Pericoronaritis: causas, riesgos y tratamientos

La pericoronaritis es la inflamación e infección que se genera alrededor de la corona de una pieza dentaria que no logra erupcionar por completo. Sucede con más frecuencia en las cordales y aquí te contamos todo lo que debes saber.
Pericoronaritis: causas, riesgos y tratamientos
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 20 junio, 2021.

Última actualización: 20 junio, 2021

Cuando por falta de espacio una pieza dentaria no logra salir del todo, queda atrapada en el tejido periodontal. Es así que la encía que rodea la corona se inflama, se desencadena un proceso infeccioso y doloroso, apareciendo la denominada pericoronaritis.

Las cordales o terceros molares son los últimos elementos en aparecer en la boca y son las piezas que con mayor frecuencia se acompañan de este tipo de complicaciones. Su erupción ocurre alrededor de los 17 y 20 años en la parte más posterior de la boca. La falta de espacio y una mala higiene dental en la zona suelen desencadenar este padecimiento que mencionamos.

De todos modos, aunque con menos frecuencia, puede suceder durante la erupción de otras piezas dentarias. Sigue leyendo y entérate de qué se trata la pericoronaritis y por qué es tan importante su tratamiento.

¿Qué es la pericoronaritis?

Como ya lo adelantamos, la pericoronaritis es una afección en la encía que rodea la corona de una pieza dentaria que ha erupcionado de manera parcial. La misma se inflama e infecta, originando dolor, molestias e incomodidad para comer y abrir la boca.

Por diversos motivos, algunos elementos dentarios no logran erupcionar por completo. Queda así solo una porción de la corona en la boca y el resto del elemento sigue en el interior del periodonto, cubierto por encía.

Es ese tejido gingival que rodea la porción coronaria y que cubre el resto del elemento el que se inflama y da origen a esta complicación bucal. Pues se forma una especie de bolsillo entre la encía, la corona y el saco pericoronario, donde se acumulan bacterias y restos de comida, dando origen a una infección superficial en la zona.

Los terceros molares o muelas de juicio son las piezas dentarias más afectadas por esta condición. Sucede con más frecuencia durante la juventud, que es la etapa en la que empiezan a salir estos elementos.

Las cordales, por ser las últimas en salir, suelen no tener espacio suficiente o se encuentran mal posicionadas, siendo dificultosa su correcta erupción. Además, por estar en la zona posterior de la boca, su limpieza suele ser complicada. Se favorece así el acúmulo de bacterias.

Tipos de pericoronaritis

La pericoronaritis, según su evolución, se puede clasificar en aguda o crónica:

  • Pericoronaritis aguda: la inflamación es de aparición inmediata y con síntomas intensos. Puede ser congestiva y serosa o supurativa.
  • Pericoronaritis crónica: el proceso es leve y persistente en el tiempo.
Dolor por pericoronaritis.
Es común que la pericoronaritis se localice en los terceros molares, debido a la frecuencia con la que se posicionan mal.

¿Cuáles son las causas de la pericoronaritis?

El origen de la pericoronaritis, como ya se mencionó, es la presencia de una pieza dental que no ha podido erupcionar de manera correcta y la encía cubre parte de su corona. El tejido gingival de la zona se inflama e infecta por una proliferación de bacterias, causando así la afección.

Si bien esto puede suceder en cualquier elemento dentario que está erupcionando, lo más común es que aparezca en las muelas de juicio. La falta de espacio para que los molares puedan ubicarse en su correcta posición hace que el proceso no se complete y los mismos queden impactadas o retenidas parcialmente.

Es así que la encía cubre parte de la corona, formando una especie de bolsillo. Allí se acumulan restos de alimentos y las bacterias de la boca. Este ambiente de calor, humedad y descomposición permite que los microorganismos proliferen y den origen al proceso infeccioso.

Otra causa de esta afección es el traumatismo de la encía que cubre la muela parcialmente erupcionada por las piezas dentarias antagonistas.  El contacto constante contra el tejido gingival provoca la irritación e inflamación del mismo.

Síntomas de la pericoronaritis

La pericoronaritis se presenta con la inflamación de la zona que rodea a la pieza dentaria retenida. Se observa hinchazón y enrojecimiento del tejido gingival. Además, puede ocasionar algunos de los siguientes síntomas:

  • Dolor punzante en la zona e incluso en la faringe, el oído y toda la cara del lado afectado.
  • Halitosis o mal aliento.
  • Trismus o limitación para abrir la boca.
  • Dificultad para masticar y tragar.
  • Supuración o salida de pus por la encía.
  • Mal sabor o disgeusia.
  • Inflamación de los ganglios submaxilares.
  • Malestar general y fiebre.

Riesgos de la pericoronaritis

La persistencia de la pericoronaritis sin recibir el tratamiento odontológico adecuado puede dar origen a diversas complicaciones. Si el proceso infeccioso avanza es capaz de originar abscesos de mayor tamaño.

La infección puede extenderse a las zonas vecinas, involucrando la boca, la garganta y el cuello. Esto da origen a situaciones graves, como la angina de Ludwig. Esta complicación debe tratarse de inmediato, pues obstruye las vías respiratorias del paciente. La infección también puede extenderse por el torrente sanguíneo y dar origen a una sepsis.

Las sepsis o septicemias son situaciones de extrema gravedad. Requieren internación hospitalaria para la administración de antibióticos por vía endovenosa, de manera que se alcance buena concentración de los fármacos en la sangre.

Por otro lado, la persistencia del saco pericoronario, una estructura que rodea a las piezas dentarias cuando están en el interior del hueso y que desaparece con la erupción, puede dar origen a quistes. Se trata de formaciones de contenido líquido o semisólido rodeadas de tejido epitelial que también se deben eliminar. Pues si crecen pueden comprometer el hueso y otras estructuras anatómicas importantes. En algunos casos son capaces de malignizarse.

¿Cómo tratar la pericoronaritis?

Ante la presencia de los síntomas que se han mencionado, lo aconsejable es acudir de inmediato al odontólogo. Pues el profesional analizará la situación, realizará el diagnóstico y comenzará el tratamiento oportuno.

Las acciones a realizar se pueden dividir en dos momentos principales: uno inmediato y el otro cuando ya han pasado los síntomas más agudos, lo que resolverá la situación a largo plazo.

Primer momento

Son los procedimientos que se realizan cuando el paciente se presenta a la consulta con la sintomatología dolorosa e inflamatoria que mencionamos. Es así que se comienza con una terapia antiinflamatoria y antibiótica para reducir la inflamación y el dolor, tanto como controlar la infección.

Además, puede que el profesional recomiende limpiar la zona con un cepillo de cerdas suaves y complementar con enjuagues de clorhexidina o una solución salina. En algunos casos puede ser necesario el drenaje y la limpieza de todos los restos de residuos acumulados.

Enjuague bucal para la pericoronaritis.
Los enjuagues con clorhexidina en la pericoronaritis son parte del tratamiento que los profesionales indican.

Segunda etapa del tratamiento

Una vez que pasó la primera etapa y hay una mejoría de la zona afectada, el paciente deberá regresar al odontólogo para proseguir con el abordaje terapéutico. El profesional evaluará si es posible preservar o no el molar involucrado.

Cuando la pieza dentaria puede conservarse es necesario una cirugía menor en la que se elimina el tejido gingival que cubre la corona, llamado opérculo. Al quitar esta porción de encía se reducen los traumatismos sobre la misma. Además, la higiene se hace más fácil, evitando que se vuelvan a acumular residuos.

De todos modos, luego de la intervención se deberán realizar controles periódicos. Pues existe la posibilidad de que el tejido gingival vuelva a crecer y cubra la muela.

Otras veces, cuando la pericoronaritis se produjo en una muela impactada que no posee el espacio suficiente para erupcionar o se encuentra en una posición incorrecta, se deberá realizar la extracción de la misma. Esto evitará nuevas complicaciones a futuro, como infecciones o maloclusiones. Seguir las indicaciones del odontólogo ayudará a que el tratamiento sea exitoso y que la recuperación sea efectiva.

En los casos más graves, cuando aparecen síntomas como abscesos de gran tamaño, hay compromiso de los ganglios linfáticos del cuello o hay dificultad para hablar, tragar y respirar, se debe acudir de inmediato al servicio de urgencias. Actuar con rapidez es vital, pues la infección podría estar extendiéndose a otras zonas y desarrollar cuadros más graves, como la sepsis.

Estar atentos a la erupción de las cordales

Aunque el pronóstico de la pericoronaritis en general es bueno, cuando aparecen los primeros síntomas no hay que dejar que la evolución quede librada al azar. Como ya te contamos, existe la posibilidad de complicaciones y lo mejor es resolver la situación cuanto antes.

Por eso lo ideal es acudir con frecuencia al odontólogo. El profesional no solo evaluará el estado general de la boca y tratará las afecciones presentes. Además, podrá hacer un seguimiento de la erupción de los terceros molares y detectará cualquier problema que pueda surgir a tiempo.

Con los tratamientos y medicación adecuada el problema se controla y resuelve con facilidad, evitando contratiempos molestos. Con las visitas regulares al dentista y cuidando la higiene dental, prestando especial atención a la zona donde salen los últimos molares, se puede prevenir la aparición de esta afección.

Te podría interesar...
8 cuidados para después de una extracción dental
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
8 cuidados para después de una extracción dental

Hay cuidados a tener en cuenta después de una extracción dental para que la recuperación sea rápida y placentera. Entérate cuáles son.



  • Peñafiel Macías, Fátima Xiomara. Frecuencia de pericoronaritis en paciente jóvenes. BS thesis. 2020.
  • Del Rosario Ordónez, Angel Enrique. Prevalencia de pericoronitis relacionada con la posición de los terceros molares. BS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología, 2019.
  • López, Mileydi de la C. Torres, Marcial Díaz Álvarez, and Alina Acosta Morales. "Tratamiento medicamentoso con clorhexidina al 0, 2% como coadyuvante para el manejo de las pericoronaritis. Sancti Spíritus 2007." Gaceta Médica Espirituana 11.1 (2017): 7.
  • Martínez-González, J. M., and A. Donado Azcárate. "Dientes retenidos. Terceros molares." Donado. Cirugía Bucal: Patología Y Técnica (2019): 199.
  • Rendón Zamora, Moisés Alexander. Exodoncia de tercer molar como tratamiento a la pericoronitis aguda. BS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología, 2017.
  • del Mazo, Lizel Díaz, et al. "Valoración clínico-epidemiológica de pacientes con pericoronaritis aguda de los terceros molares." Medisan 21.11 (2017): 3188-3195.
  • Peñafiel Macías, Fátima Xiomara. Frecuencia de pericoronaritis en paciente jóvenes. BS thesis. 2020.
  • Rázuri Peralta, Fernando Javier. Pericoronitis producido por la retención de terceros molares mandibulares. Medicación terapéutica pre y post operatoria. BS thesis. Universidad de Guayaquil, Facultad Piloto de Odontología, 2018.
  • Arregui Vera, Walter Manuel. Cirugía de tercer molar mandiblar con retención parcial. BS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología, 2019.