Mindfulness para padres: beneficios, ejercicios y consejos

El mindfulness permitiría a los padres tomar consciencia del momento presente, ampliando la atención y recuperando el espesor del día para sentir y acompañar con mayor intensidad el crecimiento de los hijos.
Mindfulness para padres: beneficios, ejercicios y consejos
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Escrito por Ana Núñez

Última actualización: 07 diciembre, 2021

El mindfulness para padres busca evitar, con ejercicios de atención, que perdamos los estribos o que las emociones gobiernen nuestras acciones. Sin dudas, no es sencillo mantener la calma ante el estrés de las preocupaciones por la economía, la salud o la educación de los hijos.

Sin embargo, la responsabilidad y el amor, la protección y el cuidado, tienen formas saludables de ser catalizadas bajo presión. Con dinámicas que se practican en cualquier momento y lugar es una forma de estar conscientes en el ahora.

Son muchos los beneficios que están al alcance de sopesar el momento y de no actuar de manera automática. Los hijos, tanto como reciben el impacto negativo de la ira, más y mejor obtendrán el bálsamo del respeto, la paciencia y la comprensión. Veamos cómo lograrlo.

¿En qué consiste el mindfulness para padres?

El mindfulness para padres es una manera de estar en el presente, de percibirlo con atención, de tomar consciencia del entorno y no ser reactivos. Aunque haya inestabilidad y procesos incontrolados alrededor, la concentración activa ofrece la posibilidad de mantener la calma.

De hecho, al estar tensos se obstaculizan las facultades intelectuales de niños o padres, interfiriendo en las habilidades para aprender. Entonces, que los padres puedan centrarse en la respiración produce una transformación fisiológica que contrarresta o corta el impulso de las respuestas automáticas irreflexivas.

Y sobre todo, eleva la capacidad de respuesta de la corteza prefrontal que se asocia a la atención sostenida. En efecto, los padres que manejan las emociones piensan de manera clara y eficaz y toman decisiones inteligentes.

El mindfulness reduce la secreción de cortisol inducida por el estrés, lo que se traduce en protección neuronal. Ello proporciona serenidad y equilibrio. Esto se expresa en no emitir juicios, en aceptación, comprensión y compasión.

Madre con un niño que hace una rabieta.
Reducir la reactividad nos permite afrontar con mayor asertividad las situaciones cotidianas con los niños.

Beneficios de practicar mindfulness

Los padres que practican el mindfulness regulan sus emociones y aumentan los estímulos y estados de ánimo positivos, mejorando sus sistemas inmunitarios. La terapia propicia el autocuidado que retorna a la familia en protección y dedicación.

Al mejorar la concentración se estimula la creatividad. Una persona atenta tiene una relación productiva con el tiempo y lo que se puede o no hacer en él. Dice un proverbio chino: «si quieres que algo se haga, encárgaselo a una persona ocupada».

En general, la percepción consciente aumenta la felicidad y el compromiso, disminuyendo las emociones difíciles. Permite conocer los sentimientos propios y los de los demás. Y aunque estimula la sensibilidad, genera una suerte de autoblindaje.



Ejercicios de mindfulness para padres

En un mundo en el que se impone la prisa y la desatención, el mindfulness es una oportunidad de insertar en la cotidianidad un momento pleno. No tienen los padres que hacerse de un lugar especial o esperar a encontrar un momento de calma.

Incluso, hacer lo que sea que se esté haciendo, pero de manera concentrada, cambia la naturaleza del acto. Introduce una perspectiva temporal que estaría marcada por la desaceleración o la ralentización.

Detenerse a respirar y dejar que los pensamientos fluyan como si fuera una película es aceptar sin juzgar ni comparar.

Respirar corto y exhalar largo

Una buena respiración interviene en todo el cuerpo. Para practicarla no se requiere un sitio especial ni equipos o herramientas.

Una forma sería la siguiente: sentado o acostado en una posición cómoda, colocar una mano debajo de las costillas y la otra sobre el pecho. Ahora, respirar hondo y permitir que el abdomen empuje la mano sin mover el pecho.

Al exhalar, sentir cómo la mano se hunde en el abdomen, usando la mano para expulsar todo el aire. Realizar el ejercicio de 5 a 10 veces.

Escuchar con atención

Oír con todos los sentidos es hacerlo no solo con los oídos. Se trataría de escuchar los sentimientos que subyacen, porque escuchar pide atención e intención.

En tal sentido, cuando los hijos hablan o lo hace cualquier miembro de la familia, se ha de disponer de tiempo para escuchar y participar activamente en la conversación. Con preguntas, seguimiento y control.

Si hay algo confuso, detener al que habla y aclararlo. Preguntar permitirá darle forma a la información y hará que estemos integrados al mensaje.

Es recomendable atender a cada palabra con su peso específico. En especial si hay un léxico extraño, exótico o mal empleado. Si es así, bastaría introducir la corrección y reinsertarse en el flujo de la conversación.

Caminata consciente

El mindful walking es una técnica zen que consiste en caminar consciente de la respiración y de la sensación del suelo al contacto con los pies. Es también atender al hecho mismo de caminar, a esa suerte de prodigio que consiste en desplazarse con los propios pies de un lugar a otro.

Cobrar consciencia del camino que hacemos a diario, contar los pasos y respirar a un ritmo regular. Captar la vegetación circundante, las piedras, los árboles, los colores, los objetos que de tan familiares pasan desapercibidos.

Saborear lentamente

El punto del mindfulness en la comida es masticar lentamente para degustar y captar con detalle los sabores y las texturas de los alimentos. Comer será distinto si se perciben los ingredientes y se detallan las preparaciones.

Por un momento fuera de lo común y ordinario, no será comer por comer. Muy al contrario, se dispondrá de un tiempo para fijar la atención en el acto de la alimentación como si ocurriera por primera vez.



Consejos para un mindfulness para padres exitoso

El primer consejo es estar despierto. Aunque parezca que siempre estamos conscientes, el mindfulness supone estar atentos al momento que pasa sin ataduras.

Un paso previo es tomar consciencia del cuerpo. La postura clásica es tener la espalda recta y relajada, con los brazos colgando de la caja torácica y la frente apuntado al horizonte. Si estás sentado, que los pies reposen en el piso y la espalda esté separada del respaldo.

Tratar de hacer una rutina de meditación de una hora puede ayudar. Pero más si lo que toca hacer se hace con atención y consciencia plena. Lavar platos, leer, escuchar música, hacer las compras, cocinar. Son estas acciones que demandan atención y con el mindfulness se aportaría un plus de conciencia.

Apagar el teléfono y desconectarnos de interrupciones innecesarias para que las sensaciones de lo que estamos haciendo lo ocupen todo es ideal. Lo importante es sentir el presente sin concepto ni razonamiento, dejarse llevar por el ritmo de la respiración, estar conscientes de la inhalación y la exhalación.

Mindfulness para padres en un momento determinado.
Es difícil encontrar un momento puntual en la vida de padres para detenerse. Pero si se puede, será de provecho.

El momento adecuado es siempre este. No hay otro momento más que ahora.

~ Jon Kabat Zinn ~

Entregarse de manera incondicional al presente

Vivimos pendientes de obligaciones externas que nos someten a presiones considerables, alejándonos de los demás miembros de la familia y hasta insensibilizándonos. Las técnicas del mindfulness permiten enfocarnos en cada uno en particular, desde el momento en que las acciones cotidianas se realizan con consciencia redoblada.

Es prestar atención como disciplina, hasta lograr que sea parte de la vida sin presión ni esfuerzo. Aceptar que las cosas son como son no es irresponsabilidad, sino entender que la vida tiene sus ritmos, sus altas y bajas, su naturaleza propia.

Te podría interesar...

Salud mental, ¿qué terapias pueden mejorarla?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Salud mental, ¿qué terapias pueden mejorarla?

La salud mental es tan importante como la física. En este artículo te explicamos una serie de consejos y terapias que pueden ayudarte a mejorarla.




S":"off"},"isFallback":false,"dynamicIds":[15277,26889,42600,99813,89652,96499,42515,63312,21230],"gsp":true,"scriptLoader":[]}