Osteosarcoma en niños

El osteosarcoma en niños no es muy común. Se trata de un tipo de cáncer severo, cuyo principal peligro es la diseminación a otras áreas del cuerpo, en particular a los pulmones. Si se detecta y trata a tiempo el pronóstico de la enfermedad mejora de forma significativa.
Osteosarcoma en niños
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 11 Mayo, 2020.

Última actualización: 11 Mayo, 2020

El osteosarcoma en niños representa el 3 % de los cánceres que tienen lugar en la infancia. Es también el tipo de cáncer más frecuente en los huesos y uno de los pocos que comienza directamente en la zona ósea. En algunas ocasiones puede propagarse a otras regiones del cuerpo.

Cuando el osteosarcoma en niños no se extiende más allá del tumor inicial, la tasa de supervivencia de calcula entre el 60 y el 80 %. Todo depende siempre de la eficacia de la quimioterapia. Si ya se ha extendido a otras zonas, la expectativa de éxito es mucho menor.

Se estima que el osteosarcoma en niños representa aproximadamente la mitad de todos los casos de esta enfermedad. Lo usual es que se diagnostique en una edad comprendida entre los 10 y los 30 años. Este tipo de cáncer es más frecuente entre los adolescentes.

¿Qué es el osteosarcoma?

osteosarcoma

El osteosarcoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en las células óseas. También recibe el nombre de sarcoma osteogénico y se presenta como un tumor maligno que puede extenderse a casi cualquier otra parte del cuerpo; lo más frecuente es que lo haga primero hacia los pulmones.

Por lo general, este cáncer comienza en los extremos de los huesos de los brazos o las piernas, pero también aparece en otros huesos. Lo más común es que se encuentre en las siguientes zonas:

  • Parte superior de la rodilla o fémur distal.
  • Debajo de la rodilla o tibia proximal.
  • Debajo del hombro o húmero proximal.

El osteosarcoma en niños de forma habitual se presenta en mayores de 10 años. Se cree que este cáncer está asociado con un fallo del ADN en las células óseas durante las etapas de intenso crecimiento. En general, afecta más a los niños que a las niñas y la mayoría de los casos se presentan en la rodilla.

Tipos de osteosarcoma en niños

En esencia existen dos tipos de osteosarcoma en niños y en adultos. Cada uno de ellos incluye varios subtipos:

  • El tumor central, también llamado tumor medular, que aparece en la zona profunda del hueso.
    • Osteosarcoma central convencional.
    • Telangiectásico.
    • Intraóseo, bien diferenciado o de bajo grado.
    • Osteosarcoma de células pequeñas.
  • El tumor superficial, o periférico, que aparece en las zonas menos profundas.
    • Osteosarcoma parostal, también llamado yuxtacortical.
    • Periostal.
    • Osteosarcoma superficial de alto grado.

Factores de riesgo

En términos generales, los osteosarcomas aparecen en personas que no tienen otras enfermedades, ni antecedentes familiares de cáncer óseo. Todo indica que, de forma aleatoria, surge un conjunto de cambios genéticos que llevan a la enfermedad.

Dicho lo anterior, también es de anotar que, en algunos casos, existen factores que favorecen el desarrollo de la enfermedad. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Antecedentes de tratamiento con radiación para otros tipos de cáncer; de forma especial si esto ocurre a edades muy tempranas.
  • Retinoblastoma heredado.
  • Presencia previa de otras enfermedades: síndrome de Li-Fraumeni, síndrome de Werner y síndrome de Rothmund-Thomson.

Síntomas del osteosarcoma en niños

Escaneo óseo

Los síntomas del osteosarcoma pueden ser muy variados y, de hecho, algunos pacientes no presentan ningún signo de la enfermedad. Sin embargo, dentro de las manifestaciones más comunes están las siguientes:

  • Dolor en un hueso o articulación, que aumenta con el tiempo y se hace insoportable.
  • Huesos rotos, sin causa aparente.
  • Presencia de una masa o bulto.
  • Pérdida de control de los intestinos o la vejiga.
  • Dolor de espalda.

Es muy importante estar atentos a la aparición de esos síntomas, en especial durante la adolescencia. Ante cualquier sospecha, se debe consultar con el especialista.

Quizá te interese: ¿La escoliosis produce dolor?

Diagnóstico y tratamiento

Lo habitual es que el diagnóstico se haga en base a la entrevista clínica y los antecedentes de salud, junto con algunas pruebas. Se suele iniciar con la toma de radiografías, que se complementan con una resonancia magnética. Una vez se detecta el problema y se identifica la zona, se ordena una biopsia.

Cuando el diagnóstico se confirma, el médico solicitará una tomografía computarizada de tórax, una gammagrafía ósea y, a veces, más resonancias magnéticas. Todo esto permite precisar mejor el diagnóstico y determinar el tratamiento a seguir de una forma más eficaz.

El tratamiento del osteosarcoma en niños incluye quimioterapia, con el objetivo de reducir el cáncer. Después, es necesaria una cirugía para extirpar los tumores o las células cancerosas y, por último, se hará nuevamente quimioterapia para minimizar la probabilidad de que reaparezca el cáncer.

Vigilantes ante el osteosarcoma en niños

Como hemos visto, el osteosarcoma en niños puede aparecer de forma sutil y sin antecedentes. Por tanto, conviene estar atentos a la aparición de los posibles síntomas, en especial durante la adolescencia.

Ante cualquier sospecha, hay que consultar con el especialista para descartar esta y otras posibles patologías que comprometan la salud de forma grave.

Te podría interesar...
Osteosarcoma, ¿qué es y cómo se trata?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Osteosarcoma, ¿qué es y cómo se trata?

El osteosarcoma es el tipo más frecuente de cáncer de hueso. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre él y cómo se diagnostica.



  • Bello, A., Márquez, A. H., & Noris-Suárez, K. (2007). El grado de glicosilación del colágeno óseo regula la adhesión y la capacidad de biomineralizar de las células óseas. In IV Latin American Congress on Biomedical Engineering 2007, Bioengineering Solutions for Latin America Health (pp. 663-666). Springer, Berlin, Heidelberg.
  • Millán-Rodríguez, A. C., Lázaro-González, V., Dios-Castro, E., R Regal, A., Cores, F. J., & Fernández-Vila, P. C. (2008). Disminución de agudeza visual, primer síntoma de un tumor medular. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología, 83(7), 437-440.
  • Cortés-Rodríguez, R., Castañeda-Pichardo, G., & Tercero-Quintanilla, G. (2010). Guía de diagnóstico y tratamiento para pacientes pediátricos con osteosarcoma. Archivos de Investigación Materno Infantil, 2(2), 60-66.