Ortodoncia en niños: todo lo que debes saber

10 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa
Solucionar los problemas de mordida a edades tempranas es conveniente, pues el hueso aún está creciendo y la ortodoncia en niños será más efectiva y rápida. Sigue leyendo y entérate más.

Muchas veces, durante la infancia se presentan alteraciones en el desarrollo de los huesos y en la posición de los dientes que pueden terminar en problemas de mordida. La ortodoncia en niños es el tratamiento que permite corregir estos trastornos desde edades tempranas.

Poder guiar el crecimiento del hueso, corregir la posición de los maxilares y de las piezas dentarias o alinear a estas últimas en la arcada es lo que se busca con esta terapéutica. Y es que una correcta relación entre los dientes superiores con los inferiores le permite al niño ejercer las funciones de la boca con normalidad.

Actuar desde edades tempranas permite tratar el problema desde el comienzo, evitando que avance y empeore la situación. Así los tratamientos no solo son más efectivos, sino también más cómodos, cortos e incluso más baratos. Sigue leyendo y descubre todo sobre la ortodoncia en niños.

¿Cuándo es necesaria la ortodoncia en niños?

Existen muchas razones por las que puede ser necesario usar ortodoncia en niños. A esta edad se cuenta con la ventaja de que durante la infancia el hueso aún está creciendo y los dientes se están acomodando.

Esto permite utilizar aparatos para resolver muchas situaciones de maloclusión:

  • Paladares ojivales o estrechos: el paladar es más angosto y tiene una zona abovedada en el centro.
  • Clase II o retrognatia: el maxilar superior se encuentra muy adelantado respecto al inferior.
  • Clase III o prognatismo: la mandíbula está muy adelantada.
  • Mordida abierta: los dientes superiores y los inferiores no contactan al cerrar la boca.
  • Mordida cruzada: los dientes inferiores se ubican por fuera de los superiores al morder.
  • Malposiciones dentarias: dientes fuera de la arcada dentaria, apiñados o torcidos.

El diagnóstico de una maloclusión la realiza el odontólogo luego del examen bucal y de estudios complementarios. De todos modos, hay algunos síntomas que los padres pueden observar en sus hijos y que sugieren la necesidad de usar ortodoncia en niños:

  • Pérdida prematura de los dientes de leche.
  • Hábitos disfuncionales: succión de dedo, comerse las uñas, usar el biberón o el chupete después de los 2 años, respiración bucal, deglución atípica.
  • Dificultad para pronunciar algunos fonemas.
  • Dientes amontonados, separados, torcidos o rostro disarmónico.
  • Dolor, ruidos o problemas para morder o comer.

Es importante observar el proceso de erupción dentaria y la manera de masticar, tragar y hablar de los niños para descubrir estas situaciones que pueden llamar la atención. Así se acude al dentista a tiempo, que será quien pueda encontrar las problemáticas, si las hay.

Atención odontológica pediátrica por maloclusión.
El profesional de la odontología es el encargado de determinar si hay necesidad de ortodoncia y, en dicho caso, cuál es la mejor opción.

Lee también: ¿Qué es la mordida abierta y cómo se corrige?

¿Cuándo debe ser la primera visita al dentista?

La primera visita al odontopediatra se debe realizar antes que el niño cumpla su primer año de vida. Las consultas tempranas y regulares, cada seis meses, le permiten al profesional detectar trastornos.

Además de examinar la boca y seguir el proceso de crecimiento de los huesos y los dientes del niño, el odontólogo asesora a los padres sobre el cuidado de la cavidad bucal. En el caso de detectar alguna patología se realiza el tratamiento conveniente. Y si hay algún problema de mordida que no puede solucionar, será quien derive al niño al ortodoncista.

Cuando empieza el recambio dental, entre los 6 y 7 años, es conveniente realizar una consulta con el ortodoncista para que realice un análisis de la oclusión del pequeño. El profesional examina de manera exhaustiva los dientes, la boca y la mordida.

Además, puede requerir tomar algunas radiografías, fotografías o hacer impresiones de la boca para confeccionar modelos y estudiar el caso. El ortodoncista puede indagar sobre las costumbres del niño para comer y hablar, sus hábitos y si hay problemas para morder.

Llevar al pequeño a consultas tempranas no significa que deba usar ortodoncia de manera inmediata. Tener un diagnóstico precoz le permite al profesional elegir la mejor alternativa y también el momento ideal para utilizarla.

Usar ortodoncia en niños otorga la posibilidad de reposicionar los dientes y moldear los huesos que están creciendo más fácilmente que en un adulto. Además, se evita que la alteración continúe y se complique toda la situación.

Tipos y opciones de ortodoncia en niños

Los tratamientos de ortodoncia corrigen los problemas de oclusión y alineación a través de la presión continua que se ejerce sobre ciertas zonas del hueso o de los dientes. Esto hace que el tejido óseo crezca en determinada dirección o las piezas dentarias se muevan hacia la posición correcta.

Existen diferentes opciones de ortodoncia en niños. La elección del aparato a utilizar depende de las necesidades del caso clínico y de la edad del paciente.

Aparatos funcionales

Este tipo de ortodoncia en niños se utiliza durante la dentición temporaria o mixta, que es cuando hay dientes de leche y permanentes en la boca. Son aparatos removibles que se diseñan para trabajar sobre la posición de los músculos responsables de movilizar la mandíbula.

Se guía la dirección y la intensidad de las fuerzas musculares, lo que con el tiempo también se traduce en cambios estructurales en la boca. Pues son los músculos los que van desplazando los dientes e incluso modificando el hueso que da soporte a las piezas dentarias.

Ortodoncia interceptiva

Se trata de tratamientos con aparatos removibles que se utilizan durante la infancia, mientras el esqueleto aún se está desarrollando. Este tipo de ortodoncia en niños intercepta el crecimiento anormal del hueso y guía a la estructura maxilofacial para desarrollarse de manera correcta.

Se usa aparatología removible que el paciente puede colocar y retirar por sí mismo para comer e higienizar. De todos modos, mientras más la utilice, mejores resultados se obtienen.

En general, se usan placas de acrílico a las que se les agregan otros aditamentos, como arcos, resortes o tornillos. Así se aplican las fuerzas mecánicas activas sobre las estructuras que se quieren modificar, ya sea para guiar el crecimiento óseo y expandir el hueso o generar movimientos dentarios específicos.

Dentro de esta categoría también se encuentran las máscaras de uso externo que se utilizan para tratar las maloclusiones de clase III, por ejemplo. Las mismas se emplean durante la noche, mientras el niño duerme.

Aparatos fijos

La ortodoncia fija en niños consiste en la colocación de brackets sobre las superficies dentarias, los que son atravesados por un arco metálico. Como el nombre lo indica, los aditamentos se adhieren a las piezas y el paciente no puede retirarlos.

Este sistema de ortodoncia en niños es capaz de movilizar a todos y cada uno de los dientes de manera individual, en cualquier dirección que se desee. Se colocan durante la adolescencia, cuando ya ha finalizado el recambio dental, pero el hueso aún está creciendo.

A veces es necesario complementar el tratamiento con extracciones dentarias, sobre todo si falta espacio para reacomodar los dientes. Este abordaje es eficaz para casos de diastemas, apiñamientos, dientes rotados y otras malposiciones dentarias.

Si bien la ortodoncia fija se asocia al clásico uso de brackets y alambres metálicos, lo cierto es que hay muchas variantes para que el paciente se sienta a gusto con sus aparatos. Hay opciones más estéticas que utilizan brackets cerámicos, de zafiro e incluso algunos que se colocan en la cara interna de los dientes para que no se vean.

Las bandas para brackets se presentan en varios colores para que el niño las pueda cambiar y combinar como quiera.

Ortodoncia invisible tipo Invisalign

Esta opción de ortodoncia en niños utiliza alineadores transparentes que el paciente puede colocar y sacar por sí mismo. La acción de estos aparatos es similar a la que ejercen los brackets, pero puede resultar más cómoda y fácil de usar.

El odontólogo confecciona una serie de bandejas de plástico transparente especiales para la boca. Las mismas se recambian de manera periódica para que apliquen las fuerzas necesarias para movilizar los dientes.

El paciente las debe retirar para comer, para limpiarlas y para higienizar su boca. Pero las tiene que utilizar la mayor parte del día, como mínimo 22 horas diarias, para que el tratamiento sea efectivo.

Cuidados y recomendaciones con los aparatos dentales

El uso de ortodoncia en niños implica prestar atención a una serie de cuidados que harán que el tratamiento sea exitoso y el resto de la boca se encuentre saludable. A continuación se detallan algunas medidas que se deben considerar cuando se utilizan aparatos en la niñez.

Higiene dental

Es imprescindible prestar especial atención a la limpieza de la boca. Los aparatos favorecen el acúmulo de placa bacteriana, aumentando el riesgo de sufrir patologías como caries y gingivitis.

El cepillado dental debe realizarse todos los días, después de cada comida, cuidando de limpiar todas las superficies dentarias. Se usa un cepillo de cerdas suaves y pasta dental con flúor. La limpieza se complementa con hilo dental una vez al día y con enjuagues bucales si el odontólogo así lo indica.

Los pacientes que usan aparatos removibles se los deben quitar para higienizarlos y realizar el cepillado dental de la manera habitual. Las cubetas transparentes se tienen que limpiar con pastillas efervescentes para eliminar las impurezas una vez por semana.

En los casos de niños que llevan brackets, la limpieza es más dificultosa, pero es vital que se tomen el tiempo para realizarla de manera correcta. La utilización de cepillos especiales para ortodoncia, interdentarios o eléctricos, pueden ser de gran ayuda para llevar adelante esta tarea y acceder a todas las zonas. Los irrigadores bucales también suelen ser de gran utilidad.

Cuidar la dieta

Cuando se usan aparatos removibles, los mismos se quitan a la hora de comer y el paciente se alimenta con normalidad. Pero para los niños que llevan brackets, el cuidado con algunas comidas es necesario.

Se deben evitar alimentos muy duros o pegajosos que puedan romper o despegar la aparatología. Los turrones, los caramelos, los frutos secos, los chocolates y las manzanas son algunos ejemplos.

Ortodoncia para tratar maloclusiones dentales.
Los aparatos de ortodoncia pueden ser fijos o removibles, aunque los últimos requieren un uso de 22 horas diarias.

Controlar las molestias

El comienzo de un tratamiento de ortodoncia en niños puede resultar molesto. Pues no solo hay un objeto extraño en la boca al que se tiene que adaptar, sino que también las fuerzas que se ejercen pueden ocasionar dolor.

En general, estas sensaciones son pasajeras y el pequeño se acostumbra. De todos modos, el odontólogo puede indicar alguna medicación para esos momentos críticos.

El uso de pastas dentales con flúor es importante para evitar la sensibilidad dentaria asociada. Las lesiones en la mucosa de la boca por roces o traumas con la aparatología también son frecuentes. Tienden a desaparecen solas, pero la colocación de cera de ortodoncia en las zonas filosas las puede prevenir.

Concurrir a los controles

Es vital concurrir a las citas pautadas con el odontólogo y cumplir sus indicaciones. El dentista controlará y reajustará el tratamiento para que avance. Consultar al profesional cuando hay una inquietud, accidente o rotura de la aparatología es clave.

Los aparatos removibles y las bandas elásticas se deben usar el tiempo que se sugiere y cuidar de no perderlos. Se debe respetar el período de retención en el que se colocan unos aparatos especiales que mantienen a los dientes en su lugar. Esto evita que vuelvan a su posición inicial.

Te puede interesar: 8 cuidados que toda persona con ortodoncia debe seguir

¿Cuánto tiempo serán necesarios?

La duración de los tratamientos de ortodoncia en niños depende de la problemática a solucionar y de la aparatología que se utiliza. En general, el tiempo de uso oscila entre los 18 a 36 meses, sujeto también de la colaboración del paciente.

Durante el tratamiento el niño deberá visitar al ortodoncista de manera regular, cada un mes. En estos chequeos se hacen ajustes y se controla la evolución.

La ortodoncia en niños evita complicaciones a futuro

Realizar un tratamiento de ortodoncia en niños soluciona los problemas actuales de la boca del pequeño. Le permitirá morder, comer y hablar de manera normal e incluso la sonrisa se verá más bonita.

Pero además, actuar de manera temprana evita muchos problemas en el futuro. Pues en la infancia, los tratamientos son más rápidos, cómodo, efectivos y baratos. Solucionar los trastornos en la mordida durante la niñez ayuda a tener una boca saludable en la adultez.

  • Castillo Merchán, Fernando Marcelo. Succión digital y maloclusión dentaria. BS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología, 2020.
  • Beatriz, Carmen, et al. "HÁBITOS DE INTERPOSICIÓN. FACTORES DE RIESGO ASOCIADOS A LA MORDIDA ABIERTA." Estomatologia2020. 2020.
  • Carrasco-Sierra, Miguel, Alba M. Mendoza-Castro, and Freya M. Andrade-Vera. "Implementación de la ortodoncia interceptiva." Dominio de las Ciencias 4.1 (2018): 332-340.
  • Astegiano, Carolina, et al. "Ortopedia funcional: Alternativa de tratamiento para la mordida abierta anterior." IV Jornadas de Actualización en Prácticas Odontológicas Integradas PPS-SEPOI (La Plata, 7 de julio de 2020). 2020.
  • Botero Mariaca, Paola María, et al. "Manual de ortodoncia interceptiva: teoría y práctica." (2020).
  • Mella, Dayanne, et al. "Ortodoncia Preventiva e Interceptiva: Manejo de Mordida Abierta Anterior y Pérdida Dental Prematura. Reporte de enfoque de tratamiento." Applied Sciences in Dentistry 1 (2021).
  • PEOPLE, ORTHODONTICS IN YOUNG. "REVISIÓN SISTEMÁTICA SOBRE LOS TIPOS DE TRATAMIENTOS RELACIONADOS CON LA ORTODONCIA INTERCEPTIVA EN JÓVENES Y NIÑOS."
  • Parra-Iraola, Sandra Susana, and Andrea Gissela Zambrano-Mendoza. "Hábitos deformantes orales en preescolares y escolares: Revisión sistemática." International journal of odontostomatology 12.2 (2018): 188-193.
  • Arévalo Rojas, Margarita, and Francesc Steve Michael Huamán Panduro. "Lesiones frecuentes de tejidos blandos por uso de brackets en alumnos de la escuela de Estomatología de la UCP, Iquitos–2018." (2018).
  • Yenchong, Jaime Javier Mendoza, et al. "Avances de la odontopediatria y su relación con la ortodoncia presente y futura." Polo del Conocimiento: Revista científico-profesional 5.5 (2020): 79-94.
  • Cedeño Mejía, Arianna Tamara. Instructivo para mejorar el control de higiene oral en pacientes con ortodoncia de la Facultad de Odontología de la UDLA. BS thesis. Quito: Universidad de las Américas, 2018, 2018.