Piercings de oreja: tipos y riesgos

Este artículo es ideal para quien esté buscando realizarse piercings de oreja y desee informarse sobre estos tipos de perforaciones y sus respectivos riesgos.
Piercings de oreja: tipos y riesgos
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 21 julio, 2021.

Escrito por Facundo Martin Desimone, 21 julio, 2021

Última actualización: 21 julio, 2021

Un piercing es una horadación realizada en el cuerpo con agujas para insertar luego piezas de joyería. Las partes del cuerpo en las que suelen realizarse estas perforaciones con mayor frecuencia son las orejas, las fosas nasales, la lengua, el ombligo, las mejillas y los labios. En esta nota nos concentraremos específicamente en los piercings de oreja.

10 tipos de piercings de orejas

La dicotomía en el universo de los piercings de oreja radica en una diferencia básica: los delgados, que oscilan entre 0,6 y 0,8 milímetros, y los robustos de entre 1 y 1,3 milímetros. Cabe destacar que cualquiera de las dos clases se pueden utilizar en todas las perforaciones.

A continuación nos explayamos sobre los distintos tipos de piercings de oreja.

1. Daith

Para este tipo de perforación se sugieren los piercings del estilo shripati o harendra, de la gama de los robustos. En el espectro de los delgados se recomiendan los tipos aftan o venkat. Esta perforación se realiza en una zona que está prácticamente en el centro de la oreja, en el pliegue más interno del cartílago.

2. Rook

Los estilos de piercings más recomendados para esta clase de orificios son los alak, dristi y shyama. El motivo por el que se recomiendan aros delgados para este tipo de perforaciones tiene que ver con su ubicación. Un piercing grueso podría resultar irritante.

3. Tragus

Adag, dharma y vasanta son los pendientes más bellos para lucir en esta zona de la oreja. Los piercings delgados de formas simples son ideales para esta clase de orificios.

4. Antitragus

Como su nombre lo indica, los piercings antitragus se realizan sobre el lóbulo superior, en el cartílago contrario al tragus. Por eso se recomiendan los de estilo sandip y yadu, del grupo de los delgados.

Joya piercing.
La joyería para el piercing de oreja es variada y dependerá mucho del gusto personal.

5. Lóbulo

El lóbulo es la zona más común para realizarse perforaciones. Se trata de los orificios normales que, muchas veces, se les realizan incluso a los bebés recién nacidos. No por nada este tipo de piercings reciben el nombre de aros iniciales.

6. Lóbulo superior

Subiendo por el lóbulo, por encima del llamado primer orificio, es factible realizar entre 3 y 5 perforaciones distintas. Para esta zona se recomiendan los pendientes muy pequeños o con incrustaciones de piedra, como pueden ser los kanira, los chad, y los kishori.

7. Conch

Omana y pratima son las clases de pendientes más recomendados para este tipo de perforaciones. Son los aros abrazadores; se trata de piercings de formas circulares que abrazan el cartílago inferior de la oreja que se encuentra encima del antitragus.

8. Flat

Para quien pretenda ser parte de una tendencia y ostentar a la vez un estilo único y elegante, este es el piercing que está buscando. Los flat son perforaciones que se hacen dentro del pliegue superior de la oreja.

9. Hélix

En el hélix pueden realizarse la cantidad de perforaciones que se desee. No obstante, se recomiendan entre 1 y 3.

Los pendientes más adecuados para este tipo de orificios suelen ser las clases dayaram, rati y jayashri. Este tipo de orificios se realizan en el cartílago exterior que se encuentra en la parte superior de la oreja.

10. Contra hélix

Quien busque la máxima vanguardia deberá optar por la alternativa en el contra hélix. Aquí pueden elegirse pendientes tanto robustos como delgados.

Estas perforaciones se hacen sobre el cartílago que está más cerca del rostro, del lado de la oreja contrario al hélix. Los mejores piercings para adornar estos agujeros son los de estilo harendra, jatin y shakuntala.

Riesgos de los piercings de oreja

Los piercings de oreja resultan muy bellos. No obstante, la intervención con estos cuerpos extraños acarrea algunos riesgos. Te los contamos.

Queloides

Hay personas con cicatrizaciones excesivas, produciendo lo que se conoce como cicatrices queloides. Por eso no se sugieren piercings en quienes tienen este tipo de piel.

No obstante, si alguien ignora tener esta condición y nota que se le forman estas cicatrices luego de haberse realizado piercings, se sugiere que se lo quite de inmediato. Luego deberá concurrir a un dermatólogo de confianza.

Alergias por sensibilización al níquel

Existen reacciones alérgicas al material de los piercings o a las herramientas que se utilizan para su colocación. Esta es una contraindicación absoluta para la joya, pues no habrá forma de reducir el impacto sobre el sistema inmunitario.

Inflamaciones cutáneas, infecciones y transmisión de enfermedades agudas

Finalmente, no pueden descartarse las transmisiones de enfermedades contagiosas, como el VIH o la hepatitis B. Esto sucede por la falta de higiene correspondiente en los elementos al momento de realizar las perforaciones, como así también por una carencia de adecuados cuidados posteriores.



Consejos para cuidar un piercing en la oreja

Resulta muy frecuente que, luego de realizado el piercing, la oreja se irrite. Para controlar esta situación y evitar infecciones se deberían tener los cuidados que detallamos a continuación:

  • Humedecer todas las costras y proceder a retirarlas cuidadosamente.
  • Lavar el área con agua y jabón neutro.
  • Esparcir solución fisiológica en la zona, asegurándose de que ingrese al orificio.
  • Si se sospecha una posible infección, utilizar alguna clase de producto desinfectante. No se recomienda agua oxigenada ni alcohol etílico.
Daith piercing.
Los distintos tipos de piercing responden a ubicaciones más estéticas y a la estructura de la anatomía de la oreja.


Los piercings de oreja tienen algunos riesgos

La utilización de piercings puede ser muy llamativa y a la moda, pero no es un tema para tomar a la ligera. Conviene conocer bien todos los riesgos antes de tomar la decisión.

Entre las zonas más frecuentes que se eligen, además de las orejas se encuentra la cavidad bucal. La boca tiene algunos riesgos más severos. Según un artículo de la revista Avances en Odontoestomatología, se puede alterar la masticación, la deglución y la salud dental general, con acúmulo de placa bacteriana.

Considera bien la decisión de colocarte esta joyería y analiza con qué profesional lo harás. Es fundamental que quien lo coloque cumpla con las reglas de higiene prioritarias para reducir los riesgos.

Te podría interesar...
¿Qué es el piercing industrial y cómo se debe cuidar?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Qué es el piercing industrial y cómo se debe cuidar?

El piercing industrial es una tendencia muy solicitada en la actualidad. Las personas lo usan para decorar sus estilos y lucir diferentes.



  • Avances en Odontoestomatología, Vol. 21, Núm. 5. Algunas consideraciones acerca de los piercings orales. España 2005.
  • Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río, Vol. 18, Núm 2. El uso del piercing en la cavidad bucal de los adolescentes. Cuba 2014.
  • Albert, Prince. "Tipos de piercing." Alergia 1: 6.
  • Cialzeta, Domingo. "Piercing: controversias y recomendaciones."
  • Noah, N. "Tatuaje y piercing–la necesidad de recomendaciones europeas." Eurosurveillance 11.1 (2006): 1-2.