Menopausia quirúrgica: qué es y cuáles son sus consecuencias

Aunque la menopausia suele ocurrir como algo natural al llegar a cierta edad, también existe la posibilidad de que se presente antes, debido a una intervención quirúrgica. Sigue leyendo y te contamos más.
Menopausia quirúrgica: qué es y cuáles son sus consecuencias
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 17 enero, 2023

La menopausia quirúrgica es un proceso que tiene lugar en las mujeres tras una intervención para extirpar los ovarios. Es similar a la menopausia natural, solo que ocurre en una edad aún fértil.

En consecuencia, se producen algunos cambios en el organismo, manifestándose diversos síntomas:

  • Sofocos.
  • Sudoración.
  • Irritabilidad.
  • Trastornos del sueño.

La menopausia es un proceso natural del organismo

La menopausia es un proceso por el cual atraviesa la mujer. El mismo tiene que ver con el cese de la producción de óvulos y una disminución progresiva de los niveles de hormonas sexuales.

La edad a la que inicia la menopausia puede variar de una persona a otra. En algunas mujeres comienza cerca de los 45 años y las etapas pueden prolongarse por un espacio de varios años.

Durante este periodo, se identifican tres fases:

  • Premenopausia: aparecen los primeros síntomas por la reducción de la actividad ovárica.
  • Menopausia: marcada por la desaparición definitiva de la menstruación.
  • Posmenopausia: afloran diversos síntomas, relacionados con la baja de los estrógenos.


¿Qué es la menopausia quirúrgica?

A diferencia de la anterior, la menopausia quirúrgica, también llamada menopausia iatrogénica, no ocurre por causa natural. Puede suceder a cualquier edad, es decir, en mujeres que aún se encuentran con posibilidades de concebir.

Como su nombre lo da a entender, es consecuencia de una intervención quirúrgica realizada para extirpar los ovarios, denominada a su vez ooforectomía u ovariectomía bilateral. Esto puede requerirse por distintas razones:

  • Cáncer.
  • Endometriosis.
  • Abscesos en las trompas de Falopio o en los ovarios.

Sin embargo, si se realiza una operación para extirpar el útero, pero se dejan los ovarios (uno o ambos), la mujer tendrá una menopausia natural, a la edad que corresponda. Es decir, tras la histerectomía, dejará de menstruar, pero el funcionamiento ovárico permitirá que haya producción de estrógenos.

Es oportuno aclarar que, en ocasiones, se hace la ooforectomía bilateral junto con la histerectomía, como una medida profiláctica para prevenir el cáncer. O sea, se extirpan ovarios sanos. De acuerdo con las investigaciones, esto puede ocurrir entre un 40 % y un 55 % de los casos.

Anatomía del útero.
La histerectomía es la extirpación del útero. La ooforectomía es la extirpación de los ovarios. Ambas cirugías pueden practicarse en conjunto, si el médico lo indica.

Síntomas iniciales de la menopausia quirúrgica

Una vez ejecutada la ooforectomía, comienzan a manifestarse algunos síntomas. Y si bien son similares a los que ocurren cuando el proceso se da de manera natural con la edad, en la menopausia quirúrgica algunos aparecen desde el primer día después de la operación.

En este orden de ideas, entre los síntomas de la menopausia que pueden manifestarse de inmediato, se tienen los siguientes:

  • Mareos.
  • Depresión.
  • Irritabilidad.
  • Dolores de cabeza.
  • Sensación de sofoco.
  • Trastornos del sueño.
  • Ansiedad y nerviosismo.
  • Sudoración excesiva (hiperhidrosis).


Consecuencias de la menopausia quirúrgica

Paulatinamente, se van a presentar otras consecuencias por la menopausia quirúrgica, debido a que los niveles de estrógenos disminuyen. Y al igual que sucede en la natural, se incrementa el riesgo de desarrollar diversas patologías. Veamos cuáles.

Osteoporosis

Aunque los estrógenos, junto con la progesterona, son las principales hormonas sexuales femeninas, también se relacionan con otras funciones en el organismo. En este sentido, tienen un efecto sobre el sistema óseo.

Por tanto, cuando disminuyen sus niveles, los huesos se tornan más frágiles, incrementándose los riesgos de sufrir fracturas. De acuerdo con los estudios, hay otros factores que influyen en la aparición de la osteoporosis, tales como antecedentes familiares, consumo de calcio, actividad física, obesidad y tabaquismo.

Aumento del colesterol y riesgo cardiovascular

El estrógeno también guarda una estrecha relación con el colesterol. Así, cuando los niveles de esta hormona aumentan, disminuyen los de colesterol total y los de LDL (colesterol malo).

Según las investigaciones, con la menopausia quirúrgica aumenta el riesgo cardiovascular. Aparecen enfermedades como la aterosclerosis, así como se elevan las posibilidades de sufrir ictus e infarto de miocardio.

Disminución del deseo sexual

De acuerdo con los resultados de un estudio, en las mujeres con menopausia quirúrgica por ooforectomía bilateral, con o sin histerectomía, es mayor la prevalencia del trastorno de deseo sexual hipoactivo (TDSH).

Sequedad vaginal

Otra consecuencia debida a la disminución de los niveles estrógenos es que la vagina se lubrica menos. Incluso, cambia el pH, lo que también afecta la microbiota vaginal.

Otros cambios corporales

Además de lo antes mencionado, la baja de estrógenos modifica los niveles de colágeno y de elastina, haciendo que disminuya su producción. Por ende, la piel pierde humedad y brillo, apareciendo más arrugas. Asimismo, las uñas se tornan quebradizas y aumenta la posibilidad de desarrollar alopecia.

Trastornos afectivos y depresión

Debido a la menopausia, las mujeres desarrollan mayor propensión a sufrir trastornos del ánimo y diversos problemas psicológicos, lo que incluye depresión, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, pérdida de memoria y disminución de la concentración.

Tratamiento de la menopausia quirúrgica

Los trastornos antes mencionados pueden afectar de manera significativa la calidad de vida. Por ello, con miras a disminuir, evitar o prevenir tales síntomas y consecuencias, se aplican distintos tipos de tratamiento para la menopausia quirúrgica.

Sofocos en la menopausia quirúrgica.
Cuando los síntomas de la menopausia quirúrgica afectan la calidad de vida, se instauran tratamientos médicos. También cuando hay mayor riesgo de complicaciones a futuro.

Tratamiento hormonal sustitutivo (THS)

También llamado tratamiento de reemplazo de estrógeno, busca compensar lo que los ovarios producirían de manera normal. Se aplica de varias formas, ya sea con parches o por vía oral (comprimidos).

Estas hormonas de reemplazo ayudan a disminuir los síntomas, protegiendo de la osteoporosis y previniendo problemas cardiovasculares. Además, reducen la frecuencia e intensidad de los sofocos, la pérdida de colágeno y la sequedad vaginal.

No obstante, se considera que la THS conlleva ciertos riesgos. Al respecto, algunos estudios señalan que puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular, enfermedad tromboembólica venosa y cáncer de mama.

Otros tratamientos farmacológicos

Otros tratamientos, alternativos o complementarios al reemplazo hormonal, incluyen las siguientes opciones:

  • Suplementos de calcio y vitamina D: para prevenir la osteoporosis.
  • Antidepresivos y anticonvulsivos: para los sofocos y los cuadros de ansiedad.
  • Antihipertensivos: en caso de desarrollar hipertensión arterial.

Fitoterapia

El tratamiento con fitoterapia para la menopausia quirúrgica implica el uso de extractos de diversas especies de plantas, como cimicifuga, soja, trébol rojo, rusco, vid roja, hoja de olivo y ajo.

Pueden tener efecto antioxidante, cardioprotector y neuroprotector, ayudando a aliviar trastornos musculoesqueléticos, pérdida de memoria y sofocos. De acuerdo con los estudios, algunas plantas han demostrado eficacia para aliviar determinados síntomas.

Sin embargo, todavía se requiere mayor investigación al respecto.

Estilo de vida saludable

Por último, se recomienda llevar un estilo de vida saludable, con una dieta rica en calcio, realizando actividad física regular, procurando mantener un peso saludable, tomando sol con moderación (para mantener los niveles de vitamina D) y evitando el tabaco y el exceso de alcohol.

No estás sola en la menopausia quirúrgica

Afrontar las consecuencias de la menopausia quirúrgica puede ser algo complicado de sobrellevar para algunas mujeres, ya que se afecta su vida sexual y su salud. No obstante, el poder contar con ayuda es algo valioso en estas circunstancias.

En primer lugar, está la familia, la pareja y los amigos. Asimismo, debes saber que también existen grupos de apoyo, de personas que han pasado por la misma situación y que se reúnen para compartir sus experiencias.

Pero si sientes que estás atravesando una situación difícil, no dudes en acudir a terapia con un profesional de la salud mental. Y no olvides seguir al pie de la letra las recomendaciones del médico, así como asistir a los chequeos pautados.

Te podría interesar...
Día Mundial de la Menopausia: la importancia que se merece
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Día Mundial de la Menopausia: la importancia que se merece

El 18 de octubre es el Día Mundial de la Menopausia. En esta oportunidad se puede recalcar el valor de esta etapa para la salud de la mujer.



  • Alba Maldonado J. Trastorno de Ansiedad y menopausia quirúrgica Universitas Médica. 2007; 48(3): 325-333.
  • Bolaños Chaves B, Ortega Muñoz E. Riesgo cardiovascular asociado a menopausia. Revista Médica Sinergia. 202; 6(1): e629.
  • Ceinos Arcones M, Acosta Estévez E, Martín Perpiñán C, et al. Factores de riesgo en relación con la osteoporosis y la edad de presentación de la menopausia en población general. Atención Primaria. 1999; 24(3): 140 – 144.
  • Cornellana Puigarnau M.  Hypoactive sexual desire disorder in surgical menopause. Folia Clinica en Obstetricia y Ginecologia. 2008; 73: 36-39.
  • Couto Núñez D, Nápoles Méndez D, Mustelier Ferrer H. Menopause surgically induced. MEDISAN. 2012;  16(12): 1906-1914.
  • Gallego M, González A, Méndez S, et al. La fitoterapia en el tratamiento de los síntomas de la menopausia. Gaceta Médica de Bilbao. 2009; 106(2): 61-67.
  • Jacoby V, Grady D, Wactawski-Wende J, et al. Oophorectomy vs ovarian conservation with hysterectomy: cardiovascular disease, hip fracture, and cancer in the Women's Health Initiative Observational Study. Arch Intern Med. 2011; 171(8): 760-768.
  • Lara TH, Bravo LM, Meléndez MJD, et al. Depresión mayor y menopausia. Un estudio controlado. Rev Neurol Neurocir Psiquiat. 2002; 35(3): 138-143.
  • Shuster L, Gostout B, Grossardt B, Rocca W. Prophylactic oophorectomy in premenopausal women and long-term health. Menopause International. 2008; 14(3): 111-116.
  • Urrutia M, Araya A, Padilla O. Sexualidad e histerectomía: diferencias entre un grupo de mujeres con y sin ooforectomía. Rev. chil. obstet. ginecol.  2011;  76(3): 138-146.
  • Yuschak S. Tipos de ooforectomía e indicaciones en cáncer de mama. Rev Arg Mastol 2005; 24(83):142-158.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.