Monocitos altos en sangre: síntomas y tratamientos

Aunque las infecciones son la causa más frecuente de monocitos altos en sangre, también puede ocurrir por otros motivos. ¿Qué tratamientos hay?
Monocitos altos en sangre: síntomas y tratamientos
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Carmen Martín

Última actualización: 27 febrero, 2022

El sistema inmunitario cuenta con una gran cantidad de células diferentes para proteger al organismo de diferentes patologías. La cantidad de estas células en la sangre puede verse alterada en ciertas circunstancias como por ejemplo una infección bacteriana. Uno de los grupos celulares que pueden encontrarse altos en sangre con los monocitos, ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

La elevación de los glóbulos blancos como los neutrófilos o los monocitos es un factor imprescindible que se debe tener en cuenta a la hora de realizar un análisis de sangre o de conocer el estado inmunitario de una persona. Estas situaciones no suelen generar ninguna sintomatología específica, sin embargo, pueden esconder múltiples patologías que deben ser estudiadas.

¿Qué son los monocitos?

La sangre contiene más tipos celulares y sustancias que las que se suelen conocer. Un buen ejemplo de ello son los monocitos: células que proceden del sistema inmunitario y que pueden encontrarse elevadas en una analítica.

Tal y como especifica el Manual MSD, los monocitos son fabricados en la médula ósea y se transportan con la sangre hasta los diferentes tejidos. Ya llegados a los tejidos, se convierten en macrófagos y realizan su función de defensa. Se encargan de eliminar desechos y elementos peligrosos para el organismo. Además, también actúan en el proceso de inflamación.

Los monocitos representan entre un 1 y un 10 % del total de las células de la sangre. También es posible afirmar que se encuentran entre 200 y 600 monocitos por cada microlitro de sangre. Sin embargo, su concentración varía dependiendo de la edad, las infecciones o si existe algún proceso inflamatorio activo.

Estas células se introducen en los tejidos como los pulmones, el bazo y el hígado, donde sufren un proceso de transformación y se convierten en macrófagos. Los macrófagos serán las células encargadas de cumplir con las funciones de defensa del organismo, participar en los procesos inflamatorios, realizar la presentación de antígenos y eliminar células cancerígenas.

¿Por qué se elevan los monocitos en sangre?

Como ya te hemos mencionado, los monocitos son células que forman parte del sistema inmunitario. Son protagonistas en procesos inflamatorios e infecciosos. Y están elevados cuando su concentración supera el 10 % de las células de la sangre o 600 células por microlitro de sangre.

Lo cierto es que el hecho de que los monocitos estén elevados no tiene por qué generar síntomas. No obstante, lo que sí que aparecerán son los síntomas y signos de la causa que esté provocando este aumento.

análisis de sangre
Los análisis de sangre permiten contabilizar los glóbulos blancos y los glóbulos rojos presentes dentro del organismo

De manera resumida, las razones más frecuentes son:

  • Infecciones, como por ejemplo una persona con malaria. Lo cierto es que las infecciones son la causa más frecuente, sobre todo las infecciones crónicas.
  • Enfermedades autoinmunitarias e inflamatorias. La más frecuente es la artritis reumatoide, aunque el lupus eritematoso sistémico también tiene cierta relevancia.
  • Efectos adversos de medicamentos. Los principales fármacos que generan monocitosis pertenecen al grupo de los antidepresivos, anticonvulsivantes, antifúngicos y antipsicóticos.
  • Neoplasias sanguíneas como leucemias y linfomas.

Monocitos elevados por una infección

Se trata de la causa más frecuente. Los monocitos se elevan tanto en una infección simple como en un mero resfriado. Pero también están presentes en una infección crónica (por ejemplo, en caso de tuberculosis). Por eso, el hecho de que aparezcan elevados en un análisis es un dato inespecífico.

Uno de los principales síntomas presentados en las infecciones es la fiebre de grado variable la cual puede ir acompañada de sudoraciones y escalofríos. También es posible observar una gran cantidad de síntomas diferentes como malestar general, fatiga y dolores musculares, dependiendo del tipo de infección.

Enfermedades inflamatorias

Estas células también pueden ser un indicador de que existe un proceso inflamatorio en alguna parte del cuerpo.

células de la sangre

Véase: Tipos de sangre

Es el caso de la artritis reumatoide. Un trastorno inflamatorio crónico que, según explican los expertos de Mayo Clinic, afecta a las articulaciones; causando dolor y pérdida de movilidad a predominio matutino durante más de 30 minutos.

Neoplasias sanguíneas

Las células de la sangre también pueden experimentar procesos neoplásicos. Esto significa que los diferentes tipos de células pueden crecer sin control y aumentar su concentración; siendo una causa de que los monocitos aparezcan elevados.

Una de las neoplasias sanguíneas capaces de generar monocitos altos es la leucemia monomielocítica crónica. Un estudio de la revista Leukemia establece que la monocitosis es el síntoma más característico, sin embargo, el diagnóstico es un verdadero desafío.

Por su parte, este hallazgo también puede deberse a la presencia de un linfoma no Hodgkin, una neoplasia sanguínea que afecta a los linfocitos. Por desgracia, múltiples estudios han relacionado este hallazgo con un peor pronóstico de la enfermedad.

¿Cómo se detectan los monocitos altos en sangre?

En un análisis de sangre completo se suelen indicar las proporciones de las células presentes en la sangre. Es un método sencillo y eficaz para detectar esta situación. Sin embargo, como ya te hemos indicado, algunos datos son inespecíficos y deben ser estudiados en profundidad.

Según explica un artículo publicado por la Revista Actuación en Pediatría, dependiendo del número de monocitos que haya es más probable que se trate de un proceso u otro. Por ejemplo, si los niveles están un poco elevados lo más frecuente es que se trate de una infección leve. Por otro lado, si son niveles demasiado altos pueden ser indicativos de leucemia.

El médico será el encargado de analizar la concentración de monocitos. Según vea, realizará las exploraciones necesarias para encontrar la infección o el proceso inflamatorio si es que existe. Por ello, es importante saber si aparecen otros síntomas que acompañen a este hecho.

Tratamientos para controlar los monocitos elevados en sangre

No existe tratamiento para los monocitos altos en sangre, sino que el tratamiento se basa en solucionar la causa subyacente.

Aun así, datos de un artículo publicado en 2016 por la Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica destacan que el ejercicio puede ser una forma de mejorar las cifras. Ayuda a regular el funcionamiento del sistema inmunitario y actúa como una medida antiinflamatoria natural.

En cualquier caso, lo importante es recalcar que los monocitos altos son un signo inespecífico. Para poder realizar un diagnóstico adecuado es esencial acudir al médico. Además, la mayoría de las veces solo es consecuencia de una infección leve y pasajera.

Te podría interesar...
¿Cada cuánto tiempo hay que hacerse un análisis de sangre?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cada cuánto tiempo hay que hacerse un análisis de sangre?

El hecho de hacerse un análisis de sangre tiene que ser rutinario. Hay indicaciones médicas sobre quiénes deben realizarlo y en qué momento es nece...