Cómo plantar y cuidar los tulipanes

Romanticismo, pureza y elegancia son cualidades asociadas a los tulipanes. La belleza de estas flores se debe a las atenciones que recibe desde su plantación.
Cómo plantar y cuidar los tulipanes

Última actualización: 07 enero, 2023

Para cuidar los tulipanes es imprescindible velar por ellos desde la siembra. Esta flor resalta entre las más plantadas para embellecer jardines y armar ramilletes especiales en la decoración de interiores.

La especie sobresale en diferentes colores, a los cuales les atribuyen significados particulares. Por ejemplo, el amarillo tiene que ver con la amistad y la alegría; el morado está vinculado al éxito; el rojo evoca a la pasión; y el blanco, la paz. Los tonos azules son generados por pigmentación artificial y se consideran los indicados para simbolizar la tranquilidad.

Es sencillo ir a la floristería y encargar un arreglo de tulipanes, pero si los quieres para hermosear las áreas verdes de la casa, es conveniente que conozcas los secretos de un cultivo sano y bonito.

Tulipanes: una flor con múltiples peculiaridades

Una reseña de Waste Magazine puntualiza que esta flor, cuyo género es Tulipa, es cultivada en múltiples especies alrededor del mundo, mostrando diversidad de formas y de tintes.

Los bulbos se siembran en otoño y la floración es en primavera. Aunque, por lo general, miden 20 centímetros de altura, es posible que algunos tulipanes evidencien tallos que alcanzan los 60 centímetros.

Las hojas asemejan a una lanza plana y los pétalos crecen hacia dentro, en aspecto globoso. La combinación de tonos en sus corolas es uno de los principales atractivos, porque no siempre es un color uniforme, sino que admite pintas o difuminación.

Flor de Lys, papagayo, tulipán botánico y Darwin son los tipos frecuentes.

Bulbos de tulipanes para plantar en otoño.
El otoño es el momento ideal para la plantación de los bulbos, antes de las heladas.

Presta atención a los detalles para plantar tulipanes

Hay dos consideraciones básicas para sembrar tulipanes; una de ellas tiene que ver con el clima. Estrictamente, debes plantarlos previo a las primeras heladas del año, porque de lo contrario, provocaría que el frío destruya los bulbos.

Es preferible aprovechar los meses medios de otoño, así el período de latencia causado por las bajas temperaturas no perjudica el florecimiento.

El otro punto se relaciona con los ejemplares. Es indispensable seleccionar bulbos de piel delgada, pero resistentes al tacto. Descarta aquellos que no luzcan sanos o se muestren marchitos.

Siembra con sustrato universal, en una maceta o en la propia tierra, respetando una profundidad de 8 centímetros. Lo siguiente es el cuidado meticuloso.



Consejos para cuidar los tulipanes

Una vez que siembras tulipanes, toca esperar de 3 a 4 meses para que broten las flores. Si bien los capullos duran aproximadamente 3 semanas antes del marchitamiento, vale la pena aguardar todo este tiempo con tal de apreciar esta belleza natural.

A continuación, veamos las atenciones que requiere una plantación de tulipanes.

Buena luz

Ubica los tulipanes en áreas donde reciban luz solar, aunque si el ambiente es muy cálido, lo conveniente es buscar zonas con sombra. Además, es importante que los bulbos queden con la parte ancha hacia el fondo, para que no crezcan al revés y se nutran con buena radiación.

Riego mesurado

La moderación es clave en el riego, para prevenir el encharcamiento y el ahogo de la planta. Revisa el sustrato antes de echarle agua a la maceta, así verificas si en realidad la necesita.

Tanto en materos como en la tierra del jardín, es mejor utilizar una regadera, debido a que las mangueras dispensan un chorro más fuerte y agresivo para con los bulbos.

La hidratación para estas flores es de 2 a 3 veces en la semana cuando están en interiores. Afuera de la casa, el riego no es necesario, siempre que llueva con frecuencia. En todo caso, el sustrato tiene que mantenerse levemente húmedo.

Respetar el tiempo de abono

El abono de los tulipanes debería cumplirse una vez al año, en plena siembra otoñal. Esta es la técnica apropiada para que, a medida que ocurra el desarrollo de las raíces, el bulbo obtenga los nutrientes que le harán crecer fuerte y florecer sano.

Asegúrate de poner un fertilizante de liberación gradual en la capa superior del terreno, de modo que desprenda el alimento poco a poco, para no estropear las raíces.

El abono universal es ampliamente recomendado, pero el vermicompostaje o lombricompostera es igualmente aceptable, por su papel como biocontrolador contra diferentes plagas, según señala un ensayo difundido por la Revista Mexicana de Ciencias Agrícolas.

Al respecto, Acta Zoológica Mexicana reporta numerosos estudios sobre el beneficio del humus de lombriz para el crecimiento de especies vegetales, ya que es un mecanismo que estimula el aporte de nutrientes, mejora el sustrato y proporciona microorganismos favorables en la producción de sustancias fitohormonales.

Limpieza oportuna

No arranques los pétalos a las primeras de marchitez. Aplaza la limpieza hasta que las hojas y el tallo se vean amarillos; esto implica al menos 5 semanas. Una ventaja es que desentierras los bulbos, los aseas, los guardas en un sitio fresco y los siembras el próximo otoño.

Para cuidar los tulipanes debes espaciar los ejemplares

¡Qué llamativa es una hilera coloreada con tulipanes! Pero esa presencia fina es posible siempre que en la siembra espacies cada bulbo de 5 a 10 centímetros. El objetivo es que dispongan de amplitud suficiente para germinar correctamente.

Protección de enfermedades

De acuerdo con una publicación de la Universidad de Illinois, en ocasiones, el tulipán resulta afectado por un hongo llamado Botrytis y por un virus conocido como «mosaico».

La fusariosis o pudrición de las raíces es otra patología que perjudica a los tulipanes. Para sanar la planta hay que excluir los bulbos descompuestos y con moho, además de aplicar desinfectantes botánicos.

Por su parte, el boletín del Instituto de Investigaciones Agropecuarias menciona que se deben minimizar los factores que predisponen a la enfermedad del vegetal, como los siguientes:

  • Suelos inundados.
  • Drenaje inadecuado.
  • Poco aire y baja porosidad.
  • Heridas causadas por el hombre y por microorganismos.
Los síntomas comunes de una flor enferma están dados por malformaciones, variaciones del color y falta de vigor.
Riego por aspersión.
Selecciona el tipo de riego con cuidado, ya que los chorros muy potentes pueden dañar la planta.


¿Qué hacer para cuidar los tulipanes cultivados en agua?

Algunas especies de tulipanes son cultivables en agua. Estos casos demandan otro tipo de cuidados. Lo primordial es contar con un envase de vidrio ancho, para incluir en el fondo del frasco piedras y, sobre ellas, los ejemplares.

Llena el recipiente a una altura que permita solo el contacto de las raíces con el líquido y llévalo a un área en la que reciba sol y aire. A la tercera semana, los bulbos romperán y comenzarán a brotar los tallos. Durante el proceso, cambia el agua con regularidad.

Cuidar correctamente los tulipanes contribuye al aprovechamiento de sus propiedades

Aparte de ser bellas, estas flores poseen propiedades relacionadas con asuntos medicinales. Cumplir las pautas adecuadas para plantar y cuidar los tulipanes es necesario para beneficiarse de ellos.

El Instituto de Ecología destaca que el jugo extraído al estrujar los pétalos de una de las especies ayuda a aliviar el malestar dérmico que causa el sarampión; añaden que el tulipán es un potente antimicrobiano frente a las aftas. Por si fuera poco, le recomiendan como ingrediente en preparaciones para adyuvar en la amigdalitis y la diarrea.

Igualmente, sus compuestos químicos son asociados con el cuidado de la piel y la prevención de la caída del cabello. Falta mayor investigación sobre el tema, pero las cualidades afrodisíacas no escapan de las bondades atribuidas a los tulipanes.

Te podría interesar...
Cómo trasplantar orquídeas correctamente
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo trasplantar orquídeas correctamente

Trasplantar orquídeas no es complicado, pero sí implica ciertas particularidades. Hacerlo bien ayuda al crecimiento sano de la planta.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.