Todo lo que debes saber sobre la odontología preventiva

Si quieres tener tu boca sana y evitar tratamientos dentales incómodos y costosos, debes considerar la odontología preventiva. Entérate aquí.
Todo lo que debes saber sobre la odontología preventiva
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 20 julio, 2022

Algunas personas solo acuden al dentista cuando sienten dolor de muela o tienen alguna molestia en la boca. Pero debes saber que existe la odontología preventiva, una rama de esta especialidad que se anticipa a los problemas y evita las complicaciones.

No ir a las consultas odontológicas de manera habitual puede tener serias consecuencias en la salud. Las caries, las infecciones y otras afecciones bucales repercuten en las funciones orales, en la estética y en la calidad de vida de las personas. Y la mayoría de las veces se podrían haber evitado.

Además, solucionar las consecuencias de los problemas bucales que no se previnieron es mucho más costoso. Y los tratamientos también suelen ser más invasivos e incómodos.

La odontología preventiva intenta mantener la boca saludable para que pueda cumplir sus funciones sin ningún problema. Te contamos todo lo que debes saber sobre esta disciplina que te ayudará con la salud de tu sonrisa.

¿Qué es la odontología preventiva?

La odontología preventiva es una rama de esta ciencia que se enfoca en el cuidado de la boca para mantenerla sana. Una cavidad bucal saludable es capaz de ejercer sus funciones sin inconvenientes.

Masticar, comer, hablar, sonreír no serán un problema para alguien con la boca sana. Preservar todo el sistema bucal en equilibrio, sano y funcional es una búsqueda constante de la odontología preventiva. Así concentra sus acciones y prácticas en controlar aquellos factores que predisponen a la aparición de las enfermedades.

Entonces, la odontología preventiva aplica las medidas necesarias para impedir que surjan problemas bucales. Con algunas acciones simples pero sostenidas, es posible evitar caries, gingivitis, sarro, sensibilidad dental o la pérdida de dientes, por ejemplo.

La odontología preventiva recurre a exámenes y estudios de la cavidad oral, de los microorganismos y de los hábitos y costumbres del paciente para conocerlo y ayudarlo. Con estos datos es posible determinar todas las estrategias necesarias para mantener la boca sana.

Si bien el dentista es un protagonista clave en la prevención, también lo es el paciente. Muchas de las prácticas que mantienen la salud dependen de la propia responsabilidad y constancia.

Tipos de prevención

El objetivo principal de la odontología preventiva es promover, mantener y restaurar la salud oral y evitar que aparezcan enfermedades. De todos modos, debes saber que su acción se puede dividir en diferentes niveles.

Entonces, la prevención no solo se trata de evitar la aparición de las enfermedades, sino que también incluye los mecanismos que se implementan para detener su progreso, lograr la curación completa y disminuir las consecuencias.

Es así que se pueden distinguir los siguientes niveles de prevención:

  • Primaria: son las acciones que se realizan en personas que aún no presentan patologías orales para conservar su salud bucodental. Estas medidas buscan mantener el bienestar del paciente y evitar la aparición de las enfermedades.
  • Secundaria: esta fase se implementa cuando la prevención primaria ha fallado y aparece la enfermedad. Se busca identificar y diagnosticar el problema de manera temprana y realizar el tratamiento odontológico adecuado para frenar su avance. Con una intervención precoz disminuyen los daños y se evitan complicaciones o secuelas.
  • Terciaria: cuando la enfermedad ya se estableció y avanzó, se busca limitar los daños y subsanar sus consecuencias, evitando que surjan complicaciones asociadas. Se rehabilitan y sustituyen los tejidos lesionados o perdidos para recuperar la funcionalidad de la boca.

Es así que, si un paciente acude a la consulta con su boca sana, la odontología preventiva buscará conservar este estado de bienestar. Pero si la persona llega con una patología, intentará dar con un diagnóstico preciso y tratará y rehabilitará las lesiones lo antes posible. Además, se brindará toda la educación pertinente para evitar que el problema vuelva a aparecer.

Estudios de la odontología preventiva.
Algunos métodos complementarios sirven para que los profesionales establezcan el mejor plan de prevención en cada paciente.

Importancia de la odontología preventiva

La odontología preventiva trae muchos beneficios a la boca de las personas y a toda la población. Evita situaciones molestas, costosas, incómodas e incluso dolorosas.

Los niños son grandes beneficiarios de esta disciplina. El cuidado de las piezas dentarias desde edades tempranas es una manera de preservarlas sanas desde el momento en que erupcionan. Y también permite aprender sobre los hábitos que mantienen la salud oral.

Los adultos también pueden aprovechar las acciones de la odontología preventiva. Conservar sanos los dientes propios favorece el normal desarrollo de las funciones orales y mejora la calidad de vida.

Por otro lado, dado que el estado de la boca se relaciona con el resto del cuerpo, su cuidado mejora la salud general. Una cavidad bucal saludable evita repercusiones en otras partes del organismo.

Evitando problemas en la boca se reduce el riesgo de sufrir afecciones secundarias asociadas a una mala salud oral. Diabetes, osteoporosis, enfermedades del corazón, problemas respiratorios y cáncer pueden tener menos posibilidades de desarrollarse si la boca está en buenas condiciones.

Además, la odontología preventiva tiene un papel clave durante el embarazo. Mantener la boca de la madre sana durante la gestación disminuye el riesgo de padecer complicaciones como la preeclampsia, los nacimientos prematuros y el bajo peso al nacer.

Asimismo, cuidar la boca permite ahorrar tiempo y dinero en tratamientos dentales más complicados. Si no hay enfermedad, no hay nada que curar.



Beneficios de la odontología preventiva

Ya te hemos comentado la importancia de la odontología preventiva y de preservar la boca sana. A continuación, te contamos sus principales beneficios:

  • Reduce el riesgo de desarrollar caries dental, gingivitis, enfermedad periodontal, problemas de mordida y otras afecciones dentales más serias.
  • Promueve buenos hábitos de higiene oral, como el cepillado de dientes, el uso de hilo dental, de pastas y colutorios.
  • Detecta hábitos nocivos a tiempo y busca estrategias para eliminarlos.
  • Identifica los problemas dentales que aparecen de manera temprana, minimizando la necesidad de tratamientos.
  • Reduce el gasto en abordajes dentales.
  • Previene la aparición o las complicaciones de patologías sistémicas asociadas a la salud oral.
  • En los niños, evalúa el crecimiento y desarrollo de los maxilares y la salida de los dientes. En el caso de que haya algún indicativo de problemas de mordida, permite una solución temprana.

¿Qué procedimientos realiza la odontología preventiva?

La odontología preventiva se aplica en distintas situaciones que favorecen la salud oral. A veces es posible evitar la aparición de las enfermedades y otras veces es necesario detener su progreso.

Las prácticas que se realizan varían según el estado oral del paciente:

  • Enseñanza de la técnica de cepillado: educar al paciente sobre la importancia de higienizarse bien la boca y enseñarle a hacerlo de manera adecuada es clave para mantener la salud oral. El dentista brindará todas las recomendaciones sobre la técnica de cepillado, el uso del hilo dental, las pastas con flúor y los colutorios.
  • Asesoramiento sobre la alimentación adecuada y la importancia de reducir el consumo de azúcares.
  • Limpieza dental: consiste en la remoción de la placa bacteriana, el sarro y las manchas de toda la boca. Se recomienda hacerla cada 6 o 12 meses.
  • Sellantes: se trata de colocar un material de relleno en los surcos y las fisuras de las superficies de las muelas. De esta manera, se facilita la limpieza de estos elementos y se evita que queden retenidos gérmenes y restos de alimentos.
  • Flúor: al colocar este elemento en la cavidad bucal aumenta la resistencia del esmalte contra los ácidos de las bacterias y disminuye la proliferación bacteriana. Aplicar esta sustancia en el consultorio o indicarla al paciente para usarla en el hogar ayuda a prevenir las caries. E incluso las puede revertir en los estadios más tempranos de la enfermedad.
  • Diagnósticos tempranos: los exámenes orales, las radiografías y el uso de nuevas tecnologías, como el láser o las pruebas de saliva, permiten detectar caries y otras patologías de manera precoz.
  • Detección de cáncer: los exámenes de rutina sobre los tejidos blandos y duros de la boca y los autoexámenes del paciente permiten detectar cualquier lesión peligrosa a tiempo. En el caso del cáncer oral, los abordajes tempranos aumentan la sobrevida.
  • Abordaje para eliminar hábitos nocivos, como la succión de dedo, la respiración bucal, el uso prolongado de chupete o la deglución atípica. En adultos, la costumbre de mordisquear objetos, el tabaquismo o el alcoholismo.
  • Protectores bucales: realizar protectores bucales a medida para la práctica de deportes de alto impacto reduce el riesgo de sufrir las consecuencias de los traumatismos.
  • Ortodoncia: para evitar el progreso y las complicaciones de problemas de mordida o de dientes torcidos, son necesarios tratamientos de ortodoncia interceptiva o correctiva.
  • Derivaciones a especialistas que puedan tratar problemáticas puntuales cuando es necesario.

La odontología preventiva en los niños

La prevención en los niños tiene un papel fundamental. El cuidado de los primeros elementos dentarios favorece la salud bucal en el futuro.

La odontología preventiva comienza desde antes que el bebé nazca, atendiendo y acompañando la salud oral de la madre. Y enseñando a los futuros padres sobre los cuidados de la boca del niño cuando nazca.

Así, los papás y las mamás aprenderán a higienizar las encías y la lengua cuando aún no haya dientes. Y luego, cuando los haya, sabrán cómo cepillarlos, cuánta pasta de dientes usar y cada cuánto visitar al odontopediatra.

Evaluar el desarrollo de los maxilares y la erupción dentaria de manera periódica permite detectar cualquier problema a tiempo. Además, en las consultas odontológicas de rutina será posible detectar hábitos nocivos para la boca, como la succión de dedo, el uso prolongado del chupete o el biberón y la respiración bucal.

El cuidado de las piezas permanentes es una de las tareas más importantes de la odontología preventiva en los niños. El sellado de las muelas definitivas y las topicaciones con flúor permitirán mantener los nuevos dientes sanos.



La prevención en el hogar

Uno de los factores más importantes a la hora de prevenir los problemas en la boca es el propio cuidado. Los procedimientos que realiza el dentista solo cobran sentido si hay un compromiso del paciente en mantener su salud oral.

Cepillado de dientes para ayudar a la odontología preventiva.
Cepillar los dientes es una tarea simple que contribuye a que el paciente participe en la odontología preventiva.

Realiza una adecuada higiene oral

Cepilla tus dientes y encías después de cada comida o al menos 2 veces al día. Para esto, usa un cepillo de cerdas suaves y pasta dental con flúor. Procura limpiar todas las caras de todas las piezas dentarias.

Además, complementa la higiene utilizando hilo dental una vez al día. La seda te ayudará a retirar los restos de comida y la placa bacteriana que se acumula.

No olvides de cepillarte la lengua. Termina tu rutina de limpieza oral haciendo enjuagues con el colutorio que te recomiende tu dentista.

Mantén una alimentación saludable

Tener una dieta variada y equilibrada aporta los nutrientes que tu cuerpo necesita para mantenerse sano. Y esto incluye a la boca.

Además, para prevenir las enfermedades orales más frecuentes es importante reducir el consumo de alimentos ultraprocesados y con alto contenido de azúcares simples. Los dulces, las bebidas carbonatadas, los refrescos y las bollerías deben dejarse solo para ocasiones especiales.

Evita los hábitos nocivos

El tabaquismo y el consumo de alcohol son hábitos nocivos que afectan la salud general y que tienen consecuencias negativas en la boca. Favorecen la sequedad oral y la acumulación de placa bacteriana; con ello, la aparición de varias enfermedades. Entre ellas, el cáncer.

En el caso de los niños, es importante evitar hábitos asociados a los problemas de mordida y malposiciones dentarias. La succión de dedo, la onicofagia, la deglución atípica, la respiración oral y el uso prolongado del chupete o el biberón son algunos ejemplos.

Visita al dentista de manera regular

Los controles odontológicos cada 6 meses son una parte fundamental para evitar los problemas de salud. El dentista es un aliado a la hora de cuidar tu boca.

Evaluar el estado de la boca, realizar limpiezas y colocar fluoruros ayuda. Además, tratar cualquier problema que aparezca de manera temprana evitará las complicaciones.

La odontología preventiva te ayuda a ahorrar

Los tratamientos odontológicos tienen fama de ser caros. Los materiales que se utilizan y la minuciosidad a la hora de aplicarlos hacen que algunos procedimientos sean realmente costosos.

Pero debes saber que, mientras más simple sea la terapéutica, más económica. Si evitas que aparezcan las enfermedades no será necesario gastar dinero.

Además, evitarás largas horas en el sillón odontológico con la boca abierta. Los procedimientos preventivos son rápidos, cómodos e indoloros.

La odontología preventiva te ayuda a evitar los problemas en la boca. Y con esto, tienes una mejor calidad de vida.

Te podría interesar...
9 beneficios de visitar al dentista periódicamente
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
9 beneficios de visitar al dentista periódicamente

Visitar al dentista es una parte fundamental del cuidado de la boca. Pero además aporta otros beneficios y aquí te los contamos.



  • DE ODONTOLOGÍA, J. D. L. S. ODONTOLOGÍA PREVENTIVA.
  • Vignolo, J., Vacarezza, M., Álvarez, C., & Sosa, A. (2011). Niveles de atención, de prevención y atención primaria de la salud. Archivos de Medicina interna33(1), 7-11.
  • Quijada, Y. C., Mora, V. E. R., & Escobar, V. A. (2020). Prevención de Caries de Infancia Temprana: Revisión de la Literatura. Applied Sciences in Dentistry1.
  • Astoreca, V., & Mercadier, M. Importancia de la promoción y prevención de la salud bucodental en la embarazada, su relación con binomio madre-hijo y cuidados del niño en la primera infancia.
  • Aguilar-Méndez, G. S., Quintero-Justo, J., Ruiz-Alfonzo, A., Cabrera-Cantú, F., Quintero-Hernández, V., Juárez-González, V. R., ... & Rivera-Urbalejo, A. (2021). Los microorganismos orales y su relación con las enfermedades sistémicas:¿ Qué tan informados estamos?.
  • Araya, C. (2018). Diagnóstico precoz y prevención en cáncer de cavidad oral. Revista médica clínica las condes29(4), 411-418.
  • Lombardi Nieto, L. R. (2022). EFECTIVIDAD DE LAS TOPICACIONES CON FLÚOR BARNIZ AL 5% EN LA PREVENCIÓN DE CARIES DENTAL EN NIÑOS MENORES DE 5 AÑOS QUE ACUDEN AL CENTRO DE SALUD YACUS-HUÁNUCO 2021.
  • Mancheno Valenzuela, C. L. (2021). Odontología preventiva durante el embarazo (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Meller, C. (2008). Importancia de la odontología preventiva en el adulto mayor: Una aproximación personal. Odontol Prev1(2), 73-82.
  • Pereira, S. P., Caetano, S. C., Fonseca, S. L., Cordeiro, L. M., Mendes, A. A., & Pereira, M. R. (2019). Atenção em saúde bucal para o desenvolvimento de práticas de odontologia preventiva: uma revisão de literatura. Anais do Seminário Científico do UNIFACIG, (5).
  • Hernández-Vásquez, A., & Burstein, Z. (2020). Promoción de la salud oral y perspectivas para el 2020 de la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública36, 551-552.