Todo lo que necesitas saber para llevar una crianza paralela saludable

Ante un divorcio nos surgen dudas sobre cómo será la crianza de los hijos. Sobre todo si no quieres volver a hablar con tu ex. Para ello existe una opción: la crianza paralela.
Todo lo que necesitas saber para llevar una crianza paralela saludable
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz el 05 octubre, 2021.

Escrito por Ana Núñez, 05 octubre, 2021

Última actualización: 05 octubre, 2021

Terminar una relación cuando hay niños de por medio requiere de un gran esfuerzo del padre y de la madre por el bienestar de los hijos. Si la separación ha sido complicada y en lo inmediato no quieres saber nada de tu expareja, les tocará hacer frente a una crianza paralela saludable.

Se recurre a ella cuando la capacidad de comunicarse entre los progenitores ha quedado fracturada. A su vez, ninguno está dispuesto a sacrificar el derecho a ejercer la paternidad o la maternidad.

Quienes están atravesando una situación similar deben saber que existen opciones para continuar el vínculo. Conoce aquí de qué se trata y cuáles son los mecanismos que te permiten llevarla a cabo.

¿Qué es la crianza paralela?

Esta forma es una opción de crianza que privilegia el derecho de los hijos a relacionarse con sus padres. Busca un punto de equilibrio que les permita a los adultos arribar a acuerdos sin tener que verse en persona. O, de ser necesario, realizarlo en el menor tiempo posible y con presencia de terceros que sirvan para neutralizar cualquier evento desagradable.

La idea es que tanto el padre como la madre puedan ejercer su rol en espacios diferentes y sin interferencia del otro. Así, se reduce la interacción cuando se ha terminado de mala manera y no creen que sean capaces de entablar una conversación sin generar un conflicto.

Principales diferencias entre la crianza compartida y la crianza paralela

Ambas crianzas respetan y se enmarcan en los términos legales aprobados en la Convención de los Derechos de los Niños de 1989, siempre en pro de sus beneficios. Aunque tienen nombres similares, estos métodos se pueden distinguir porque tienen unas características particulares que te vamos a explicar.



Crianza compartida

En la crianza compartida los padres logran convivir en armonía, a pesar de estar separados o divorciados. La comunicación con los hijos no está condicionada por terceros y se mantiene una relación familiar cordial y cooperativa.

Pueden celebrar juntos el cumpleaños de los niños u otros compromisos, como los escolares. En términos generales, conllevan una relación sin tropiezos. Solo se ha roto el lazo amoroso de pareja, pero los padres pueden incluso llegar a ser amigos.

Bajo este tipo de crianzas, los hijos no sienten las tensiones. El ir y venir entre una casa y otra se vuelve parte de la cotidianidad y hasta se acostumbran a tomar las decisiones en conjunto.

Hija de padres divorciados.
La experiencia del divorcio en una familia con hijos debería considerar que los más pequeños tienen derechos que exceden a la situación de los adultos.

Crianza paralela

En la crianza paralela, ante la incomunicación de los adultos, puede ser necesaria la intervención de un tribunal de menores que ordene legalmente los derechos y los deberes que se tendrán sobre los hijos. Es una situación que obliga al acatamiento, en función de lo que dicten las leyes. Se piensa en la protección de los niños y en no vulnerar sus emociones.

Una de sus finalidades es evitar el contacto de los padres para disminuir las situaciones que desencadenen peleas delante de los hijos. No estresarlos sin necesidad o por inmadurez del adulto se convierte en una meta.

Los padres podrán tomar decisiones en los turnos en los que estén a cargo de los hijos. Tienen un tiempo estipulado para las visitas y se establecen también horarios y calendarios en función de las vacaciones escolares y decembrinas. De igual modo, se dividen las responsabilidades que tendrán a cargo entre semana.

Al principio y desde la incertidumbre de lo nuevo, puede parecer un método muy frío de crianza. Pero en realidad, podría ser la única solución sin generar heridas profundas a los más vulnerables.

Consejos para que todo salga bien

La crianza paralela es un ejercicio de amor y tolerancia. Es un gesto de madurez y solidaridad que sirve para demostrarle a nuestros hijos lo mucho que nos importan y lo que somos capaces de hacer por ellos.

Revisa estos consejos si crees que esta es la vía para conseguir una comunicación saludable:

  • Respetar los acuerdos previos y no cambiar de parecer de manera intempestiva por capricho.
  • No hablar mal de la madre o del padre delante de los niños. Esto es para no generarles sentimientos confusos que puedan interferir en su desarrollo emocional.
  • Mantener una vía de comunicación con la expareja que evite el contacto físico y para asuntos estrictos sobre la crianza. Puede ser a través de notas de voz o por correo si ni siquiera se tolera la interacción de una llamada telefónica.
  • No emitir juicios de valor sobre el padre o la madre que busquen dañar la imagen moral ante sus hijos.
  • Planificar siempre en función de lo que sea más beneficioso para los hijos.
  • Crear un plan de actividades y delimitar las responsabilidades de cada uno.
Divorcio legal y custodia de los hijos.
La intervención legal en estos casos puede ser ineludible para proteger el bienestar de los hijos.



“]

La crianza paralela requiere equilibrio

Todos los consejos sobre crianza paralela que hasta ahora hemos mencionado, han estado bajo el enfoque del respeto. Se busca que ambos, padre y madre, valoren el desempeño que tiene cada uno ante sus hijos.

Porque el interés común que todavía conservan y por el que seguirán velando pese a las adversidades, es el desarrollo y el bienestar de los más chicos. Y para lograrlo, saben que deben hacerlo en conjunto.

Sin embargo, que este empeño por ver crecer a los hijos felices no signifique esconder una mala actuación de los progenitores. Por doloroso que nos resulte, en caso de que uno de los dos falle, cometa errores o se distancie sin justificación de sus compromisos con la crianza, no se debe minimizar el acto.

Como tampoco se puede sobreestimar o exagerar la imagen de un padre como responsable y abnegado, si en el fondo sabemos que no lo es. Todo en su justa dimensión.

Te podría interesar...
Tipos de divorcio y características
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Tipos de divorcio y características

¿Sabías que existen varios tipos de divorcio? En este artículo queremos que los conozcas, ya que cada uno de ellos es diferente. ¡Descúbrelo!