mecanismo de acción, disminuyen la inflamación en la vejiga, lo que alivia el dolor y otras molestias al orinar.

La efectividad de estos medicamentos antiinflamatorios en la cistitis puede verse aumentada cuando se consumen junto a antiespasmódicos, como la escopolamina.

Contraindicaciones

Los fármacos antiinflamatorios son seguros para la mayoría de las personas. Su empleo solo está contraindicado en aquellos pacientes que han tenido afecciones relacionadas con el consumo de los mismos, como broncoespasmos, urticaria o hemorragias digestivas.

6. Vacuna para las infecciones urinarias

Existen métodos de inmunización útiles para tratar y prevenir la cistitis, tal es el caso de la vacuna conocida como Uro-vaxom ®. Se trata de comprimidos que contienen más de 10 cepas de Escherichia coli, que como ya se mencionó, es el principal causante de infecciones urinarias a nivel mundial.

El medicamento tiene la capacidad de activar al sistema inmunitario para combatir la colonización e invasión por estas bacterias. Este podría ser un tratamiento seguro y eficaz para prevenir las infecciones urinarias recurrentes.

Contraindicaciones

La vacuna en forma de comprimidos es uno de los medicamentos más seguros de toda la lista y su única contraindicación es la alergia a alguno de los componentes del fármaco. Se deberá suspender su toma si se observa alguna reacción cutánea, como urticaria, edema o fiebre.

Su efectividad en niños menores de 4 años aún no se ha demostrado.

7. Otros medicamentos para la cistitis

Todos los medicamentos mencionados con anterioridad son útiles en la cistitis aguda, sin embargo, las opciones terapéuticas para los casos crónicos o recurrentes pueden variar. La cistitis intersticial es una de las variantes más graves, por lo que su abordaje debe ser más agresivo, combinando las siguientes opciones:

  • Antihistamínicos: disminuyen la frecuencia urinaria. Uno de los medicamentos de este grupo es la loratadina.
  • Polisulfato sódico de pentosano: se cree que protege las paredes internas de la vejiga de los irritantes, aunque su mecanismo de acción no es del todo conocido. Disminuye el daño al órgano y permite aliviar el dolor al orinar.
  • Antidepresivos tricíclicos: gracias a su afinidad por múltiples receptores, permiten relajar la vejiga y bloquear el dolor, proporcionando alivio. Los fármacos empleados en este caso son la amitriptilina y la imipramina.

¿Qué remedios caseros son buenos para la cistitis?

Es posible aplicar algunos cambios en el estilo de vida para reducir el malestar asociado a la cistitis. Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Beber abundante agua. 
  • Limitar el consumo de bebidas irritantes, las gaseosas y los jugos cítricos.
  • Evitar la ingesta de café y alcohol.
  • Emplear compresas tibias sobre la parte baja del abdomen para aliviar la presión a este nivel.

Además, existen tratamientos caseros que pueden resultar útiles para prevenir y controlar esta afección. Sin embargo, es importante recalcar que no sustituyen a los medicamentos para la cistitis indicados por el médico.

Arandanos rojos: el consumo de arándanos rojos disminuye hasta un 26 % la probabilidad de contraer infecciones urinarias en mujeres.

Las infusiones de plantas, como el diente de león y el perejil, pueden ser efectivas también. Estas cuentan con propiedades diuréticas, por lo que ayudan a evitar la colonización de las bacterias en el tracto urinario.



Múltiples opciones para una misma afección

Como ves, existe una gran variedad de medicamentos diferentes para tratar la cistitis. La mayoría de ellos tiene como objetivo eliminar al agente causal. Sin embargo, también hay compuestos empleados para reducir y aliviar los síntomas.

Antes de utilizar cualquiera de las opciones que te contamos, siempre es recomendable acudir con el especialista. El personal médico estará en la capacidad de identificar el agente causal e indicar el tratamiento adecuado.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.