Pensamientos obsesivos: qué son y cómo combatirlos

Los pensamientos obsesivos pueden condicionar nuestra vida. ¿Cómo podemos frenarlos? En este artículo descubrirás algunas formas muy útiles que te serán de gran ayuda.
Pensamientos obsesivos: qué son y cómo combatirlos
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz el 25 mayo, 2021.

Escrito por Raquel Lemos Rodríguez, 25 mayo, 2021

Última actualización: 25 mayo, 2021

Los pensamientos obsesivos son aquellos a los que les damos vueltas y más vueltas en la cabeza sin que podamos evitarlo. Es como si los rumiásemos y la bola se hiciese cada vez más grande, provocando que nuestra preocupación y nivel de ansiedad aumenten.

El Consejo General de la Psicología de España (COP) se refiere a estos pensamientos como una forma de preocupación patológica que tiene que ver con la ansiedad y la depresión. No obstante, este exceso de rumiación lleva a un mayor riesgo de recaída en estos trastornos.

¿Qué son los pensamientos obsesivos?

Los pensamientos obsesivos son aquellos que nos generan mucha ansiedad, nerviosismo y preocupación ante la posibilidad de creer que pueden hacerse realidad, según explican desde el Centro de Psicología Cerebetia. Estos aparecen de manera intrusiva y afectan nuestro bienestar.

Un ejemplo de un pensamiento intrusivo es creer que nos van a despedir del trabajo por haber hecho algo mal o que nos va a llegar una multa de tráfico por haber visto a la policía. Estos pensamientos son irracionales y, en su mayoría, nunca se llegan a cumplir. Por lo tanto, ¿no sería mejor no darles demasiadas vueltas?

El problema es que es complicado ponerles freno. ¿De qué sirve pensar en qué haremos si nos diagnostican una enfermedad cuando todavía no sabemos los resultados de las pruebas? Adelantarnos nos provoca ansiedad y malestar, lo que condiciona el resto de las acciones.

¿Los pensamientos obsesivos están asociados a otras condiciones?

Los pensamientos obsesivos suelen relacionarse con el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Pero también son frecuentes en personas con ansiedad, depresión o que han sido diagnosticadas con algún tipo de alteración de la personalidad.

Con todo, resulta importante no dejar los pensamientos obsesivos de lado, sino que han de combatirse lo antes posible. Pues en el caso de que la ansiedad o la depresión mejoren, la aparición de estas rumiaciones puede provocar una nueva recaída.

Depresión con pensamientos obsesivos.
La depresión y otros trastornos pueden complicar su evolución cuando interfieren pensamientos obsesivos y repetitivos.

3 recomendaciones para combatir los pensamientos obsesivos

Acudir a un psicólogo que nos pueda brindar ayuda profesional es fundamental para evitar que este tipo de pensamientos condicionen nuestra vida. Gracias a una terapia personalizada podremos sentirnos mejor, aunque esto nos llevará tiempo.

1. Parada del pensamiento

Esta es una técnica que algunos psicólogos recomiendan, aunque no todos. Se basa en la terapia cognitiva conductual. Se trata de que cuando un pensamiento intrusivo nos aborda podamos decir “basta” o “stop” en voz alta. Con el tiempo, podremos hacer esto mentalmente. La técnica de la parada del pensamiento nos permitiría darnos cuenta de la gran cantidad de pensamientos obsesivos que tenemos.

2. Tiempo para pensar

Cuando hayamos dominado la técnica de la parada de pensamiento, es el momento de empezar con otra que es la del tiempo para pensar. La parada de pensamiento está bien, pero hay cosas sobre las que sí debemos pensar y reflexionar. Para esto está ese momento que deberá ser de unos 15 minutos como máximo.

Lo que haremos es permitirnos pensar en todo lo que hemos estado frenando a lo largo del día. Siempre debería hacerse en un momento específico del día.

3. Técnicas de relajación

Ya tenemos las dos técnicas anteriores para ponerle freno a los pensamientos obsesivos, pero todavía nos queda algo más. Practicar yoga o meditación es algo fundamental si sufrimos de pensamientos de este tipo. Además, ayuda a que las técnicas anteriores se afiancen.

Al practicar yoga o meditación el estrés y la ansiedad se reducen, permitiéndonos gestionar mejor los pensamientos que nos abordan y que nos hacen perder el control. Hacer deporte también contribuye; podemos caminar unos 30 minutos, meditar durante 5 minutos y practicar yoga 15 minutos más. Lo importante es hacer esto a diario.

Meditar para reducir los pensamientos obsesivos.
La meditación es una herramienta de relajación que contribuye a reducir los pensamientos obsesivos.

Los pensamientos obsesivos no deben dominarnos

No ser capaces de ponerle freno a los pensamientos obsesivos es un problema. Terminan paralizándonos, provocando que vivamos cada día con estrés, siendo infelices. Buscar ayuda es el primer paso que deberíamos dar para gestionarlos de una manera más positiva.

Pero además de pedir ayuda, las recomendaciones expuestas para frenar estos pensamientos también serán esenciales. Hacer ejercicios de relajación, ser conscientes de los pensamientos y darnos un tiempo para pensar será estupendo. Empezaremos a sentirnos mejor.

Te podría interesar...
Ansiedad
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ansiedad

La ansiedad produce un fuerte sentimiento de preocupación o medio ante determinadas situaciones o cosas. Descubre cómo se clasifica y qué la produc...



  • García Soriano, G. (2008). Pensamientos intrusos obsesivos y obsesiones clínicas: contenidos y significado personal.
  • Gómez, J. L. G., & Bayón, D. N. (2000). Modelo psicopatológico y tratamiento de un caso con un trastorno obsesivo-compulsivo. Psicología conductual= behavioral psychology: Revista internacional de psicología clínica y de la salud8(1), 117-146.
  • Prats, C. M., Martí, A. G., Belloch, A., Morán, M. L., Rodríguez, C. C., & Barber, M. E. C. (2003). Pensamientos intrusos en obsesivos subclínicos: contenidos, valoraciones, estrategias de control. Revista de psicopatología y Psicología clínica8(1), 23-38.