Mexicana produce plástico que se biodegrada en 90 días con cáscaras de naranja

Esta mujer se ingenió una estrategia para combatir el daño que produce el plástico y creó una empresa que se dedica a cambiar esa realidad.

Última actualización: 12 enero, 2022

El plástico es uno de los materiales más utilizados en nuestros entornos. Pues es barato, resistente, fácil de manipular y sencillo de cargar tanto para los productores como para los compradores.

No obstante, a pesar de sus amplios usos, representa un gran peligro para el planeta. Esto, debido a que es uno de los productos que más contaminan el ambiente; puede tardar en descomponerse hasta 1000 años.

A causa de ello, en todo ese tiempo se generan un sinfín de emisiones de dióxido de carbono que dañan la calidad del aire. Además, esos mismos desechos tóxicos contaminan los suelos y los entornos en los que se encuentran depositados.

De ese modo, se ha convertido en uno de los recursos que más está afectando la calidad del agua. Pues las sustancias que se disuelven de él cambian completamente las condiciones naturales.

Adicional a ello, cuando no se arrojan a la basura, terminan tapando los ductos. Es así como, aparte de provocar inundaciones, consigue que los entornos se contaminen porque estancan una gran cantidad de basura.

Por otro lado, una de las grandes problemáticas es que está siendo depositados en las fuentes hídricas. De esa manera, al poseer elementos tóxicos, puede provocar la muerte de los animales que llegan a interactuar con ese material.

Aparte, también puede generar el ahogo de los animales acuáticos. Pues quedan atrapados y se les dificulta volver a soltarse para respirar con tranquilidad.



Un proyecto para cambiar esa realidad

En vista de esta preocupante problemática, una mujer mexicana, llamada Giselle Mendoza, decidió crear una estrategia que permitiera disminuir el impacto ambiental. Esto lo hizo cuando estaba participando en el Global Student Entrepreneur Awards, un concurso de emprendedores.

La situación que la motivó fue saber que su país es uno de los lugares que más consume plástico. Fue así como en el proceso de análisis, Giselle encontró que las cáscaras de naranja son un elemento con el que se pueden producir plásticos biodegradables. Pues sus componentes permiten que el material se descomponga en 90 días y retorne a la tierra de una manera natural.

Además, el proyecto permite solucionar otro problema relevante. Pues se encontró que la gran mayoría de las industrias que trabajan con las naranjas las desechan muy temprano y causan que los basureros se llenen de manera innecesaria.

De esa manera, al usarlas en la producción de plástico, se reutilizan, se evita que generen altos niveles de CO2 y se le da a un respiro a los vertederos.

A causa de todos estos hallazgos, la iniciativa de Giselle Mendoza fue premiada con el primer lugar del concurso. La mujer recibió el último impulso que le faltaba para poner su estrategia en práctica.

La producción del plástico biodegradable

En la actualidad, Giselle es propietaria de empresa llamada GECO Technologies, que se dedica a implementar este tipo de bioplásticos. Además, recolecta toda la materia prima que las industrias que trabajan con naranjas deciden dejar de usar antes de tiempo.

Sin embargo, tiene claro que este paso que ha dado es solo el comienzo. Pues su gran sueño es poder construir una planta en la que se produzcan cantidades exuberantes de plásticos hechos a base de cáscaras de naranja.

De igual manera, ante los medios de comunicación ha revelado que su empresa está analizando otras alternativas. Esto, debido a que también tienen en mente poder construir muchos más tipos de plásticos biodegradables.



¿Cómo más combatir la problemática?

Todas las personas pueden aportar a frenar este tipo de contaminación con algunos hábitos diarios. Para ello, en primer lugar es buena idea dejar de usar los plásticos de un solo uso, pues llenan los vertederos muy rápido y producen una gran cantidad de gases.

Sumado a esto, una decisión importante también es reciclar en casa. Así se puede reutilizar el plástico una gran cantidad de veces y evitar que se aglomere de manera perjudicial en el entorno.

Por último, es vital evitar al máximo el uso de plásticos tradicionales. Para estoes importante que los ciudadanos entiendan que materiales como el vidrio pueden cumplir las mismas funciones, pero son más amigables con el medio ambiente.

Te podría interesar...
Leerlo en Mejor con Salud
El plástico, ese asesino silencioso

La mala noticia es que el plástico está arruinando el planeta debido a la contaminación de las aguas y la tierra. ¿Por qué es un asesino silencioso...



  • Benavides H. León G. NFORMACIÓN TECNICA SOBRE GASES DE EFECTO INVERNADERO Y EL CAMBIO CLIMÁTICO [Internet]. Colombia: IDEAM; 2007. [citado 03 de enero de 2022].