Pancreatitis aguda: síntomas, causas y tratamiento

La pancreatitis aguda se puede tratar y aliviar en la mayoría de los casos. Sin embargo, cuando se presentan complicaciones o el cuadro es muy severo, la situación se torna mucho más peligrosa y hasta puede conducir a la muerte.
Pancreatitis aguda: síntomas, causas y tratamiento
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 11 mayo, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 18 octubre, 2019

Última actualización: 11 mayo, 2021

La pancreatitis aguda es una inflamación repentina del páncreas. Lo usual es que, tras ese episodio, la función de la glándula se restablezca por completo. Este tipo de episodios se dan más frecuentemente entre personas de entre 50 y 70 años.

Cualquier persona con buen estado de salud puede sufrir un episodio de pancreatitis aguda. Sin embargo, lo más común es que esto tenga lugar en quienes presentan alguna condición de salud que los predispone a padecer este mal. Principalmente, el factor de riesgo más común son los cálculos en la vesícula biliar, según indican las fuentes médicas.

Uno de los factores que puede producir pancreatitis aguda es el consumo desmedido de alcohol de manera muy asidua. No obstante, está comprobado que los malos hábitos nutricionales también inciden en la aparición de esta enfermedad.

¿Qué es la pancreatitis aguda?

Cuáles son las causas de la pancreatitis aguda
Este órgano es vital para la digestión de algunos alimentos.

La pancreatitis es la inflamación del páncreas. Se trata de una glándula que se ubica en la parte superior del abdomen, por detrás del estómago. Produce enzimas, que contribuyen al proceso digestivo, y hormonas, que contribuyen a regular el procesamiento del azúcar o glucosa.

Hay dos tipos de pancreatitis:

  • Aguda: es aquella que se presenta de manera repentina y se mantiene solo por algunos días.
  • Crónica: es la que se mantiene activa por más de seis meses.

La pancreatitis aguda puede ser grave, moderada o leve, de acuerdo con el efecto que produce en las funciones del organismo y con las complicaciones que traiga aparejadas. En términos generales, cuando la pancreatitis es leve o moderada, no suele tener consecuencias fatales. Sin embargo, si es grave, el riesgo de muerte es alto.

Causas

Como indica la literatura científica, las principales causas de la pancreatitis aguda son las siguientes:

  • Cálculos biliares: corresponden, aproximadamente, al 40 % de los casos. Si bien el mecanismo completo no está claro, se supone que los cálculos obstruyen el conducto pancreático provocando la activación del proceso enzimático dentro del páncreas. Esto lleva a la destrucción del tejido del órgano.
  • Consumo de alcohol: corresponde a cerca del 30 % de los casos. El consumo sistemático de alcohol, aunque la ingesta sea moderada, lleva a pancreatitis crónica después de algunos años. No ocurre en todos los bebedores, sino que tienen que concurrir otros factores para que se desate.
  • Otros factores: se detectó una mutación genética en el gen del tripsinógeno catiónico que causa pancreatitis aguda en el 80 % de los portadores. También es una complicación que aparece en el 5-10 % de los casos de quienes se practican una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP).

Síntomas de la pancreatitis aguda

Pancreatitis aguda y su diagnóstico
Los síntomas suelen ser intensos.

El síntoma típico de la pancreatitis aguda es el dolor en el abdomen. Está presente en más del 95 % de los casos. Tiene una intensidad que va de moderada a severa y se experimenta como un puñal que atraviesa hasta la espalda. Solo se nota algo de alivio con la quietud. Este dolor se presenta de manera repentina, en un momento específico.

En el 80 o 90 % de quienes tienen un episodio de esta naturaleza también aparecen náuseas y vómitos. Al principio, son alimenticios y, luego, se tornan biliosos o acuosos. También es frecuente que haya distensión abdominal y febrícula.

En algunos casos, aparecen otros síntomas que incluyen dificultad respiratoria o renal, insuficiencia cardiaca, baja de la tensión arterial y alteraciones mentales. En el caso de las pancreatitis leves, el dolor es mucho más moderado y los demás síntomas pueden pasar desapercibidos.

Tratamiento

Lo habitual es que este tipo de episodios se traten de forma hospitalaria. Primero, se instaura el ayuno por uno o dos días. Cuando la inflamación cede, se inicia una dieta líquida y, después, una dieta blanda. También se administran medicamentos para el dolor y líquidos por vía intravenosa para evitar la deshidratación.

Tras el manejo inicial, se debe iniciar un tratamiento específico, de acuerdo con las causas que hayan provocado la pancreatitis. Esto puede incluir procedimientos para desbloquear las vías biliares, cirugía de la vesícula, cirugía del páncreas o tratamiento para el alcoholismo.

Lo aconsejable es que la persona afectada, tras superar el episodio, lleve una dieta baja en grasas y con abundante ingestión de líquidos. Asimismo, lo adecuado es dejar de beber alcohol y evitar el consumo de tabaco.

El pronóstico depende de la severidad del episodio. Es menos alentador si el afectado tiene más de 60 años, presenta otros problemas de salud, es obeso, tiene síntomas de hipovolemia, síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS), derrame pleural o da muestras de cambios en su estado mental.



  • Sánchez, A. C., & Aranda, J. A. G. (2012). Pancreatitis aguda. Boletín médico del Hospital Infantil de México, 69(1), 3-10.
  • Salvador Moreno, E., & Ramírez Paesano, C. (2016). Pancreatitis aguda. DOLOR. https://doi.org/10.1016/j.med.2016.03.018
  • Carneiro, M. C., Antônio, V. E., Siqueira-Batista, R., De Albuquerque, A. K. A. C., Gomes, A. P., Santos, S. S., & Nacif, M. S. (2008). Pancreatite aguda. Revista Brasileira de Medicina. https://doi.org/10.11606/issn.1679-9836.v49i2p93-119