Cómo hacer pastillas de bicarbonato para desinfectar el inodoro

Las bombas de bicarbonato para desinfectar el inodoro han ganado popularidad a través de TikTok. ¿Cómo hacerlas en casa? ¡Descúbrelo!
Cómo hacer pastillas de bicarbonato para desinfectar el inodoro

Última actualización: 28 septiembre, 2023

Conocidas como «pastillas de bicarbonato», «bombas de bicarbonato» o «pastillas desinfectantes», esta solución de limpieza ha ganado popularidad en las diferentes redes sociales debido a sus ventajas para desinfectar el inodoro.

Su función es desodorizar y eliminar bacterias en cada descarga para que el baño permanezca limpio y libre de malos olores. ¿Lo mejor? Son fáciles de fabricar en casa y requieren muy pocos ingredientes. A continuación, te contamos cómo hacerlas paso a paso y por qué son un buen complemento para la limpieza.

Fabrica tus propias pastillas de bicarbonato para desinfectar el inodoro

Por estos días, una de las tendencias virales de limpieza en redes sociales con TikTok consiste en elaborar unas «bombas desinfectantes» para el inodoro. Se trata de una pasta dura de bicarbonato de sodio que promete eliminar gérmenes y suciedad cada vez que se tire de la cadena.

Los usuarios que las han probado aseguran que son una solución ecológica de limpieza que ayuda a remover la cal, el moho y otras formas comunes de suciedad en el baño. Lo que más llama la atención es que son fáciles de preparar y, sobre todo, económicas. Te compartimos, a continuación, cómo hacerlas.



Ingredientes

  • 1 taza de bicarbonato de sodio (200 g);
  • ½ taza de ácido cítrico en polvo (85 g);
  • 45 gotas de aceite esencial de limón;
  • 40 gotas de aceite esencial de menta;
  • 40 gotas de aceite esencial de lavanda.
Fabrica tus propias pastillas de bicarbonato para desinfectar el inodoro
El bicarbonato de sodio limpia, desinfectar y elimina manchas.

Preparación

  • Vierte el bicarbonato de sodio y el ácido cítrico en un recipiente hondo.
  • En seguida, incorpora los aceites esenciales en un frasco con pulverizador y rocíalos en la mezcla anterior.
  • Esparce bien los aceites combinados y trata de obtener una pasta espesa.
  • Si lo consideras necesario, humedécelo con un poco de agua o, mejor aún, más aceites.
  • A continuación, transfiere la mezcla a unos moldes y déjala secar entre 24 y 48 horas.
Nota: evita humedecer demasiado el producto, ya que en exceso daña el efecto efervescente del bicarbonato de sodio.

Modo de uso

  • Cuando se cumpla el tiempo aconsejado, desmolda las pastillas y ponlas en una cajita con cierre hermético para que conserven el aroma.
  • Cada vez que quieras desinfectar el inodoro en minutos, introduce una pastilla y tira de la cadena.
  • Úsalas por lo menos 3 veces a la semana.

Bombas desinfectantes de bicarbonato: receta alternativa

Una variante de la receta de estas bombas desinfectantes se hace con jabón lavaplatos o detergente líquido. Cumple la misma función que la fórmula anterior, aunque es posible que genere espuma al descargar el baño.

Ingredientes

  • 1 taza de bicarbonato de sodio (200 gramos);
  • 1/4 de taza de jabón líquido o lavalozas (50 gramos);
  • Aceites esenciales (al gusto, opcional);
  • Vinagre (lo necesario).

Preparación

  • Vierte el bicarbonato de sodio en un recipiente y mézclalo con el jabón.
  • Obtén una pasta espesa y, si gustas, aplícale unas gotas de aceites esenciales para mejorar el aroma.
  • Toma la pasta y realiza pequeñas bolas. Si lo prefieres, viértela en moldes o en una cubitera.
  • Déjalas secar entre 12 y 24 horas.

Modo de uso

  • Desmolda las bombas de bicarbonato e introdúcelas en el tanque del inodoro.
  • Antes de tirar de la cadena, complementa la limpieza rociando un poco de vinagre blanco en la superficie del baño.
  • Almacena las pastillas restantes en un recipiente de vidrio con tapa.

¿Por qué utilizar estas pastillas de bicarbonato para desinfectar el inodoro?

Las bombas de bicarbonato de sodio imitan la acción de las pastillas comerciales que suelen contener otras sustancias químicas. Esta es una de sus principales ventajas, ya que no contienen sustancias irritantes que puedan contaminar el medio ambiente. 

Su ingrediente básico —el bicarbonato— es un conocido aliado para la limpieza del hogar. En una publicación del blog de la Universidad de Michigan se citan sus principales usos como limpiador. Según los autores, sirve para desodorizar (eliminar malos olores), desinfectar y remover manchas.

Por su parte, un artículo divulgado en Live Science explica que «el bicarbonato de sodio disuelve compuestos orgánicos como suciedad, grasa y otras sustancias pegajosas. Además, la estructura mineral de cada partícula proporciona un abrasivo suave para limpiar sin dejar rayones».

Todo esto explica por qué resulta útil a la hora de remover la suciedad que se acumula en el retrete. Según los testimonios de aquellos que han probado estas pastillas, su uso habitual elimina las manchas de cal y de moho, y neutraliza esos incómodos olores que suelen provenir de los desagües. 

¿Por qué utilizar estas pastillas de bicarbonato para desinfectar el inodoro?
Las pastillas de bicarbonato ayudan a la limpieza del inodoro al descargar la cadena


Pastillas desinfectantes de bicarbonato, una opción rápida para la limpieza del inodoro

Es importante tener en cuenta que las pastillas desinfectantes no sustituyen la limpieza profunda del inodoro. Sigue siendo necesario limpiar toda su superficie con la ayuda de jabón neutro, vinagre, limpiador, cepillos o esponjas.

Aun así, incorporar estas pastillas en el tanque del retrete es una forma rápida y segura de ayudar a su desinfección diaria. ¿Lo mejor? Ayudarán a hacer frente a esos olores desagradables para que no se dispersen por otros espacios de tu hogar.

Te podría interesar...
Las 7 cosas que nunca debes hacer en un baño público
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Las 7 cosas que nunca debes hacer en un baño público

Si vas a utilizar un baño público, debes tomar algunas medidas de precaución. Descubre las acciones que es mejor evitar por seguridad.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.