¿Sabes cuáles son los mejores antibióticos naturales?

Los antibióticos naturales funcionan como buenos complementos ante afecciones leves, como pueden ser los cuadros gripales y los catarros.
¿Sabes cuáles son los mejores antibióticos naturales?
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 31 marzo, 2021.

Escrito por Elena Martínez Blasco, 02 diciembre, 2017

Última actualización: 31 marzo, 2021

Los antibióticos naturales se presentan como coadyuvantes en diversos escenarios. También han sido valorados en múltiples ocasiones como objeto de estudio, pues muchos tienen un potencial medicinal interesante.

Por lo general, tenemos idea de que la miel de abejas es un antibiótico natural, pero ¿y qué otros podríamos poner en la misma lista? ¿La cebolla? ¿El ajo? Veámoslo a continuación.

Los mejores antibióticos naturales como coadyuvantes

De acuerdo con la medicina alternativa, los antibióticos naturales son alimentos o plantas medicinales que funcionan a partir de sus nutrientes o principios activos. Estos actúan de manera positiva sobre diferentes funciones del organismo, lo que incluso ayuda a activar y fortalecer el sistema inmunitario.

No sustituyen el tratamiento que pueda pautar el médico para tratar una infección provocada por virus, bacterias, hongos o parásitos, sino que ayudan a fortalecer la salud de todo el organismo, de manera integral, y a facilitar la recuperación. Todo ello siempre a la par de una dieta equilibrada y en consonancia con las indicaciones del profesional sanitario.

1. Propóleo

los mejores antibióticos naturales

El propóleo está considerado como uno de los mejores antibióticos naturales. Especialmente por su contenido de bioflavonoides, antioxidantes, oligoelementos, vitaminas y aminoácidos. Dependiendo de la región de donde proceda, las concentraciones de estos nutrientes varía.

De acuerdo con una revisión reciente, el propóleo ha sido calificado como tal no solo por su composición sino también por su fácil accesibilidad, que permite a la población disponer de él para promover su bienestar y, sobre todo, fortalecer su sistema inmunitario.una revisión reciente,

Si el médico de cabecera lo autoriza, se pueden consumir unas cuantas gotas de propóleo diluidas en un vaso de agua tibia o bien directamente en una cucharada, en el desayuno o en alguna merienda a media mañana.

2. Ajo

El ajo es un antibiótico natural que, en diversos estudios realizados en laboratorio, ha demostrado tener un buen potencial medicinal. Esto gracias a que contiene alicina y otros compuestos azufrados.

En un estudio titulado Función Antimicrobiana de la Alicina de Ajo en cultivos de Staphylococcus aureus, Pseudomonas aeruginosa y Escherichia coli se explica que los compuestos del ajo, bajo ciertas condiciones, ayuda a combatir estos microorganismos. Sin embargo, los autores aclaran que es necesario seguir profundizando al respecto.

Para aprovecharlo, no hace falta recurrir a ninguna medida extraordinaria, en realidad, basta con añadirlo con regularidad a las comidas, como se hace en la dieta mediterránea. No obstante, hay quien prefiere hacer esto y además consumir ajo en cápsulas para potenciar su salud. 

3. Equinácea

los mejores antibióticos naturales

La equinácea es una planta a la que se le atribuyen diversas propiedades medicinales: antitérmicas, antiinflamatorias, antivirales, digestivas, aperitivas, entre otras. Sin embargo, suele destacar por ser un estimulante del sistema inmunitario.

En un estudio publicado en la revista Elsevier, se explica que esta es una planta “capaz de disminuir la gravedad y duración de los síntomas del resfriado común”. Por ello, se presenta como una buen coadyuvante a la hora de obtener el alivio.

Podemos tomarla en infusiones, extractos o comprimidos, siempre previa consulta con el médico.

4. Miel de abeja

los mejores antibióticos naturales

La miel de abeja es uno de los mejores antibióticos, según la medicina popular. Por ello, se ha empleado como coadyuvante desde hace cientos de años para el tratamiento de diversos problemas de salud, tanto de manera tópica como oral. Sin embargo, en los últimos años se le ha dado preferencia a esta última.

Hoy por hoy, sabemos que es un alimento que ayuda a combatir la fatiga, abrir el apetito, subir las defensas y mejorar la salud de manera integral. En estudios in vitro, ha demostrado tener potencial antibacteriano, por lo que no deja de ser objeto de estudio.

Para aprovechar al máximos sus propiedades medicinales, lo ideal sería recurrir a las mieles de apicultor, ya que las alternativas comerciales contienen más azúcar añadido que nutrientes como tal.

5. Cebolla

los mejores antibióticos naturales

La cebolla es un alimento medicinal que, por su contenido de proteínas, potasio, vitamina C, flavonoides y distintos compuestos azufrados, parece ser útil a la hora de fortalecer la salud de todo el organismo. Esto viene a ser especialmente conveniente en caso de sufrir un problema de salud leve, como puede ser una gripe, un catarro o un resfriado común.

Hay quienes la consumen en jarabes caseros, otros la aprovechan en sus comidas, y otros la cortan fresca y la colocan en un plato junto a su cama para obtener el alivio. Sin embargo, los investigadores comentan que sus propiedades antimicrobianas y antibacterianas se manifestarían en determinadas situaciones y que los beneficios podrían variar, respecto su uso tradicional.

Como puedes ver, existen diversos antibióticos naturales que pueden ser útiles a la hora de fortalecer el sistema inmunitario, aumentar los niveles de energía y facilitar la recuperación. No obstante, queda claro que deben ir siempre a la par de la práctica de buenos hábitos de vida. Y por supuesto, siempre en consonancia con las indicaciones del médico.

Hacer un buen uso de los antibióticos naturales es importante. No solo para obtener el alivio rápidamente sino también para prevenir complicaciones. Por ello, no hay que pasar por alto la consulta con el médico antes de utilizarlos.



  • Albado Plaus, Emilia, Gloria Saez Flores, and Sandra Grabiel Ataucusi. “Composición química y actividad antibacteriana del aceite esencial del Origanum vulgare (orégano).” Revista Medica Herediana 12.1 (2001): 16-19.
  • Chalar Vargas, Luis Rodrigo, et al. “Función Antimicrobiana de la Alicina de Ajo en cultivos de Staphylococcus aureus, Pseudomonas aeruginosa y Escherichia coli.” Revista científica ciencia médica 17.1 (2014): 26-28.
  • Galán, J. C., González-Candelas, F., Rolain, J. M., & Cantón, R. (2013). Antibiotics as selectors and accelerators of diversity in the mechanisms of resistance: From the resistome to genetic plasticity in the β-lactamases world. Frontiers in Microbiology. https://doi.org/10.3389/fmicb.2013.00009
  • Peláez, F. (2006). The historical delivery of antibiotics from microbial natural products – Can history repeat? Biochemical Pharmacology.
  • Ratyakshi, & Chauhan, R. P. (2009). Colloidal synthesis of silver nano particles. Asian Journal of Chemistry.