Si tú no lloras, tu cuerpo sí lo hará

Aunque te hayan dicho que llorar es de débiles, lo cierto es que es liberador. Si no lloras, es posible que las emociones te desborden y no te dejen ser feliz.
Si tú no lloras, tu cuerpo sí lo hará

Escrito por Raquel Lemos Rodríguez, 16 marzo, 2017

Última actualización: 17 mayo, 2021

Si tú no lloras, el cuerpo lo hará por ti. Porque si te esfuerzas tanto por aguantar, por contenerte y retener eso que está luchando por salir al exterior, al final terminarás explotando.

Las personas no están hechas para concentrar sentimientos y emociones que se podrían haber ahorrado, manifestado o soltado en su momento. ¿Quieres saber por qué?

Si tú no lloras, empezarás a sufrir

Si no lloras todo se acumula.
Constantemente suceden eventos que requieren que drenemos nuestros sentimientos.

El miedo a cómo reaccionarán los demás, qué dirán de ti o si te rechazarán provoca que guardes en el interior aquello que, tarde o temprano, saldrá por sí mismo.

Si no lloras, prepárate para sufrir y vivir una vida de tristeza, desolación, angustia… Además, si te guardas cada cosa, no estarás transitando por el camino correcto. No obstante, puedes cambiar este patrón de conducta para que no sea así.

Un ejemplo:

  • Imagina que tu pareja pone cada día los pies en la mesa. No le has dicho nada quizás porque, en un principio, quisiste creer que no te molestaba.
  • ¿Qué ocurre cuando termina la fase del enamoramiento? La realidad azota, y aquello que antes pasaba desapercibido; ahora te irrita.
  • Sin duda, algo que harás será culpar a la otra persona. De forma esporádica lanzarás un “Sabes que no me gusta” o una simple mala cara para darle a entender lo que te disgusta.
  • Sin embargo, si no se produce ningún cambio a favor, aguantarás y aguantarás. Seguirás poniendo malas caras hasta que un día, por cualquier cosa, explotarás.

El error de esto ha sido hacer que no te molestaba algo que sí lo hace. Pero que no lo manifestaste en el momento oportuno considerando que, tarde o temprano, esto dejaría de suceder. Aquí se está ante una equivocación generada por el mundo de las expectativas.

El cuerpo te alerta cuando no estás bien

Como bien certifica un estudio desarrollado por varios investigadores de la Universidad de Rochester (Estados Unidos), si has adoptado como forma de vida el hecho de soportar, absorber y guardarte para ti lo que sientes; el cuerpo empezará a alertarte.

Dolores de cabeza recurrentes, malestares estomacales, eccemas o cualquier otro problema puede ser una llamada de atención de que algo no está bien. Por este motivo, es importante no ignorar los síntomas aunque no sepas qué es lo que ocurre porque, en ocasiones, es fruto de una experiencia pasada que no se recuerda.

Si te está limitando la vida, tienes períodos de ansiedad o estás mal la mayor parte del tiempo sin ser feliz, escucha al cuerpo. A través de él podrás analizar el asunto.

En este sentido, el cuerpo no reacciona porque sí. Cuerpo y mente están conectados. Y, si no indagas, buceas en el interior y das con lo que tanto daño te está haciendo, el malestar estomacal puede transformarse en eccema, el eccema en un problema de circulación y este en una dermatitis del cuero cabelludo.

De esta forma, a medida que ignores sus señales, irá mostrándote otras hasta que pongas punto final a lo que tanto te está haciendo infeliz.

Creencias, traumas y experiencias

Si no lloras puede que requieras ayuda.
La compañía en estas situaciones nunca está de más.

Los problemas vienen dados por creencias, traumas y vivencias que uno no ha tenido la opción de elegir, instalar en la mente o experimentar. Sin embargo, lejos de lo que quizás piensas, lo cierto es que pueden ser una oportunidad para abrir los ojos, aprender y soltar.

Ese miedo a decir “no” puede provenir de una creencia o un trauma que hayas venido arrastrando desde que eras pequeño.

Según describe una investigación publicada por el Journal of Traumatic Stress, ese temor a decir lo que sientes en el momento en que así lo notas puede ser debido a una experiencia negativa que te haya provocado una baja autoestima y falta de confianza en ti mismo.

No te sometas a esto. No tienes por qué conformarte. Cada trauma y experiencia es una oportunidad para convertirte en quien de verdad quieres ser.

Así pues, recuerda: si no lloras, el cuerpo sí lo hará. Así que lo mejor es que aprendas a hacerlo cuando lo necesites para liberarte de cualquier tipo de malestar. ¿Estás preparado para elegir la salud en vez de la desdicha?

Te podría interesar...
Llorar en el embarazo: ¿cómo puede influir a tu bebé?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Llorar en el embarazo: ¿cómo puede influir a tu bebé?

Llorar en el embarazo es algo muy común, ya que en esta etapa las madres se vuelven más sensibles. Sin embargo, esto puede ser perjudicial para tu ...



  • Chapman, BP, Fiscella, K., Kawachi, I., Duberstein, P. y Muennig, P. (2013). Supresión de las emociones y riesgo de mortalidad durante un seguimiento de 12 años. Revista de investigación psicosomática, 75 (4), 381–385. https://doi.org/10.1016/j.jpsychores.2013.07.014
  • Cloitre, M., Stovall-McClough, C., Zorbas, P. y Charuvastra, A. (2008). Organización del apego, regulación de las emociones y expectativas de apoyo en una muestra clínica de mujeres con antecedentes de abuso infantil. Journal of Traumatic Stress, 21 (3), 282-289. https://doi.org/10.1002/jts.20339