¿Qué pasa en tu cuerpo cuando subes y bajas corriendo una cuesta?

Subir cuestas es una de las actividades más recomendadas para fortalecer el tren inferior y aumentar nuestra capacidad de resistencia. Se recomienda empezar poco a poco, sin forzar demasiado.
¿Qué pasa en tu cuerpo cuando subes y bajas corriendo una cuesta?
Karla Henríquez

Revisado y aprobado por la médica Karla Henríquez.

Escrito por Katherine Flórez

Última actualización: 26 marzo, 2022

Cualquier tipo de actividad física desencadena múltiples cambios en el organismo, dependiendo de los músculos que estén trabajando. Una actividad que ha cobrado gran popularidad en los últimos años es la de subir y bajar una cuesta. ¿Quieres saber que pasa cuando subes y bajas corriendo una cuesta? Sigue leyendo y lo descubrirás.

En términos comunes o normales, mantener al cuerpo en buenas condiciones es sinónimo de hábitos y estilos de vida saludable. Estos suelen conformarse por una dieta sana y una rutina de ejercicios adecuada. Así, cada rutina personal depende de un diagnóstico previo a las capacidades de cada uno. Al menos, esa es la manera como debería hacerse.

Haciéndolo de tal manera, suelen surgir rutinas de 30 minutos mezcladas entre trabajo aeróbico y específico. Hasta ahí, todo muy bien. El problema frente a este tipo de rutinas de entrenamiento se centra en la monotonía. Muchas personas se aburren y dejan de lado este hábito saludable para la vida.

Cuesta arriba

Cuesta arriba

Caminar, trotar o correr cuesta arriba es una modalidad de entrenamiento recomendada para aquellas personas avanzadas, aunque muchos principiantes también pueden hacerlo. 

Este supone un trabajo de fuerza, incluso puede realizarse de forma interválica. Existen evidencias conforme este tipo de trabajo es especialmente eficaz para perder peso.



 ¿De qué se trata la cuesta arriba?

Tal y como indica su nombre, la cuesta arriba sugiere ascender por una subida. El nivel de inclinación depende de la superficie y el lugar elegido por cada persona, por tal razón, no siempre cuenta con las mismas medidas.

A pesar de ser un ejercicio recomendado para todo tipo de personas, cuenta con algunas contraindicaciones. Además, teniendo en cuenta que este sugiere mayor exigencia física, aquellas personas interesadas en el mismo deben acatar lo siguiente:

  • Comenzar con cuestas de distancia e inclinación poco exigentes.
  • Realizar una buena activación previa al ejercicio.
  • Contar con el asesoramiento de un entrenador físico.
  • Consultar al médico de confianza para realizar una valoración.
  • No excederse en dicha práctica, especialmente si se es un principiante.

Beneficios obtenidos de subir corriendo una cuesta

Toda actividad física generará múltiples beneficios en el organismo, sin embargo, la aparición de los mismos puede variar en cada persona. Además, el nivel de exigencia también influirá. Los siguientes efectos se experimentarán a partir del ejercicio habitual en cuestas.

1. Mejora la fuerza de tren inferior

Mejora la fuerza de tren inferior

El tren inferior se compone por los pies, las piernas y los muslos. Estos, a su vez, están formados por músculos y piel, la cual necesita de cuidados en particular.

Al realizar ascenso en cuestas o pendientes, el nivel de exigencia de estos segmentos se vuelve mucho más considerable. Por ende, y de manera paulatina, la fuerza del tren inferior va en aumento, así como la tonicidad de la piel y la hipertrofia muscular.

Los músculos que trabajan al subir corriendo una cuesta son los glúteos, los isquiotibiales y los gemelos, es decir, los de la parte posterior de la pierna. Además, el flexor de la cadera y el cuádriceps también realizan cierto esfuerzo.

Para conseguir una buena recuperación tras esta clase de trabajo es importante consumir proteínas, así lo afirma un estudio publicado en Nutrients.

2. Evita lesiones

Gracias a la fortaleza ofrecida por el esfuerzo, disminuyen las probabilidades de padecer lesiones en otro tipo de competencias o actividades. Además, el impacto en las articulaciones en este tipo de actividades suele ser mínimo, por lo que no deberás preocuparte.

Para cumplir con este beneficio se recomienda subir y bajar corriendo una cuesta teniendo en cuenta las capacidades de cada uno. Así las cosas, lo ideal es llegar hasta el final sin haber hecho ninguna parada. De esta manera y con un entrenamiento constante se logrará obtener este beneficio.

3. Mejora la capacidad pulmonar

Modelo anatómico de pulmones y corazón.

 

Al elevar el nivel de exigencia física, subir cuestas fortalece y mejora la salud de los pulmones. En condiciones de entrenamiento común o normal, esta también se ve favorecida. Sin embargo, el ascenso de una colina o un camino requiere de mayor cantidad de oxígeno en el organismo. Al tratarse de un ejercicio de tipo aeróbico, la demanda de oxígeno es superior.



4. Contribuye a la pérdida de peso

Sin duda alguna, perder peso es uno de los objetivos principales de la mayoría de las personas inmersas que practican algún tipo de entrenamiento físico. Subir corriendo una cuesta representa un nivel de exigencia mucho más elevado con respecto a las actividades comunes. Por tal razón, dentro del organismo se produce un efecto térmico residual mucho más alto.

Esto lleva al organismo a la quema de calorías de forma rápida y, por ende, la transformación de carbohidratos, proteínas y lípidos en energía. Gracias a este tipo de trabajo se puede alcanzar un estado de composición corporal óptimo, según un estudio publicado en Obesity Reviews.

Recomendaciones para subir corriendo una cuesta

Con respecto a la dificultad ofrecida por este tipo de entrenamiento, es justo acatar una serie de recomendaciones. En este sentido, no importa si la persona es principiante o avanzada en el mundo del ejercicio.

1. La postura es relevante

Es muy importante conservar una postura adecuada: evitar la cadera hacia adelante excesivamente y mantener la cabeza en alto (previene lesiones en columna). Es necesario impulsarse con los dedos de los pies y no con los talones, además, el balanceo de los brazos es de gran utilidad al momento de impulsarse.

2. Mantener el ritmo

Desgastarse de sobremanera en el primer tramo llega a ser perjudicial. Además, es posible que la energía no alcance para toda la cuesta.

El ritmo ideal dependerá de las condiciones físicas de cada persona y de la longitud de la cuesta. Sin embargo, en términos generales, lo ideal es realizar 30 segundos de sprint o entre 1 y 2 minutos a un ritmo constante.

3. Pasos cortos

La zancada disminuida contribuye al equilibrio. Por tal razón, los pasos cortos no solo evitan caer, sino que también ayudan a mejorar la técnica.

Recomendaciones para bajar corriendo una cuesta

Si bien al momento de subir existen un gran gasto energético y un mayor trabajo muscular, la bajada también es muy importante. En este momento, el cuerpo ya se encuentra fatigado, por lo que aumenta la probabilidad de padecer lesiones y caídas.

Por su parte, el impacto articular es mucho mayor, por lo que las personas pueden presentar dolores en las rodillas. Los desgarros musculares también son comunes en esta etapa, por lo que contar con una técnica adecuada es fundamental. En este sentido, para bajar corriendo una cuesta es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Inclinarse hacia atrás ligeramente para alinear los pies, la cadera y los hombros.
  • Mantener un ritmo constante, evitando acelerar o frenar de forma brusca.
  • Descansar de forma adecuada antes del descenso para tener mayor control muscular.
  • No sobreexigirle a los músculos y entrenar a un ritmo adecuado dependiendo de la condición física.

Sube y baja corriendo cuestas para mejorar la salud

Como ves, subir y bajar corriendo una cuesta tiene bastantes beneficios y es una buena forma de ejercitarse. Acompaña el entrenamiento de una alimentación y un estilo de vida saludable para vivir mejor y prevenir enfermedades.

Te podría interesar...
Los 4 mejores consejos para correr una maratón
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los 4 mejores consejos para correr una maratón

En una maratón, la preparación física y mental son importantes. No te pierdas estos consejos para correr una maratón que te traemos.



  • Wewege M, van den Berg R, Ward RE, Keech A. The effects of high-intensity interval training vs. moderate-intensity continuous training on body composition in overweight and obese adults: a systematic review and meta-analysis. Obes Rev. 2017 Jun;18(6):635-646. doi: 10.1111/obr.12532. Epub 2017 Apr 11. PMID: 28401638.
  • West DWD, Abou Sawan S, Mazzulla M, Williamson E, Moore DR. Whey Protein Supplementation Enhances Whole Body Protein Metabolism and Performance Recovery after Resistance Exercise: A Double-Blind Crossover Study. Nutrients. 2017 Jul 11;9(7):735. doi: 10.3390/nu9070735. PMID: 28696380; PMCID: PMC5537849.
  • Keating SE, Johnson NA, Mielke GI, Coombes JS. A systematic review and meta-analysis of interval training versus moderate-intensity continuous training on body adiposity. Obes Rev. 2017 Aug;18(8):943-964. doi: 10.1111/obr.12536. Epub 2017 May 17. PMID: 28513103.