¿Necesitas un psicólogo? 4 razones que responderán tu pregunta

Aunque también podemos desahogarnos con amigos, el psicólogo es un profesional que escuchará nuestros problemas sin emitir juicios de valor al respecto y que nos ayudará a sacar lo que llevamos dentro.
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 06 marzo, 2021.

Escrito por Katherine Flórez, 07 junio, 2017

Última actualización: 06 marzo, 2021

Hay momentos en los que notamos con claridad un malestar emocional y por ello, no nos resulta extraño tomar la decisión de ir al psicólogo para ponerle remedio. Sin embargo, ¿qué pasa cuando no podemos ver las señales de que necesitamos ayuda?

A diferencia de lo que se suele creer, para ir al psicólogo no hace falta estar pasando o haber tenido un problema grave. Tampoco hace falta esperar a que el problema escale a un punto insostenible tanto para uno mismo como para otros. En realidad, se puede ir al psicólogo para analizar y poner en perspectiva diversas situaciones comunes, como puede ser la organización del trabajo o el estudio, las relaciones familiares, las amistades, las aspiraciones, etc.

Poner las cosas en perspectiva, con ayuda profesional, puede contribuir sobremanera a nuestro crecimiento personal y a la mejora de diversos aspectos de nuestra vida, no solo una cuestión puntual, como un conflicto, por ejemplo.

Psicóloga con paciente durante una sesión de terapia.

Las personas tienen pensamientos muy diferentes con respecto a este profesional. Aún hoy en día, hay personas que piensan que se trata de un experto en “gente loca” y poco más. Es partir de esto que surgen las confusiones e incluso el temor de conversar con uno de estos (al menos, en una sesión privada).

No obstante, esto no podría hallarse más lejos de la realidad. Un psicólogo es una persona previamente capacitada en todos los campos relativos a la psicología. Se encarga de analizar la conducta humana en diversos estadios, como:

  • El pensamiento.
  • Las emociones.
  • El aprendizaje.
  • Diferentes trastornos.

Por otra parte, este no es un confesionario similar al de las iglesias o la ley. Tampoco podemos esperar que el psicólogo nos revele los maravillosos secretos para solucionar la vida.

El rol de este profesional se centra en una conversación recíproca que, por medio de diversos consejos y preguntas, permitirá al paciente revelar qué acontece, ya sea para bien o para mal, y cómo puede llegar a solucionarse.

No es fácil decidirse a la hora de decidir concertar una visita o varias al psicólogo. Aunque para algunas personas puede resultar algo trivial, sigue siendo un paso complejo.

Debe tomarse una decisión y, con cabeza fría, asimilarlo, a pesar de la dificultad que pueda suponer. Es muy probable que necesitemos reflexionar al respecto. Para hacer las cosas un poco más fáciles, les expondremos una serie de razones, las cuales permitirán encaminar mucho mejor la idea de asistir donde este.

1. Un apoyo libre de prejuicios

Psicólogo brindando apoyo a un paciente en terapia.

Aunque los seres queridos (amigos, pareja y familiares) puedan brindar una escucha activa y apoyo emocional, su contribución nunca será la misma de un profesional de la salud mental. Esto es porque el profesional está capacitado para ofrecer una escucha activa, sin emitir juicios, ofrecer orientaciones y realizar intervenciones para abrir y cerrar procesos.

Todo ello, con el fin de ayudar a la persona a llegar -con sus propias herramientas- a lo que considere que es la solución del problema que le inquietaba y le causaba malestar.

¿Hay que menospreciar la ayuda de los seres queridos? No. Simplemente hay que diferenciarla de la ayuda profesional y reconocer cuáles son sus aportes y sus respectivos límites.

2. Consejos de calidad

Existe la posibilidad de optar por dirigirse a un amigo o conocido para desahogarse, pedir opinión y consejo, pero, a pesar de su buena voluntad y disposición, esto no siempre es lo que necesitamos para ordenar nuestro pensamiento, tomar una decisión asertiva, aplicarla y avanzar.

La ventaja del psicólogo es esa. En caso de ofrecer una opinión o un consejo relativo al problema o la temática planteada, este será puntual, profesional y serio. Es decir, ofrecerá un consejo u orientación basado en un análisis objetivo de la situación y la persona, y no a partir de vivencias personales o afectos que puedan viciar y dificultar el proceso de crecimiento del paciente.

3. Problemas para expresarse

Con expresarse, no se hace referencia, como tal, a hablar ante las demás personas. Aunque tiene un poco de ello, en este sentido se hace énfasis en sacar lo que se lleva dentro.

Asistir a varias sesiones con el psicólogo contribuirá a conseguirlo. De manera paulatina, los miedos, problemas, responsabilidades y otro tipo de cosas similares, irán saliendo a flote.

4. Espacio personal

Mujer en la consulta del psicólogo

Una razón de mucho peso para querer visitar al psicólogo es el espacio personal. Aunque pueda parecer algo ilógico, acudir a este tipo de secciones es una excelente manera de regalarse tiempo a uno mismo.

Al tratarse de un guía de la conducta humana, este contribuye en el conocimiento de uno mismo y puede terminar siendo un gran apoyo (claro está, sin salirse del rol profesional).

Un problema muy común en las personas se presenta cuando prestan mayor atención a otros que a sí mismos. Por esta y otras muchas razones, una buena sesión de psicología no está de más.

Hay que empezar a quitarse los prejuicios sobre los psicólogos. Todo el mundo tiene sus miedos o pequeños problemas que, aunque no nos demos cuenta, pueden afectar a nuestro día a día y en definitiva a nuestra felicidad. Hay que respetar las decisiones de los demás y, sobre todo, el papel imprescindible que llevan a cabo estos profesionales.

Te podría interesar...
6 trastornos psicológicos que puedes adquirir a lo largo de tu vida
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 trastornos psicológicos que puedes adquirir a lo largo de tu vida

Los trastornos psicológicos implican conjuntos de síntomas que causan malestar emocional y alteran la conducta 'normal'. Te presentamos algunos de ...



  • Duquesne, J., & Loch, J.-M. (2010). Psicología Social. Revista Española de La Opinión Pública. https://doi.org/10.2307/40182425
  • Piaget, J., Capítulo, P., La, I., De, E., & Pedagogía, L. (1972). Psicología Y Pedagogía. Libreria Digital.
  • WINOGRAD, M., & JABLONSKI, B. (2012). Psicologia clínica. Volume 24; No1.