Personas que se preocupan demasiado: 6 características que las definen

¿Hasta qué punto es sano preocuparse? Las personas que se preocupan demasiado no suelen afrontar los problemas de la mejor manera. ¡Descubre cuáles son sus principales características!
Personas que se preocupan demasiado: 6 características que las definen
Andrés Carrillo

Escrito y verificado por el psicólogo Andrés Carrillo el 09 febrero, 2021.

Última actualización: 09 febrero, 2021

La preocupación es parte de la naturaleza humana; si no nos preocupamos, entonces tampoco nos cuidamos. Sin embargo, las personas que se preocupan demasiado pueden sentir un malestar constante e intenso que afecta su calidad de vida.

En este artículo nos ocupamos de revisar 6 características que definen la preocupación excesiva en las personas para determinar cómo esta situación las afecta. Todos los excesos son negativos, incluso aquellos que tienen que ver con los pensamientos.

Cuando preocuparse se convierte en un problema

Como hemos mencionado, la capacidad de sentir preocupación ante determinadas situaciones es adaptativa. Pero si la preocupación es constante e intensa pasa a ser un problema. Resulta paradójico que algo con la función de proteger pueda convertirse en perjudicial.

Además de la intensidad y la prevalencia, se debe tener en cuenta el motivo de las preocupaciones. Esto quiere decir que no está mal sentirnos así cuando existe un peligro real, pero es un trastorno si se mantiene el sentimiento sin ningún motivo aparente.

En los casos más severos, las preocupaciones excesivas pueden generar malestar físico, como ocurre durante los episodios de ansiedad. El hecho de preocuparse por algo que aún no ha ocurrido resulta limitante y se trata de un síntoma claro de la conducta ansiosa.

Una de las características de las personas que se preocupan demasiado es que tienen un patrón de pensamiento acelerado y de carácter catastrófico. Por ejemplo, estudian para un examen y piensan que los reprobarán. En la ansiedad no hay espacio para el optimismo, ya que todo es negativo.

Características de las personas que se preocupan demasiado

A continuación pasamos a revisar las 6 principales características de las personas que se preocupan demasiado. Estas señales son constantes, sin embargo, pueden variar respecto a su intensidad. Vamos a ello.

Ansiedad en una mujer que se preocupa demasiado.
La ansiedad es una expresión de la preocupación excesiva que limita la vida de quien la padece.

1. Adelantarse a los hechos de forma negativa

Esta es la característica principal de quienes se preocupan de manera constante e irracional. Se trata de anticipaciones ansiógenas. Esto ocurre cuando las personas no son capaces de evaluar el futuro de manera positiva, aunque las probabilidades de fracaso sean mínimas.

2. Dificultad para poner en práctica las soluciones

Aquellas personas con la tendencia excesiva a las preocupaciones son capaces de idear buenas estrategias para solucionar conflictos, pero difícilmente consiguen llevarlas a cabo. Están tan enfocados en repasar el problema de manera constante que no dan el paso hacia la resolución. Además, suelen presentar dudas respecto a sus capacidades.

3. Sobreanalizar los problemas

El análisis excesivo de una situación produce estados de angustia. Darle demasiadas vueltas en la mente a un conflicto no ayuda a solucionarlo. Al contrario, hace que se intensifique. Entonces, cuando analizamos una situación de forma repetitiva no estamos poniendo el énfasis en las posibles soluciones, sino en el mismo meollo problemático.

4. Poca tolerancia a la incertidumbre

Gran parte de los conflictos que debemos resolver son de carácter inesperado. A veces, una situación problemática nos toma por sorpresa y cambia los planes que teníamos. Pero la incertidumbre no siempre termina en consecuencias negativas. Por ejemplo, una llamada no programada podría deberse a que nos darán buenas noticias.

Las personas que se preocupan demasiado asocian de forma automática la incertidumbre con un desenlace negativo. Podría ser el caso de un joven que recibe un aviso inesperado de su novia y lo primero que piensa es que lo está llamando para reclamarle algo o para terminar la relación.

5. No diferenciar lo posible de lo probable

Esta característica implica una dificultad para interpretar la información de manera racional. Ocurre que las personas no logran discernir entre los hechos que pueden ocurrir y los que no.

Por ejemplo, sentir preocupación por perder el empleo sin tener indicios claro de que eso pueda ocurrir es una preocupación irracional, tomando en cuenta que es improbable en varias oportunidades. Si bien es cierto que todo puede pasar, hay quienes no saben diferenciar lo probable de lo improbable.

6. Poseen un locus de control externo

El locus de control se refiere a la percepción que tienen las personas respecto a las circunstancias que producen los acontecimientos en sus vidas. Un locus de control externo es aquel en el que el sujeto le atribuye las situaciones que le ocurren a eventos ajenos a su control. Por ejemplo, a la suerte, el azar o el destino.

Recomendaciones para las personas que se preocupan demasiado

Respiración profunda para combatir la preocupación.
Los ejercicios de respiración son una ayuda para reducir la ansiedad y controlar la preocupación.

Ahora que hemos entendido cómo es el patrón de pensamiento de las personas que se preocupan demasiado, pasaremos a considerar algunas recomendaciones para afrontar este problema de manera efectiva. Es importante ratificar que las preocupaciones surgen cuando sentimos que no tenemos control sobre los eventos venideros.

Tomando en cuenta lo anterior, los estilos de afrontamiento para superar las preocupaciones irracionales están basados en una reestructuración del sistema de creencias y de los esquemas mentales. Algunas formas para conseguir este cambio de perspectiva pueden ser las siguientes:

  • Comunicar el motivo de las preocupaciones.
  • Adquirir hábitos saludables que permitan un descanso de las responsabilidades.
  • Comprender que algunas cosas escapan a nuestro control y debemos aceptarlas.
  • Aceptar que ninguna situación es definitiva y, eventualmente, todo pasa.
  • Aprender y practicar ejercicios de respiración.
  • Enfocar el pensamiento en las soluciones más que en el conflicto.
  • Practicar la comunicación asertiva.

Estas recomendaciones están enfocadas en el control. La idea es que las personas que se preocupan demasiado comiencen a adquirir un locus de control interno; es decir, la capacidad de influir de manera positiva sobre sus vidas.

No todas las preocupaciones son negativas

Como hemos analizado en este artículo, las preocupaciones son naturales y no podemos evitarlas siempre. La idea es mantener un buen nivel de consciencia sobre aquellas circunstancias que generan preocupación para que seamos capaces de evaluar con objetividad si son justificadas.

El acompañamiento terapéutico guiado por un profesional de la salud mental servirá de ayuda para que las personas comiencen a cambiar sus estilos de afrontamiento, reemplazando los patrones de pensamiento desadaptativos por unos funcionales.

Te podría interesar...
Preocupación crónica: 3 efectos para tu salud y cómo afrontarlos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Preocupación crónica: 3 efectos para tu salud y cómo afrontarlos

La preocupación crónica es muy común en nuestros tiempos actuales marcados por el estrés y las presiones. Entérate aquí de lo que puede causar a tu...



  • Hunot, V. et al. “Terapias Psicológicas Para El Trastorno de Ansiedad Generalizada.” La Biblioteca Cochrane Plus 1 (2008): 74. La Biblioteca Cochrane Plus. Web.
  • Nuevo Benítez, Roberto, and Ignacio Montorio Cerrato. “Eficacia de Un Tratamiento Cognitivo-Conductual Para La Preocupación Excesiva En Personas Mayores.” International Journal of Clinical and Health Psychology 5.2 (2005): 215–226. Print.
  • “PERFIL DE PERSONALIDAD DE PACIENTES CON TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA.” Revista Argentina de Clínica Psicológica XVI.2 (2007): 129–134. Print.