Pérdida de audición por envejecimiento: causas y tratamientos

La pérdida de audición por envejecimiento es un problema físico que puede tener graves repercusiones psicológicas y afectar el desenvolvimiento de las personas en sus actividades diarias.
Pérdida de audición por envejecimiento: causas y tratamientos
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 09 marzo, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 09 marzo, 2021

Última actualización: 09 marzo, 2021

A medida que el cuerpo envejece cambia la forma en que todos los sentidos brindan la información del ambiente que nos rodea. Uno de los trastornos más frecuentes por la edad es la pérdida de audición por envejecimiento.

La presbiacusia o pérdida de la audición asociada al envejecimiento es una afección progresiva que afecta del 25 % al 30 % de los adultos mayores en todo el mundo. La misma refleja la degeneración de las células del oído encargadas de captar y transmitir los estímulos auditivos al cerebro.

La mayoría de las personas suelen pasar desapercibida esta alteración auditiva, ya que el daño paulatino de ambos oídos puede ser difícil de percibir. No obstante, afecta la calidad de vida del paciente.

Síntomas relacionados con la pérdida de audición

La pérdida de la audición por envejecimiento suele ir acompañada de varias manifestaciones de alarma. En este sentido, la persona puede identificar algunos síntomas que indicarían la presencia de esta alteración.

Dentro de los signos asociados a la perdida de la audición por la edad destacan los siguientes:

  • Problemas para identificar sonidos en el ambiente.
  • Hablar con un tono de voz elevado sin ser consciente de ello.
  • Dificultad para entender lo que otras personas dicen.
  • Necesidad de escuchar dos a tres veces una oración para entenderla.
  • Molestias por sonidos de alto volumen e intensidad.
  • Dificultad para discriminar sonidos en sitios con ruido.
  • Tendencia de entender mejor a las personas con voces graves.
  • Problemas para escuchar sonidos agudos.
  • Tinnitus o zumbidos espontáneos en uno o ambos oídos.

Estas manifestaciones pueden estar vinculadas a una gama muy diversa de patologías de disfunción auditiva. Por lo que es fundamental acudir a un médico especialista al detectar cualquiera de las mismas.

Persona con problemas de audición por la edad sube el volumen.
A veces, el primer signo de la pérdida auditiva es tener que elevar el volumen de los dispositivos que estamos escuchando.

¿Por qué se produce pérdida de audición en la vejez?

La audición depende de un complejo sistema de células encargadas de captar los estímulos sonoros y convertirlos en impulso eléctrico que luego pasa a ser interpretado en el cerebro. De esta forma, cualquier alteración en este delicado mecanismo desencadena una disfunción.

En un principio, las ondas sonoras son captadas por el oído y transportadas por el conducto auditivo externo hasta el tímpano. La vibración recibida por el tímpano provoca el movimiento de unos huesecillos del oído medio, los que generan vibraciones del líquido del oído interno.

Un grupo de células ciliadas, limitadas y no regenerables, reciben estas vibraciones. Por mecanismos intracelulares forman un impulso eléctrico que pasa al nervio acústico. Este último se encarga de llevar la información al cerebro, lugar donde será integrado y decodificado como un sonido.

La pérdida de la audición por envejecimiento está asociada a la degeneración de las estructuras del oído interno a nivel de las células ciliadas y de las vías de conducción nerviosa. Por su parte, los trastornos del oído medio y externo rara vez son responsables de la presbiacusia.

Factores de riesgo

Esta patología degenerativa de la audición en los pacientes de edad avanzada puede ser producto de diferentes variables que intervienen y se asocian de forma única en cada persona. Esto va depender no solo de factores adquiridos a lo largo de la vida, sino también de agentes ligados a la genética humana.

Uno de los principales factores de riesgo lo constituye la exposición prolongada a sonidos de alta intensidad o contaminación acústica. La misma estará condicionada por las situaciones a las que se expone la persona y las diferentes actividades practicadas.

La influencia hereditaria juega un papel muy importante en el inicio y progresión de la patología. Por lo que, el tener familiares directos que hayan manifestado pérdida progresiva de la audición aumenta en gran medida el riesgo de padecer la afección.

De igual forma, se demostró que existe una fuerte relación entre las enfermedades crónicas no transmisibles y la pérdida de audición asociada al envejecimiento. Dentro de este grupo destacan la hipertensión arterial y la diabetes mellitus.

La exposición a medicamentos tóxicos para el oído suele asociarse con disminución de la agudeza auditiva y alteraciones del equilibrio. Esto ocurre producto de los efectos adversos de fármacos como la aspirina, algunos antibióticos y quimioterápicos.

Pruebas de diagnóstico

La evaluación médica completa y detallada facilita la identificación de patologías asociadas a la disfunción auditiva. En este sentido, la historia clínica y la exploración del oído con un otoscopio por parte del especialista permite identificar las causas o factores asociados a la pérdida auditiva.

De igual forma, el médico podría indicar una prueba de hipoacusia o de pérdida auditiva. Esta permite confirmar si existe o no compromiso y la gravedad del mismo. Con los datos obtenidos, el especialista podrá desarrollar el protocolo de tratamiento.

Estas pruebas de audición suelen ser indoloras y poco invasivas, siendo desarrolladas en espacios cerrados que favorecen al estudio. Dentro de las más usadas destacan las siguientes:

  • Audiometría de tonos puros: mide los sonidos más suaves que se pueden detectar en diferentes frecuencias.
  • Pruebas de habla en ruido y palabras en ruido: evalúa la capacidad de discriminar sonidos en un ambiente que imita un entorno real lleno de estímulos auditivos.
  • Audiometría del habla: permite conocer los sonidos más suaves del habla que puede identificar el paciente, por lo que deberá repetir las palabras para verificar la capacidad de discriminación.
  • Timpanometría: mide la capacidad de movimiento y respuesta del tímpano y los músculos del oído medio.

Quizás te pueda interesar: Hipoacusia: síntomas y tratamiento

Tratamientos disponibles

La indicación terapéutica varía de acuerdo a la gravedad de la pérdida auditiva. No obstante, esta patología no tiene cura, por lo que las opciones están destinadas a mejorar la calidad de la audición.

Dentro de las más utilizadas se encuentran las siguientes:

  • Audífonos: son equipos electrónicos que se colocan en el interior o por detrás del oído, aumentando la intensidad de los estímulos sonoros. Suelen utilizarse en pacientes con disfunción leve a moderada.
  • Implantes cocleares: es un pequeño dispositivo que se coloca quirúrgicamente a nivel del oído interno. El mismo suele ofrecer muy buenos resultados en personas con alteraciones severas.
  • Sistemas auditivos osteointegrados: utiliza la capacidad fisiológica del hueso de transferir vibraciones. Para ello actúan captando, amplificando y transfiriendo el sonido por medio del hueso hasta el oído interno.
  • Dispositivos de ayuda auditiva: tecnología que amplifica el sonido emitido por los aparatos electrónicos, como el teléfono o el televisor. Se emplean con o sin auriculares, según la gravedad.
Audífono en una mujer por pérdida de audición por envejecimiento.
Un audífono puede ser de gran ayuda para casos leves o moderados que sufren alteraciones persistentes en la calidad de vida.

Atentos a los síntomas de alarma

Como se describió, la pérdida de audición por envejecimiento siempre inicia con síntomas de alarma que se van acrecentando de forma progresiva. La identificación de estas manifestaciones de forma oportuna favorece el pronóstico positivo.

A pesar de que la misma puede llevar a un aislamiento del mundo y a evitar el contacto con los demás, es vital tomar acción y buscar ayuda. Las implicaciones de esta afección van más allá de lo físico y repercuten en la esfera psicológica.

Te podría interesar...
Síntomas de la pérdida de audición que debes conocer
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Síntomas de la pérdida de audición que debes conocer

La OMS advirtió que más de la mitad de los jóvenes están expuestos a niveles de ruido muy peligrosos y el número de casos de pérdida de audición au...



  • Toledo Valdés C, Pacheco Macías A, Pérez García T, Contreras Álvarez P, Hernández Armstrong L. Características clínico-epidemiológicas de pacientes ancianos con Hipoacusia atendidos en el Hospital Calixto García. Rev haban cienc méd. 2018;  17( 3 ): 427-439.
  • Estrada González J, Morales Cadena G, Dorado Berumen Ó, Fonseca Chávez M. Estado funcional y cognitivo de los adultos mayores con hipoacusia en el Hospital Español de México. Rev. sanid. mil. 2018;  72( 1 ): 15-18.
  • Gates GA, Mills JH. Presbycusis. Lancet. 2005 Sep 24-30;366(9491):1111-20.
  • Ferré rey J, Morelló-castro G, Barberá curto J. Factores de riesgo involucrados en la presbiacusia. Acta Otorrinolaringológica Española. 2002;53(8):572-577.
  • Proupín Vázquez N, Lorenzo Martínez A, Del Río Valeiras M, Álvarez Alonso L, Segade Buceta X, Labella Caballero T. Propuesta de cribado de la presbiacusia en una consulta de atención primaria. Atención Primaria. 2007;39(1):35-40.
  • Patel R, McKinnon BJ. Hearing Loss in the Elderly. Clin Geriatr Med. 2018 May;34(2):163-174.