La mentira en la adolescencia: el escenario tan temido

11 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Irene Nora Melamed
La adolescencia es una etapa compleja que viene de la mano con muchos cambios de conducta. Por eso, a menudo surgen preocupaciones con respecto al tema de las mentiras.

Sin lugar a dudas, la mentira en la adolescencia es una de las cosas que más preocupa a los padres. Si bien puede esconder diversas razones, en general es un escenario temido debido a la complejidad que acarrea esta etapa.

¿Qué es mentir? ¿No decir la verdad u ocultarla? ¿Debe existir cierta animosidad en no decir la verdad para que consideremos estar frente a una mentira? ¿Qué ocurre cuando son los padres quienes mienten?

Los primeros interrogantes

¿Hay acaso mentiras grandes y pequeñas? ¿O todas, aún las más pequeñas e inofensivas, tienen el mismo valor? Estas y otras preguntas son las que a menudo nos hacemos cuando estamos frente a un escenario en el que la mentira es posible.

En ocasiones se nos aparecen de un modo más velado y, en otras oportunidades, la mentira en la adolescencia se da de forma agazapada, esperando filtrarse por algún espacio.

Mentira en la adolescencia

La adolescencia y las mentiras

Durante la adolescencia temprana, los jóvenes pasan cada vez más tiempo haciendo cosas con sus amigos sin la supervisión de los adultos (como padres y maestros, por ejemplo). Dado que la vida social de los adolescentes tiende a alejarse del entorno de casa, los padres son dependientes de lo que dicen los hijos sobre a qué hora vuelven, dónde van, con quién pasan tiempo…

Por supuesto, no todos los jóvenes dicen la verdad y esto puede afectar negativamente a la confianza que se genera en la relación padres-hijos. Así, cuando los padres se dan cuenta de que sus hijos les mienten, pueden querer tratar de evitar hablar con el adolescente por miedo a que sus hijos mientan o simplemente porque ya no creen lo que los jóvenes les dicen.

Rol de los padres

Los padres… ¿pueden hablar con sus hijos respecto de este tema? ¿Cómo pueden evitar que la mentira aparezca? Así como los niños no nacen de un repollo, las mentiras tampoco y registran una historia y trayectorias.

Durante la niñez, los infantes pueden confundir la realidad con la fantasía y dan rienda suelta a la imaginación. Podría interpretarse que estas historias albergan ciertos espacios mentirosos, pero la motivación es inocente y en la medida que el niño crece este tipo de juego desaparecerá.

El problema es cuando el niño entiende que a través de la mentira puede obtener algo como, por ejemplo, un beneficio secundario.

Te puede interesar: 10 síntomas que advierten de una depresión en adolescentes

Mentira en la adolescencia: escenarios posibles

Otras ocasiones en las cuales la mentira puede estar presente es cuando existen por parte de los padres restricciones muy severas a las salidas y permisos, o una mirada angustiosa frente a la existencia de dificultades como podrían ser la entrega de las calificaciones escolares o el “hallazgo accidental” de un cigarrillo en su mochila.

Investigadoras de la Universidad de Oviedo señalan que:

“Como en cualquier etapa evolutiva, el comportamiento adolescente está determinado por factores físicos, psicológicos y sociales”.

Los centros educativos se encuentran atravesando un periodo de adaptación ante las nuevas formas de interacción que se producen en la relación del estudiante con su entorno.

En su investigación, las autoras describen la conducta de simulación o fingimiento durante la adolescencia, y analizan el comportamiento de simulación como resultado de las necesidades de supervivencia del menor en la sociedad en la que vive.

Descubre: Las mentiras que te mantienen atrapado en tu zona de confort

¿Cuándo es preocupante la mentira en la adolescencia?

Adolescente pensativo

Las mentiras – cuando son ocasionales – no tendrían por qué ser preocupantes, pero sí encender algunas alertas para que no se cristalicen. Es necesario intervenir cuando se convierten en hábito. 

¿Por qué la adolescencia?

La adolescencia es una etapa de búsqueda de la propia identidad, de autonomía, independencia y de diferenciación con los padres. Por eso, hay muchas ocasiones en las que los deseos de los adolescentes no coinciden con los de los padres, y eso es terreno propicio para la aparición de las mentiras.

La mentira y los adolescentes

  • La mentira en la adolescencia nos puede indicar que el joven no ha encontrado aún su camino y que mentir le otorga o presta una identidad.
  • Es esencial destacar que los atajos desarrollados por la mentira muchas veces parecen ser soluciones fáciles, pero son efímeras y, por ende, perjudiciales.

En cualquier caso, mentir en la adolescencia resulta algo habitual que la mayoría de jóvenes hacen. No te alarmes si te ves en esta situación: la comunicación es el mejor camino en todo caso.

  • Molina Martín, Susana, & Inda Caro, Ma de las Mercedes, & Fernández García, Carmen Ma (2010). ¿MENTIRA, SIMULACIÓN O ENGAÑO? UNA PERSPECTIVA DESDE LA ADOLESCENCIA.. Revista Española de Orientación y Psicopedagogía, 21(1),109-120.[fecha de Consulta 9 de Enero de 2020]. ISSN: 1139-7853. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=3382/338230784010
  • Martín, S. M., Caro, M. D. L. M. I., & García, C. M. F. (2010). ¿ Mentira, simulación o engaño? una perspectiva desde la adolescencia. REOP-Revista Española de Orientación y Psicopedagogía, 21(1), 109-120.
  • National Research Council. (2011). The science of adolescent risk-taking: Workshop report. National Academies Press.
  • Arvelo Arregui, L. (2003). Función paterna, pautas de crianza y desarrollo psicológico en adolescentes: Implicaciones psicoeducativas. Acción Pedagógica.
  • Santrock, J. W. (2003). Psicología del desarrollo en la adolescencia. In Psicología.
  • Engels, R. C., Finkenauer, C., & van Kooten, D. C. (2006). Lying behavior, family functioning and adjustment in early adolescence. Journal of Youth and Adolescence, 35(6), 949-958.