Myobrace: tratamiento de ortodoncia preventiva

El Myobrace es un método de ortodoncia preventiva que permite actuar sobre las causas que ocasionan los problemas de mordida. Entérate de qué se trata.
Myobrace: tratamiento de ortodoncia preventiva
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 22 agosto, 2021.

Última actualización: 22 agosto, 2021

La presencia de hábitos disfuncionales durante la infancia afecta el normal desarrollo orofacial. Myobrace es una opción para actuar de manera temprana y resolver estas situaciones que podrían generar problemáticas bucales más serias en el futuro.

El apiñamiento dental y las malformaciones maxilares muchas veces se deben a malos hábitos de los niños que impiden el desarrollo adecuado de las estructuras bucales. La respiración bucal, la deglución atípica y la succión del dedo son los ejemplos más comunes. La hipotonía labial y la incorrecta posición de la lengua también son situaciones nocivas que alteran el crecimiento orofacial.

Poder corregir estas costumbres perjudiciales de manera temprana favorece el óptimo desarrollo facial. Este es el fundamento de la ortodoncia preventiva, que actúa antes de que la cara y la mandíbula hayan terminado de crecer. Así se busca evitar la evolución a maloclusiones y problemas más graves.

El sistema Myobrace es una alternativa de tratamiento precoz que permite eliminar los hábitos nocivos y normalizar las funciones de la boca. En este artículo te contamos cómo funciona, cuáles son sus ventajas y en qué situaciones se utiliza.

¿En qué consiste Myobrace?

Como ya adelantamos, el sistema Myobrace es un tratamiento preventivo que actúa sobre las causas que podrían originar maloclusiones en el futuro. Se utiliza durante la niñez y al favorecer el crecimiento y desarrollo natural de los maxilares evita problemáticas más serias y difíciles de tratar.

Consiste en una serie de accesorios intraorales removibles que se emplean durante 1 o 2 horas cada día y luego durante la noche, mientras el niño duerme. Existen diversos tamaños y diseños según la edad del paciente, el tipo de dentición y la problemática a solucionar.

Con el uso de estos aparatos es posible corregir los malos hábitos orales y ejercer fuerzas ligeras que estimulan el crecimiento adecuado de los maxilares. Esto permite el desarrollo natural de la boca y la correcta alineación de los dientes. Y, en muchos casos, se evita la necesidad de brackets y otros tratamientos más complejos.

El sistema, además, propone un programa de educación del paciente que busca corregir los malos hábitos miofuncionales. Consta de ejercicios y actividades para la lengua, los labios, las mejillas, de respiración y de deglución, que han de realizarse durante el uso de los aparatos.

Objetivos del tratamiento con Myobrace

El objetivo que persigue el sistema Myobrace es equilibrar la musculatura orofacial, modelando los maxilares y corrigiendo problemáticas funcionales. De esta manera, mejora la relación entre las arcadas, el desarrollo óseo es adecuado y los dientes tienden a alinearse y posicionarse mejor de manera natural.

A continuación, detallamos algunos de los propósitos de este tipo de sistema:

  • Corregir los malos hábitos orales: se enseña a los niños a respirar por la nariz, tragar de manera correcta, reposar la lengua de modo adecuado con apoyo en el paladar y mantener los labios juntos.
  • Favorecer el desarrollo adecuado de los maxilares: con las funciones corregidas y la acción de ligeras fuerzas que ensanchan y estimulan los maxilares, se busca el crecimiento completo de los huesos hasta su tamaño adecuado.
  • Alinear los dientes: al contar con espacio suficiente por el correcto desarrollo de los maxilares, los elementos dentarios se pueden posicionar de manera natural. La ausencia de fuerzas musculares nocivas durante las funciones también evita las malposiciones dentarias.
  • Optimizar el desarrollo armónico de la cara.
  • Promover hábitos alimenticios saludables
  • Mejorar la salud bucodental y general del paciente.
Sistemas de ortodoncia.
Los sistemas de ortodoncia son cada vez más variados y hay diversas opciones, según las necesidades del paciente.

Indicaciones del sistema Myobrace

El uso del sistema Myobrace es útil para aquellos niños que presentan hábitos disfuncionales asociados a la aparición de maloclusiones. Su indicación puede hacerse tan pronto como se diagnostique el problema oral.

Los tratamientos suelen empezar alrededor de los 4 y 5 años, pudiendo usarse durante toda la infancia, mientras los maxilares se están desarrollando. Si se utilizan antes de los 12 años su efectividad es mayor.

Como mencionamos, están indicados para corregir y solucionar los hábitos y costumbres nocivas que predisponen a problemas de mordida. También son adecuados para tratar maloclusiones moderadas, apiñamientos, faltas de espacio y sobremordidas.

El odontólogo será quien valore la situación del paciente y las necesidades del caso clínico para determinar si es posible y beneficiosa esta terapéutica. Un condicionante del uso de este tipo de aparatos es que la dentición del paciente quepa en la férula y pueda mantener la boca cerrada contactando ambos labios. Si esto no es posible, se deberá esperar o buscar otro tipo de aparatología.

Myobrace también está indicado para tratamientos de niños que se resisten al uso de brackets. Al existir una amplia variedad de diseños, se pueden usar para diferentes problemáticas y en un amplio rango etario.



Ventajas de Myobrace

Una de las principales ventajas del sistema Myobrace es su uso durante la infancia, incluso desde antes que terminen de salir los dientes permanentes. El abordaje temprano permite corregir los hábitos disfuncionales y aprovechar el crecimiento de los huesos para su desarrollo adecuado.

Además, este tipo de ortodoncia preventiva otorga al paciente varias ventajas:

  • Tiempo: se consiguen grandes cambios en poco tiempo. Además, comenzar el tratamiento antes de que se termine de instalar el problema es un gran beneficio. Pues se evita la necesidad de terapéuticas más largas e incómodas en el futuro.
  • Estética: para muchos pacientes, el hecho de usar aparatos afecta su aspecto físico. Las férulas del sistema Myobrace están confeccionadas con materiales especiales que le otorgan poca visibilidad y pueden pasar desapercibidas. Además, el paciente solo las utiliza un par de horas al día, pudiendo hacer su vida con normalidad el resto del tiempo.
  • Comodidad: este sistema de férulas removibles le permite al paciente retirarlas de su boca cuando quiera. Así el niño puede comer, hablar e higienizar su boca con normalidad.
  • Higiénico: el paciente se quita las férulas para higienizarlas. Además, el niño puede cepillarse los dientes y usar enjuagues e hilo dental de la manera habitual. De esta manera, es un tratamiento fácil de mantener y que evita el acúmulo de placa bacteriana.
  • Poco invasivo: la simplicidad de las férulas evita los trastornos que ocasionan los clásicos aparatos con alambres, arcos y brackets. Estas características evitan el acúmulo de placa bacteriana y el mayor riesgo de caries, gingivitis y lesiones de las mucosas que se asocian con la ortodoncia.
  • Económico: es un sistema bastante económico y con una adecuada relación costo-tiempo-beneficio. Los tratamientos de ortodoncia convencional suelen durar varios años y tienen un elevado precio.
  • Resultados predecibles: al confeccionar las férulas del sistema Myobrace se utiliza tecnología especial que permite visualizar los cambios que se producirán en el paciente durante el tratamiento. De esta manera, se puede calcular el tiempo estimado de la terapéutica y los resultados a esperar.

Etapas de Myobrace

El tratamiento con Myobrace permite corregir los hábitos disfuncionales y actuar sobre maxilares y piezas dentarias a medida que van creciendo. Para esto es necesaria la combinación de varias férulas que intervendrán en la boca de diversas maneras.

Al tratarse de dispositivos removibles, el éxito depende mucho del cumplimiento y la responsabilidad del paciente. La capacidad y la motivación que tenga el niño para corregir sus hábitos también influye en los resultados obtenidos.

Es así que la duración del tratamiento y los logros que se obtienen dependen de cada caso en particular. El proceso terapéutico implica varias fases en las que el niño deberá usar el aparato todos los días durante una hora diurna y en las horas de sueño, al dormir.



Etapa 1: corrección de hábitos nocivos

En esta etapa se enseña al paciente a practicar las funciones orales de manera adecuada y corregir los hábitos nocivos. En el proceso se utiliza un aparato de silicona flexible que se adapta a la forma del arco dental.

El niño aprende a respirar por la nariz en vez de hacerlo por la boca y a colocar la lengua apoyada en el paladar durante su reposo. También se le enseña a tragar de manera correcta y mantener los labios juntos cuando no se esté comiendo o hablando.

Al desarrollarse las funciones orales de manera adecuada hay más posibilidades de que los maxilares crezcan del tamaño adecuado. Esto permite que haya espacio suficiente para la alineación correcta de las piezas dentarias, evitando apiñamientos y malposiciones.

Dentista tratando a un niño.
Es importante que el sistema de ortodoncia se enmarque en una atención integral del niño en el dentista.

Etapa 2: desarrollo del arco dental

Muchas veces, junto con la corrección de los hábitos, es necesario estimular un desarrollo adicional de los maxilares. Ensanchar los arcos dentales permite conseguir el espacio suficiente para la adecuada ubicación de los dientes y la lengua.

Para lograr este estímulo en el crecimiento se le agrega a la férula de silicona una estructura extra. Este aditamento ayuda a expandir y dar forma al arco dentario para generar un mayor espacio.

Etapa 3: alineación de las piezas dentarias

Cuando termina la erupción de las piezas definitivas puede ser necesario alinear los dientes en su posición natural. De esta manera, se logra una correcta posición de los elementos dentarios en la arcada y una sonrisa armónica.

El uso de las férulas en esta etapa debe ser rigurosa para obtener los resultados esperados. En casos en los que no haya una conducta muy responsable con el tratamiento o los requisitos individuales del paciente lo ameriten, la alineación final se puede realizar utilizando brackets. De todos modos, su uso será mucho más reducido que en un tratamiento convencional.

Etapa 4: retención y mantenimiento

La última etapa del tratamiento con Myobrace es la retención. Con esta fase se busca mantener lo logrado durante el resto del proceso terapéutico.

Para esto es necesario el uso de férulas firmes durante un período más. De esta manera, se mantienen los buenos hábitos orales y se evitan recaídas.

Abordajes tempranos

Pensar en un tratamiento de ortodoncia para niños muchas veces genera preocupación e incluso ansiedad en los padres. Pero prolongar la decisión hasta que los pequeños terminen de cambiar todas las piezas dentarias puede suponer un daño irreversible en su boca y rostro.

Por esta razón, abordar las problemáticas orales de manera temprana es fundamental para mejorar la calidad de vida del pequeño. Además, un tratamiento precoz permite mejores resultados y los procedimientos son más cómodos y rápidos.

Ahora ya sabes que Myobrace es una alternativa para solucionar los problemas de mordida aún antes de que estos se terminen de desarrollar. Se puede actuar sobre las causas que los originan tan pronto como estas se detecten.

Llevar a los niños de manera periódica al odontopediatra es fundamental para detectar cualquier problemática a tiempo. Así se puede buscar una solución acorde e inmediata que cuide la salud de los más chicos.

Te podría interesar...
Principales problemas dentales en niños
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Principales problemas dentales en niños

Los problemas dentales en niños afectan la calidad de vida de los más chicos. Entérate cuales son los más frecuentes y a qué se deben.



  • Gökçe, B., & Kaya, B. (2016). Current approaches in myofunctional orthodontics. Journal of Musculoskeletal Disorders and Treatment2, 022.
  • da Cunha Busquet, P., de Jesus Portelinha, D., da Costa, M. L., & de Paula, V. D. A. C. (2021). How the myobrace appliance works: Advantages and disadvantages. Journal of Dental Problems and Solutions8(1), 019-023.
  • Rautela, M., Aeron, H., & Dhawan, P. (2017). MYOBRACE; FROM BRACES TO NO BRACES. Guident10(9).
  • Kizi, G., Ventura, I., Barata, R., Ribas, D., & Castaño Sequeir, A. (2017, June). Early treatment of a class III malocclusion with the myobrace system: clinical case. In 2nd International Congress of CiiEM-Translational Research and Innovation in Human and Health Science.
  • Bernal, K., Quirós, O. J., & Quirós, J. (2017). Tipos, indicaciones y uso de trainers, Myobrace. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatria [revista en Internet]10.
  • Aggarwal, I., Wadhawan, M., & Dhir, V. (2016). Myobraces: Say No to Traditional Braces. Int J Oral Care Res4(1), 82-5.
  • Achmad, H., & Auliya, N. (2021). Management of Malocclusion in Children Using Myobrace Appliance: A Systematic Review. Annals of the Romanian Society for Cell Biology, 2120-2136.
  • Nagda, S. C., & Dixit, U. B. (2019). Current Evidence on the Effect of Pre-orthodontic Trainer in the Early Treatment of Malocclusion. IOSR Journal of Dental and Medical Sciences18(4), 23-6.
  • Elnaili, S. A., Bushwigeer, S. S., & Alzway, A. A. (2019). Myobrace as an alternative to conventional orthodontics treatment.