Nuevo brote de viruela del mono: ¿qué sabemos de este virus?

A principios de mayo de 2022 se reportó un nuevo brote de viruela del mono en Reino Unido. Veamos qué se sabe al respecto y en qué consiste la infección.
Nuevo brote de viruela del mono: ¿qué sabemos de este virus?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 18 mayo, 2022

La viruela del mono se detectó por primera vez en 1958 en colonias de monos que se utilizaban para la investigación. Se trata de un Orthopoxvirus zoonótico que infectó por primera vez a un ser humano en la República Democrática del Congo en 1970. Las últimas semanas se ha reportado un nuevo brote de viruela del mono en Reino Unido, Portugal y España.

La mayoría de los casos notificados en humanos se concentraban hasta el momento en África Central y Occidental. Fuera de estas áreas, la transmisión eran muy rara, aunque ya habían ocurrido brotes en 2003 en Estados Unidos y de nuevo uno más pequeño a finales de 2021. Veamos qué se sabe sobre el nuevo brote de viruela del mono de este 2022 y qué tan grave podría ser en el futuro próximo.

¿Qué sabemos sobre el nuevo brote de viruela del mono?

El 7 de mayo de 2022 se reportó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) un caso de viruela del mono en una persona que regresó al Reino Unido luego de un viaje a Nigeria. El paciente en cuestión desarrolló las primeras erupciones el 29 de abril de 2022 y había ingresado a Reino Unido el 4 de mayo. Ese mismo día acudió al hospital y el caso se aisló inmediatamente.

También se contactaron a las últimas personas que estuvieron con el paciente y se les ha hecho un seguimiento periódico desde entonces. Por el momento, ninguno ha manifestado síntomas. Sin embargo, desde el 7 de mayo hasta el 15 de mayo de 2022, el Punto Focal Nacional del RSI del Reino Unido había confirmado un total de 7 casos.

Ninguno de estos casos tienen relación con el primero reportado. Tampoco con quienes tuvieron contacto con el primer paciente (al menos que se sepa hasta hora).

El miércoles 18 de marzo de 2022, Margarida Tavares, directora del Programa Nacional de Infecciones de Transmisión Sexual e Infección por VIH de la Dirección General de Sanidad de Portugal, confirmó 5 casos en el país y más de una docena bajo sospecha.

De igual forma, el Ministerio de Salud de España anunció el 18 de marzo de 2022 que estudiaba 8 posibles casos de viruela del mono en el país; todos ellos en hombres y concentrados en la Comunidad de Madrid.

Desde enero de 2022 hasta el 30 de abril de este mismo año, el Centro para el Control de Enfermedades de Nigeria (NCDC) había confirmado un total de 15 nuevos casos allí.

Hasta el momento de escribir estas líneas, Reino Unido, Portugal y España son los únicos países que han reportado casos del nuevo brote de viruela del mono. Nigeria ya lidiaba con el brote, pues desde 2017 hasta el presente han acumulado un total de 558 confirmados. Las autoridades sanitarias evalúan a los sospechosos para informar brotes en otros países de la región.

Virus de la viruela del mono.
No hay elementos todavía para establecer que los contagios sean por una vía de rápido esparcimiento.

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela del mono es una zoonosis viral; esto es, un virus que se transmite a los humanos desde los animales. Los expertos lo consideran el principal Orthopoxvirus que afecta a las poblaciones humanas desde la erradicación de la viruela en la década de 1980.

El primer caso en un ser humano se reportó en la República Democrática del Congo (RDC) en medio de esfuerzos para erradicar la viruela en el país. Desde entonces, se han notificado brotes de viruela de simio en Camerún, Nigeria, República Centroafricana, Liberia, Costa de Marfil, Gabón y Sierra Leona.

Los casos reportados fuera de estos países están relacionados con viajes de turistas a ellos. Ya hemos mencionado los más conocidos: en EE. UU. en 2003 y 2021.

Se considera una enfermedad endémica de República Democrática del Congo.

El virus se transmite por medio del contacto directo con la sangre, los fluidos corporales o lesiones cutáneas o mucosas de animales infectados. Los simios no son los únicos que lo transmiten. Ardillas, lirones, ratas y otros roedores son potenciales vectores.

De humano a humano se trasmite a través del contacto cercano con secreciones respiratorias, lesiones en la piel de una persona infectada u objetos recientemente contaminados. También existe la viruela símica congénita, que es la infección que adquiere un feto por medio de la placenta de su madre.

El contagio a través de gotitas de partículas respiratorias requiere una exposición prolongada cara a cara. Los trabajadores de la salud y los familiares y cuidadores de los pacientes activos son quienes están en mayor riesgo.



¿Cuáles son los síntomas?

El periodo de incubación del virus oscila entre 5 y 21 días. Se distinguen en el proceso dos estados:

  1. Invasión.
  2. Erupción.

Durante la invasión (los primeros 5 días), el paciente desarrolla dolor de cabeza, fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, dolores musculares, falta de energía y dolor de espalda. La inflamación de los ganglios linfáticos, conocida como linfadenopatía, distingue la infección de otras similares (varicela y sarampión, por ejemplo).

Entre el tercer y cuarto día empiezan a manifestarse erupciones en la piel. Estas se concentran en el rostro, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Algunos pacientes las desarrollan también en los genitales, las mucosas orales y las mucosas conjuntivas.

El ciclo de las erupciones es el siguiente: máculas, pápulas, vesículas, pústulas y costras. Los síntomas suelen perduran entre 2 y 4 semanas.

Virus del mono en un primate.
La enfermedad se conoció por primera vez en simios. Luego hubo confirmación entre humanos en la década de 1970.

Aprende más sobre la Varicela


¿Qué tan grave es el nuevo brote?

La tasa de mortalidad del virus del mono oscila entre 0 y 11 %, aunque el porcentaje es mayor en niños pequeños, adultos mayores y personas con su sistema inmunitario comprometido. La mayoría de los casos son leves o moderados y con la atención médica adecuada, los pacientes se recuperan.

El nuevo brote de viruela de mono no difiere del virus catalogado hace más de 50 años. Todos los casos reportados hasta el momento se han mantenido estables; esto, considerando que el virus es menos agresivo que otros de la misma familia. A pesar de ello, las autoridades competentes están tomando las medidas necesarias para evitar que se sumen nuevos casos.

Te podría interesar...
Nuevo brote de hepatitis infantil: causas, síntomas, prevención y tratamiento
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Nuevo brote de hepatitis infantil: causas, síntomas, prevención y tratamiento

Un aumento en los casos de hepatitis aguda infantil aqueja a varios países europeos. La causa no se termina de conocer y hay preocupación.



  • McCollum, A. M., & Damon, I. K. Human monkeypox. Clinical infectious diseases. 2014; 58(2): 260-267.
  • Organización Mundial de la Salud (16 de mayo de 2022). Noticias de brotes de enfermedades; Monkeypox – Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Disponible en: https://www.who.int/emergencies/disease-outbreak-news/item/2022-DON381
  • Mwanbal, P. T., Tshioko, K. F., Moudi, A., Mukinda, V., Mwema, G. N., Messinger, D., ... & Esposito, J. J. (1997). Casos humanos de viruela de los monos en Kasai Oriental, Zaire (1996-1997). Eurosurveillance2(5), 33-35.
  • Di Giulio, D. B., & Eckburg, P. B. (2004). Human monkeypox: an emerging zoonosis. The Lancet infectious diseases4(1), 15-25.
  • Reed, K. D., Melski, J. W., Graham, M. B., Regnery, R. L., Sotir, M. J., Wegner, M. V., ... & Damon, I. K. (2004). The detection of monkeypox in humans in the Western Hemisphere. New England Journal of Medicine350(4), 342-350.
  • Likos, A. M., Sammons, S. A., Olson, V. A., Frace, A. M., Li, Y., Olsen-Rasmussen, M., ... & Damon, I. K. (2005). A tale of two clades: monkeypox viruses. Journal of General Virology86(10), 2661-2672.
  • Sklenovska, N., & Van Ranst, M. (2018). Emergence of monkeypox as the most important orthopoxvirus infection in humans. Frontiers in public health6, 241.