Mononucleosis en el embarazo

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
La mononucleosis es una infección vírica muy común y benigna, pero en las mujeres embarazadas puede tener consecuencias graves. Te contamos todo lo que debes saber para cuidarte y prevenirla.

¿Se puede tener mononucleosis en el embarazo? Como madre, es una pregunta que te harás entre tantas otras dudas. También es posible que te cuestiones si, al enfermarte, eso afectará a tu bebé.

La mononucleosis es una enfermedad infecciosa común que puede contagiar a cualquier persona. Esto incluye a las embarazadas. Además, no es un solo virus el agente causal.

En el caso concreto de las gestantes, la patología conlleva algunos riesgos añadidos con consecuencias en el feto. Te contamos todo lo que debes saber acerca de la mononucleosis en el embarazo, y por qué hay que tener sumo cuidado en esta etapa.

¿Qué es la mononucleosis?

La mononucleosis también se conoce como la enfermedad del beso. Es una patología infecciosa producida por diferentes tipos de virus, los cuales se transmiten de persona a persona a través de la saliva y otras secreciones corporales.

En general, es benigna y autorresolutiva. Esto quiere decir que no deja secuelas y que se cura al cabo de un tiempo, incluso sin recibir tratamiento. Una vez que el sistema inmunitario combate el virus y lo expulsa, se acaba el problema.

Los dos virus que producen la gran mayoría de los casos de mononucleosis son el de Epstein-Barr y el citomegalovirus. Aunque puede presentarse a cualquier edad y en cualquier persona, es cierto que hasta el 95 % de las personas de más de 40 años ya han pasado por esta patología y han generado inmunidad.

Estos datos revelan que es una enfermedad que suele afectar a niños y adolescentes. Una vez que se ha superado, la inmunidad que se adquirió dura de por vida y nos protege para futuros contactos con los agentes infecciosos.

Prueba para el virus de Epstein Barr
Tras haber estado en contacto nuestra sangre con los virus de la mononucleosis, generamos inmunidad de por vida

Te puede interesar: ¿La mononucleosis es contagiosa?

Síntomas de la mononucleosis en el embarazo

El tipo de síntomas y la intensidad con la que se producen, varían de una persona a otra. Por lo general, la enfermedad se incuba en unos 10 a 14 días, durante los cuales no hay síntomas. Sin embargo, hay registros de hasta un mes de incubación.

Tras el periodo inicial, comienzan de forma paulatina los signos. La mononucleosis en el embarazo no difiere en su presentación respecto a lo que le sucede a una persona no embarazada. Una vez que aparecen, es común que los síntomas duren entre 2 y 4 semanas, siendo más habituales los siguientes:

  • Fiebre, que oscila entre unas décimas o valores más altos.
  • Dolor de garganta y de cabeza, debido a que el virus afecta a la mucosa de la faringe. Se producen amigdalitis y faringitis.
  • Cansancio general con fatiga extrema. Hay una sensación de pesadez de músculos y extremidades que impide la realización de actividades cotidianas.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos que es posible palpar en largas recorridos por el cuerpo. Las zonas más frecuentes en las que podemos observar esto son las axilas, el cuello y las ingles.

En algunas ocasiones, tanto el hígado como el bazo pueden inflamarse. El aumento de su tamaño hace que sean palpables en una exploración abdominal, cuando lo normal es que cueste encontrarlos mediante la exploración física.

Riesgos y consecuencias de la mononucleosis en el embarazo

En la mayoría de los casos, la mononucleosis es un cuadro que no produce complicaciones. Como hemos dicho, suele ser autorresolutivo y, tras unas semanas, los síntomas acaban desapareciendo.

Se trata de un cuadro tan benigno, que muchos ni siquiera son conscientes de que lo están padeciendo, y la infección transcurre sin ningún problema. Eso explica la inmunidad que se adquiere en la adultez sin saber el momento preciso en que se generó.

Sin embargo, en el caso de las embarazadas hay que tomar algunas precauciones. Tanto el citomegalovirus como el virus de Epstein-Barr pueden pasar al feto a través de la placenta.

El desarrollo del bebé en el vientre materno es una etapa muy delicada. Si un virus toma contacto durante la embriogénesis, pueden haber consecuencias graves. En el caso de la mononuclesosis del embarazo, el problema sobreviene cuando la madre adquiere la infección y no había pasado por ella antes.

El momento más delicado es el primer trimestre de la gestación. En esta etapa es cuando se están desarrollando todos los órganos del bebé.

Si la madre se infecta en el primer trimestre y lo transmite al feto, esto puede tener consecuencias fatales. Algunas de las secuelas que estos virus pueden producir en el bebé son la sordera y la microcefalia.

Además, el virus de Epstein-Barr se asocia a parto prematuro. Esto significa que aumenta las posibilidades de un adelantamiento del trabajo de parto, con la salida del bebé fuera del vientre antes de que esté preparado.

Parto prematuro por mononucleosis en el embarazo
El parto prematuro es una consecuencia de las infecciones por virus de Epstein-Barr en las embarazadas

Quizá te interese: Tipos de herpes

Prevención como regla general

Aunque la mononucleosis no suele ser una enfermedad grave, puede ocasionar graves efectos secundarios en el bebé durante el embarazo. Existen análisis que se realizan a las mujeres embarazadas, en los que se puede saber si ya ha generado inmunidad frente a ese tipo de virus.

En caso de que la mujer embarazada no haya pasado la infección, deberá extremar las precauciones. Tendrá que tener mucho cuidado a la hora de estar cerca de personas con síntomas compatibles y lo ideal sería que no comparta objetos de uso personal.

Por otro lado, en caso de notar cualquier síntoma compatible, deberá acudir lo antes posible al especialista. A mayor premura en el diagnóstico, menores serán las posibilidades de que el feto resulte afectado.

  • Ebell MH. Epstein-Barr Virus Infectious Mononucleosis. Am Fam Physician. 2004 Oct 1;70(7):1279–87.
  • Ramanah R, Sautière J-L, Maillet R, Riethmuller D. Urgencias quirúrgicas no obstétricas durante el embarazo. EMC - Ginecol. 2011 Jan 1;47(2):1–18.
  • FICA, ALBERTO. "Síndrome de mononucleosis infecciosa en pacientes adolescentes y adultos." Revista chilena de infectología 20.4 (2003): 235-242.
  • Ebell, Mark H. "Mononucleosis infecciosa." (2016).
  • Barrantes, Eduardo Chacón. "Virus Epstein-Barr y Mononucleosis infecciosa: un viejo conocido." Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica 67.591 (2010): 15-18.
  • Vargas Viveros, Pablo, Rafael Hurtado Monroy, and José Ángel Villalobos Alva. "Esplenomegalia." Revista de la Facultad de Medicina (México) 56.2 (2013): 37-45.
  • Azofeifa-Soto, Rodrigo. "CMV y Embarazo." Acta Académica 46.Mayo (2010): 243-250.
  • Zerna-Bravo, Cruz, et al. "Identificación de factores de riesgo de parto pretérmino. Caso Hospital Enrique C. Sotomayor//Identification of risk factors for premature delivery of newborns at Hospital Enrique C. Sotomayor." Ciencia Unemi 11.26 (2018): 134-142.
  • Mejias Quintero, Mileidy Egleet, José María Huertas González, and Haidar Salem Salem. "Citomegalovirus y embarazo: reporte de dos casos clínicos." Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia 62.1 (2016): 77-83.