Oclusión de la arteria retiniana: ¿qué es y por qué ocurre?

04 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por Medicina Leonardo Biolatto
La oclusión de la arteria retiniana suele asociarse a patologías como la embolia y la aterosclerosis. Te explicamos por qué se produce y cómo se trata.

La oclusión de la arteria retiniana es una patología frecuente que afecta a la vista. La arteria retiniana es uno de los vasos sanguíneos encargados de suministrar sangre oxigenada a la retina.

La retina, por su parte, es una parte fundamental del ojo. Interpreta los estímulos luminosos y los convierte en nerviosos. Estos viajan a través del nervio óptico hacia el cerebro, lugar en el que se interpretan.

Por eso, cuando se produce una oclusión de la arteria retiniana suele perjudicarse de forma grave el sentido de la visión. Puede llegar a causar ceguera. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la patología y cómo se trata.

¿Qué es la oclusión de la arteria retiniana?

La oclusión de la arteria retiniana, como hemos mencionado, es una patología frecuente y grave. Se refiere, en concreto, al taponamiento de la arteria central de la retina. Según explica un artículo de la Sociedad Oftalmológica de la Comunidad Valenciana, provoca una pérdida de visión indolora que suele darse en un solo ojo.

Numerosas arterias se pueden ver afectadas por una oclusión. Por eso, conviene diferenciar entre la arteria retiniana central y la de la rama. La central cursa de forma más grave que la otra.

Cuando aparece esta patología es fundamental actuar con rapidez. La mayoría de los casos están asociados a un proceso de ateroesclerosis o a una embolia. Lo que hay que intentar es reestablecer el flujo sanguíneo de la retina. De lo contrario, si se mantiene la interrupción durante más de 24 horas es muy probable que el tejido se dañe de forma irreparable.

Retina y nervio óptico.
En la retina sucede la transformación de los impulsos luminosos en nerviosos, para llevarlos hacia el cerebro y ser interpretados.

¿Cuáles son sus síntomas?

La oclusión de la arteria retiniana se caracteriza por una pérdida brusca de visión. Suele ser indolora y afectar a un solo ojo. En algunos casos puede que la pérdida de visión sea apenas un defecto campimétrico (se pierde una parte del campo visual y no por completo).

Sin embargo, en otras situaciones la ceguera es total. Tal y como explica el Manual MSD, cuando la oclusión se ha producido de forma aguda se pueden apreciar unos signos muy típicos al realizar la oftalmoscopia.

Esta es una prueba que permite observar el interior del ojo. Lo que se percibe es que el fondo de ojo está pálido y opaco, con una mancha rojo cereza. Si la causa ha sido un émbolo, es posible incluso que se pueda apreciar el mismo.

También es importante explorar la reacción de las pupilas a la luz. La pupila del ojo afectado suele responder poco cuando se aplica luz de forma directa. No obstante, sí que se contrae de forma adecuada al iluminar el otro globo ocular.

Causas de la oclusión de la arteria retiniana

Las causas más frecuentes de la oclusión de la arteria retiniana son la embolia y la aterosclerosis. La embolia es un trombo originado en otra parte del cuerpo que se desplaza con el torrente sanguíneo. Cuando alcanza un punto en el que los vasos son más estrechos, dicho trombo no puede seguir hacia delante y obstruye.

En el caso de la oclusión de la arteria retiniana, es este vaso el que es obstruido por el émbolo. El trombo suele proceder de la arteria carótida interna. De hecho, es probable que sea consecuencia de un proceso aterosclerótico.

Lo que ocurre es que se desprende parte de la placa de colesterol. El trombo sigue el curso de la arteria carótida que se ramifica para dar lugar a la arteria retiniana. Ahí se enclava y provoca la interrupción del flujo.

Por otra parte, la aterosclerosis es una enfermedad muy frecuente que lleva al estrechamiento progresivo de las arterias. Se produce por la presencia de placas de ateroma compuestas por depósitos de colesterol y otras partículas.

Las placas ocupan la luz de las arterias. A medida que van creciendo, el diámetro se reduce. Por eso llega un momento en el que la obstrucción es tan grande, que la sangre no puede fluir de forma adecuada.

Factores de riesgo

Acabamos de ver que las principales causas de la oclusión de la arteria retiniana son la aterosclerosis y la embolia. Estas patologías, a su vez, presentan una serie de factores que aumentan el riesgo de padecerlas.

Según explica un artículo de la American Academy of Ophthalmology, los hombres son más propensos a sufrir la oclusión que las mujeres. Además, la incidencia aumenta a medida que se envejece. En concreto, el mayor pico de incidencia está entre los 60 y 70 años de edad.

Por otra parte, el tabaquismo y el colesterol alto en la sangre incrementan el riesgo de oclusión de la arteria retiniana. Lo mismo ocurre con la hipertensión arterial, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

Los trastornos de la sangre, sobre todo los relacionados con la coagulación, también actúan como agravantes. La vasculitis, que consiste en la inflamación de los vasos sanguíneos, puede considerarse un factor de riesgo.

¿Cómo se diagnostica?

Para poder diagnosticar la oclusión de la arteria retiniana es fundamental realizar una buena exploración e historia clínica. La pérdida de visión, como hemos visto, suele ser unilateral, aguda e indolora. Por lo tanto, es la primera indicación para sospecharlo.

Además, existen una serie de pruebas que ayudan a confirmar el diagnóstico. Por ejemplo, el fondo de ojo. Suele verse opaco y pálido, en lugar de visualizarse de forma normal las arterias cercanas a la retina.

La angiografía con fluoresceína es otra de las pruebas más útiles. La fluoresceína es una sustancia de contraste que se inyecta en los vasos sanguíneos. Con este método se observa que la arteria afectada no se tiñe.

Es posible que se realicen otras pruebas para averiguar cuál ha sido la causa de la oclusión. Sobre todo si se sospecha de una embolia. Así, mediante la ecografía Doppler de las arterias carótidas se puede descartar si existe o no un foco de trombos en ellas.

Examen ocular para oclusión de la arteria retiniana.
Los exámenes que se realizan ante la sospecha de una oclusión de este tipo incluyen el fondo de ojo, la angiografía y hasta una ecografía Doppler.

Podría interesarte: ¿Se puede reducir la presión intraocular para evitar el glaucoma?

Tratamientos para la oclusión de la arteria retiniana

La oclusión de la arteria retiniana es una urgencia médica. Según explica un estudio publicado en la Sociedad Canaria de Oftalmología, el manejo debe ser multidisciplinar. Es decir, se debe tratar tanto el cuadro como la causa. La mejoría espontánea es muy infrecuente.

El tratamiento debe instaurarse antes de las 24 horas de evolución de la oclusión. Se pueden emplear fármacos que ayuden a reducir la presión intraocular, como la acetazolamida o el timolol tópico.

Algunos médicos recomiendan emplear abordajes trombolíticos. Es decir, fármacos que ayuden a disolver el trombo que está produciendo la oclusión. El problema es que tienen poca eficacia a la hora de mejorar la agudeza visual.

También se puede intentar extraer el émbolo o parte del líquido ocular para promover que el coágulo se desplace del sitio de la obstrucción. Sin embargo, muchos pacientes no recuperan la calidad de la visión.

Descubre: Neuromielitis óptica o enfermedad de Devic: ¿de qué se trata?

La oclusión de la arteria retiniana es una urgencia

La oclusión de la arteria retiniana se presenta como una pérdida brusca de visión, indolora y que afecta a un solo ojo. Es más frecuente que ocurra en hombres de edad avanzada con factores de riesgo cardiovasculares. Por ejemplo, colesterol alto o hipertensión arterial.

Esta patología debe tratarse de forma urgente. Incluso así, en muchos casos es difícil que la visión se recupere por completo. Por ello, es fundamental que ante cualquier síntoma se acuda siempre de forma rápida al médico para minimizar los daños.

  • (No Title). (n.d.). Retrieved February 15, 2021, from http://sociedadcanariadeoftalmologia.com/wp-content/revista/revista-17/17sco06.htm
  • Oclusión Arterial Retiniana - SOCV - Sociedad Oftalmológica de la Comunidad Valenciana. (n.d.). Retrieved February 14, 2021, from https://www.socv.org/oclusion-arterial-retiniana/
  • Oclusión de la arteria central de la retinay oclusión de una rama de la arteria retiniana - Trastornos oftálmicos - Manual MSD versión para profesionales. (n.d.). Retrieved February 14, 2021, from https://www.msdmanuals.com/es/professional/trastornos-oftálmicos/enfermedades-retinianas/oclusión-de-la-arteria-central-de-la-retinay-oclusión-de-una-rama-de-la-arteria-retiniana
  • Symptoms and Risk of a Retinal Artery Occlusion - American Academy of Ophthalmology. (n.d.). Retrieved February 15, 2021, from https://www.aao.org/eye-health/diseases/eye-stroke-symptoms-risk