Mitos y verdades sobre la alimentación para la gastritis

Más de una vez debes haber oído algún mito sobre la gastritis. Pero no todo lo que oyes es real. Te comentamos lo que dice la ciencia sobre esta enfermedad.
Mitos y verdades sobre la alimentación para la gastritis
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor.

Última actualización: 19 octubre, 2022

La gastritis es una enfermedad inflamatoria de la mucosa que reviste las paredes del estómago y puede ser crónica o aguda. Por ello, existen muchos mitos y realidades respecto a qué tanto debe variar la alimentación para la gastritis.

La gastritis suele causar ciertos síntomas como los siguientes:

  • Dolor y molestia en el estómago; en la parte superior del abdomen.
  • Llenura durante y después de la comida.
  • Adelgazamiento involuntario.
  • Náuseas y vómitos.
  • Inapetencia.

Al ser tan común, las personas suelen tener preconceptos sobre esta enfermedad. En este artículo vamos a establecer los mitos y las verdades sobre la alimentación para la gastritis.

Mitos y verdades respecto a la gastritis

En la cultura popular, mucho es lo que se habla respecto a la gastritis. Pero la realidad es una. Por eso te comentamos qué es verdad y qué no.



Mito 1: la gastritis es una infección

Esto es falso. La realidad es que esta enfermedad puede ser causada por muchos factores, pero uno de los principales es la bacteria Helicobacter pylori. De hecho, es causante del 90 % de los casos.

La bacteria H. pylori es común en países en vías de desarrollo. Puede vivir en el cuerpo sin causar síntomas, pero también es capaz de favorecer el desarrollo de úlceras, cáncer de estómago y gastritis.

Se piensa que la gastritis es una infección, cuando en realidad puede ser la consecuencia de una. Una infección es una invasión y multiplicación de patógenos en el cuerpo. En este caso, la infección es por H. pylori y la inflamación consecuente es la gastritis.

Helicobacter pylori en el estómago.
La bacteria responsable del 90 % de los casos de gastritis convive con el ser humano y se la contrae de pequeño, muchas veces.

Mito 2: si comes cítricos te causarás gastritis

Mentira. Los cítricos son ácidos, pero no tienen la capacidad por sí solos de causar una gastritis. Lo que sí pueden causar es reflujo gástrico.

El reflujo gastroesofágico es cuando el contenido estomacal conformado por ácido clorhídrico, pepsina y sales biliares asciende al esófago y causa daños y molestias. Los cítricos generan reflujo, ya que disminuyen el pH del estómago y estimulan el movimiento del líquido.

Mito 3: pasar hambre causa gastritis

Es posible. Si se hace con frecuencia, el hecho de ayunar hace que los jugos gástricos entren en contacto directo con el estómago vacío y aumenten la irritación de la mucosa.

Además, en esta situación hay otra que es capaz de empeorar el cuadro, ya que se pueden ingerir cierta cantidad de alimentos que hagan más sensible al estómago. La recomendación clásica es programar 5 comidas pequeñas al día para evitar esto.

Mito 4: los analgésicos y los antibióticos curan la gastritis

Falso. Ni los analgésicos ni los antibióticos son capaces de curar la gastritis ni calmarla.

Los analgésicos se usan contra los dolores. En cambio, los antibióticos son para combatir infecciones causadas por bacterias. Solo se recetan antibióticos si hay gastritis consecuencia de una infección por Helicobacter pylori.

Otro medicamento que recomiendan para tratar la gastritis es el antiácido. Sin embargo, no es capaz de curar, sino de aliviar los síntomas por un corto periodo de tiempo.

Lo que sí es prescrito para la gastritis son los inhibidores de la bomba de protones, que actúan reduciendo la cantidad de las secreciones de los jugos gástricos. Por eso se le llaman protectores gástricos.



Alimentación para la gastritis: recomendaciones

Sí existe una dieta adecuada para personas con gastritis. Aquí dejamos algunas recomendaciones nutricionales.

En principio, la gastritis requiere una alimentación suave y no irritante de la mucosa. Así como masticar con lentitud y comer sentado para evitar los gases.

En cuanto a los líquidos, deben tomarse en pequeños tragos y evitar que sean abundantes en las comidas. La temperatura, tanto de los alimentos como de las bebidas, debe ser templada.

Se desaconseja tomar bebidas como café, té, alcohol y carbonatadas. Hay que evitar el tabaco, los alimentos grasos y los picantes, incluida la pimienta molida, la mostaza y el vinagre.

Alimentos recomendados

Antes de hablar de los alimentos que se aconsejan comer, debemos dejar en claro los tipos de cocción. Deben ser cocciones sencillas, como a la plancha, al grill, al horno o hervidos.

Se puede comer lo siguiente:

  • Pasta.
  • Arroz.
  • Papas.
  • Pan blanco.
  • Verduras cocidas sin piel.
  • Frutas cocidas en compota o conserva.

Respecto a las proteínas, se aconsejan las siguientes:

  • Carnes magras.
  • Pescados.
  • Clara de huevo.
  • Lácteos desnatados y queso.

Alimentos para consumir con moderación

Se pueden consumir, pero con moderación, los siguientes alimentos:

  • Embutidos.
  • Verduras crudas.
  • Chocolate y bollería.
  • Productos ricos en fibra.
  • Frutas con piel y poco maduras.
  • Leche entera, nata y mantequilla.

Comer bien y sentirse bien

La idea con este tipo de dieta es lograr que la persona se sienta mejor de sus malestares. De esa forma, colaborar con el tratamiento que disponga el especialista.

Si padeces gastritis o tienes los síntomas, recomendamos asistir a un gastroenterólogo y no dejarse llevar por los mitos respecto a la enfermedad.

Te podría interesar...
Cómo controlar la gastritis: 3 hábitos que te ayudan
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo controlar la gastritis: 3 hábitos que te ayudan

¿Quieres controlar la gastritis? Con estos 3 sencillos hábitos de los que te hablaremos en este artículo podrás tenerla siempre bajo control.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.