Palmeras de interior: tipos, características y cuidados

La decoración natural jamás pasa de moda. Lo cierto es que las palmeras de interior harán tus espacios más agradables, elegantes y frescos. ¡Descubre su amplia variedad y cómo cuidarlas!
Palmeras de interior: tipos, características y cuidados

Escrito por Andrea de los Angeles Salas Suarez, 18 Mayo, 2021

Última actualización: 21 Mayo, 2021

La tendencia de decorar la casa con plantas es una gran decisión; no solo por su carácter natural, sino porque aportan vistosidad, frescura, elegancia y altura a los espacios. A menudo relacionamos las palmeras con el mar o la playa, pero existe una gran variedad que incluye a las palmeras de interior.

Se trata de una opción muy popular. Pero si quieres tener esta planta en tu vivienda, antes es necesario que conozcas los diferentes tipos, pues de esto dependerá su ubicación, sus cuidados y desarrollo.

Tipos de palmeras de interior

Las características de las palmeras son únicas y las distinguen de cualquier otra especie de matas. Por eso, no cuesta mucho reconocerlas. En función de sus propiedades sabrás cuál se adaptará a las condiciones de tu casa. ¡Toma nota!

Archontophoenix

Esta clase de palmera puede llegar a los 20 o 30 metros de altura, pero también es posible sembrarla en macetas, puesto que el grosor del tronco no es mayor de 30 centímetros. Es nativa de Australia y da frutos rojizos. Requiere abundante agua durante la estación de verano, pero solo demanda uno o dos riegos en el invierno.

Palmera de interiores.
Hay distintas variedades de palmeras que se adaptan a macetas, así que puedes elegir según el ambiente que deseas decorar.

Dypsis lutescens

La Dypsis lutescens es reconocida como palmera de bambú y su mayor peculiaridad es que posee varios troncos. Así que, si te decides por este ejemplar, verás cómo aparecen nuevos tallos conforme crece.

La mayoría mide entre 1,5 y 3 metros, aunque podrían lograr los 6 metros. Entre los requerimientos destacan los siguientes:

  • Una habitación iluminada.
  • Distancia de las ráfagas de aire.
  • Dos o tres riegos semanales en la estación más calurosa.

Chamaedorea

Chamaedorea destaca entre las palmeras de interior más buscadas. Su tamaño la hace atractiva para decorar las zonas internas de la vivienda. Usualmente no excede los 3 metros.

Resalta su capacidad para desarrollarse casi sin luz y dentro de una tierra muy seca. Es preferible tenerla en la sombra, pero en lugares iluminados, y ofrecerle riegos moderados.

La palmera de salón (C. elegans) es la más famosa dentro de esta familia. A ella se suman la palmera de bambú (C. seifrizii) y la C. metallica, distinguida por sus palmas bífidas y un hermoso tono verde-azulado o gris. Estos ejemplos se encuentran en cualquier vivero.

Adonidia merrillii

En el campo científico es llamada Veitchia merrillii, pero es conocida como palmera de Navidad, ya que genera frutos rojos en diciembre. En general, alcanza entre 5 y 6 metros de alto y el tronco suele ser de 25 centímetros de grueso. Su crecimiento dentro de los contenedores es muy lento, por lo que se convierte en una genial alternativa para interiores.

En cuanto a las regadas, deben ser recurrentes en el verano, pero más espaciadas en el resto de las temporadas. Asimismo, es muy importante que no esté expuesta a la luz solar directa porque las hojas se quemarán en un abrir y cerrar de ojos.

Howea forsteriana

Pese a que puede alargarse hasta los 15 metros, su desarrollo es lento y la anchura de su tronco tampoco será un inconveniente (no sobrepasa los 15 centímetros), por lo que puede sembrarse en macetas. La kentia (otro nombre que se le atribuye) exige sombra parcial o total si está situada en el jardín, de lo contrario, los rayos del sol achicharrarán sus hojas de grandes dimensiones.

En cambio, en puntos del interior necesita bastante luz para conservar su color. Otro aspecto es que resiste en medio de ambientes secos. En lo que refiere al riego, hazlo en dos ocasiones a la semana durante el verano.

Phoenix roebelenii

Elegante es un buen adjetivo para describir a la palmera enana que, por lo general, se extiende apenas 2 metros, de los 5 que puede llegar a medir. Precisa abundante luz natural, razón por la que debe plantarse en patios o salones internos que cuenten con ventanales de vidrio.

Licuala grandis

También es llamada totuma, licuala grande o simplemente licuala. Se trata de una palmera de interior de crecimiento tardío que puede ganar apenas 3 metros de largo con un tronco de escasos 6 centímetros de anchura.

Queda muy bien en habitaciones espaciosas y bien luminosas. Pide mucha agua a lo largo del año, exceptuando el invierno, cuando debe disminuirse el aporte.

Raphis excelsa

Es válido llamarla rapis o incluso palmerita china. Es otra variedad que llega a los 5 metros de alto y con múltiples troncos. Representa una buena opción para interiores, pues destaca por sus imponentes hojas palmeadas.

Sobre el riego, debes saber que basta con darle una o dos veces agua cada 10 días o 2 semanas, exceptuando el verano. En época calurosa implica más frecuencia.

Areca

Estilizada y tropical son dos de las cualidades de la Areca. Esta especie de palmera es particular porque, desde su base, cada tallo nace de manera independiente, dando origen a sus delgadas y largas palmas.

Es típica de las áreas tropicales, no obstante, se adapta muy bien a interiores. Debe recibir luz solar, pero sin una exposición directa al sol. De forma regular, es ventajoso aportarle agua.

Caryota mitis

Es denominada palmera cola de pez porque sus hojas asemejan dicha forma. Esta clase, nativa del sureste de Asia, no sobrepasa los 2 metros y debe estar en un medio con humedad, recibiendo los rayos del sol directamente. Le dará un aire exótico a tu casa.

Cocos nucifera

El típico cocotero es un clásico. No puede faltar si deseas lograr un ambiente de estilo tropical. Esta palmera amerita estar en un lugar que reciba luz natural.

Lo mejor es que no tienes que preocuparte mucho por el riego. Con una vez por semana es suficiente, apartando la temporada de verano que implica hacerlo más seguido.

Consejos para el cuidado de palmeras de interior

La infinidad de palmeras de interior nos regala un abanico de posibilidades al momento de embellecer los espacios. Pero no es suficiente con escoger la más bonita o vistosa; es fundamental saber con claridad el cuidado y mantenimiento que ameritan para permanecer radiantes. ¡Sigue estos consejos!

1. Escoge un sustrato adecuado

A la hora de sembrar palmeras directo en el suelo solo debes asegurarte de tener tierra mineral. En cuanto a las palmeras de interior plantadas en las macetas, lo ideal es optar por sustratos aireados, sueltos, enriquecidos con fibra de coco o turba.

Otro camino es adquirir uno de tipo universal combinado con perlitas. Como te darás cuenta, las exigencias de este tipo de plantas no son muy grandes en este sentido.

2. Evita los encharcamientos

En el proceso de siembra se sugiere colocar una capa de arcilla y luego el sustrato. Esto garantizará un mejor drenaje y evitará los encharcamientos que podrían acabar con la palmera.

¡El exceso de agua es algo que no te perdonará! Recuerda que los riegos deben ser menos frecuentes en interiores. Espera hasta que la tierra esté seca para regar de nuevo.

3. Mantenlas iluminadas

Jamás olvides que la exposición directa y prolongada al sol afecta la vitalidad de la mayoría de las palmeras de interior. Sin embargo, como toda planta, requieren recibir luz natural.

Por este motivo, es aconsejable ubicarlas próximas a una ventana, puerta con vidrio o terraza. Cabe destacar que no son favorables salones muy fríos, la cercanía con un acondicionador de aire, la calefacción o áreas demasiado resecas.

4. Si pierden color, ¡llévalas al exterior!

La observación es muy importante cuando de matas se trata. Por ello, es fundamental que mires bien las señales que tus palmeras de interior te envían. Si notas que las hojas pierden frescura, color o frondosidad, lo mejor será que las lleves al exterior mientras se recuperan.

Perlita para plantas.
Las perlitas para plantas aportan humedad y la mantienen, combinándose con el sustrato elegido.

5. Poda las hojas

Podar las hojas de tu palmera sirve para mantenerlas saludables y lograr un crecimiento adecuado. Es clave considerar la condición en que estén y la estación. Para el logro de esta tarea, de acuerdo con el espesor del peciolo, usa una tijera de jardinería, un serrucho o una motosierra.

El momento indicado para cortarlas será cuando las hojas se tornen amarillas en algunas zonas, en cualquier época del año, menos en invierno. ¡Nunca dejes que tu palmera se vuelva toda amarilla! Después de podar agrega un abono en la tierra en torno al tronco.

6. Trasplántalas cuando sea necesario

A pesar de que las palmeras de interior crecen lentamente, si ves alguna desproporción (por ejemplo, que las hojas y los tallos se vuelven demasiado grandes para el matero) el camino a seguir es trasplantar a un recipiente de mayor tamaño, que no sea limitante para su desarrollo normal.

¡Acompaña tus palmeras de interior con otras plantas!

En la decoración natural de interiores son muchas las opciones con las que puedes jugar. Una de ellas es complementar tu palmera con plantas trepadoras, como la hiedra.

Hay quienes también la combinan con otras especies, como las Tolmieas, que tienen hojas pequeñas, con forma y textura llamativa. Puedes probar con crasas o suculentas y el contraste lucirá increíble.

Te podría interesar...
9 plantas de interior que debes conocer para decorar tus espacios
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
9 plantas de interior que debes conocer para decorar tus espacios

Conoce cuáles son las mejores plantas de interior para decorar tus espacios de la casa, una buenísima opción para crear un hogar acogedor.



  • Pintaud J, Galeano G, Balslev H, Bernal R, Borchsenius F, Ferreira E, Granville J, Mejía K, Millán B, Moraes M, Noblick L, Stauffer F, Kahn F. Las palmeras de América del Sur: diversidad, distribución e historia evolutiva. Rev Peru Biol. 2008; 15 (1).
  • Del Cañizo J. Palmeras. Todos los géneros y 565 especies. 3. ° edición. Madrid: Ediciones Mundi-Prensa; 2011.
  • Dugand A. Las palmeras y la tierra. Rev Cald. 1965; 9 (43): 187-217.