10 plantas de jardín con flores color naranja y sus cuidados

La presencia del naranja tiene un fuerte significado dentro del hogar y en el jardín. Además, es un color que permite combinaciones decorativas originales.
10 plantas de jardín con flores color naranja y sus cuidados

Escrito por Jonatan Menguez

Última actualización: 11 noviembre, 2022

El naranja es un color particular. Se encuentra asociado a emociones fuertes, como la alegría, el optimismo y la calidez. Conseguir la presencia de esta tonalidad mediante la vegetación aporta vitalidad y energía al hogar. Para eso, es posible incorporar plantas de jardín con flores color naranja.

Además, se trata de una tonalidad con mucho brillo, pero sin llegar a la fortaleza del rojo. Es combinable con una diversa gama de tonos, entre los que se destacan el azul, el blanco y el beige.

Con una serie de recomendaciones, se puede obtener el color mediante las flores. Y con unos sencillos cuidados es posible mantenerlas durante todo el año.

¿Por qué tener plantas de jardín con flores color naranja?

El color naranja está vinculado, según la psicología, con sentimientos de entusiasmo y alegría. Además, su tonalidad fuerte y llamativa encaja bien con seres sociables. Las personalidades activas y originales se vinculan bien con este tono.

Desde la perspectiva espiritual, algunas culturas orientales asocian al naranja con la iluminación. Es uno de los colores más importantes dentro del budismo, por lo que sus monjes lo llevan en la vestimenta. En el hinduismo, se lo vincula con la deidad Krishna y con el camino de la perfección.

Significado del color naranja en el hogar

Para la filosofía china del feng shui, la presencia del naranja en el ambiente sugiere euforia, sensualidad y fuertes emociones. Esto se debe a su cercanía con la tonalidad rojiza, por consiguiente, con la de un elemento tan importante como el fuego. Por lo tanto, se aconseja incluirlo en espacios de relaciones sociales, como la sala de estar.

Además, el naranja es un tono que puede combinarse de varias formas. Por ejemplo, con una gama suave como el beige, el gris o el blanco. Sin embargo, su color opuesto, el azul, es uno de los más elegidos para generar un contraste profundo en la decoración.

Esta combinación genera una dinámica muy alegre, por lo que es ideal en habitaciones de niños. Es importante incorporar el naranja de formas sutiles, debido a su fortaleza y su condición llamativa. Una forma perfecta es a través de plantas de jardín con flores color naranja.

Color naranja en el budismo.
El color naranja en las vestimentas de los monjes budistas revela el sentido religioso de este color.

Descubre cómo cuidar estas plantas de jardín con flores color naranja

Las especies que aportan una tonalidad naranja, a través de sus hojas o flores, son muy variadas. Algunas con mejor adaptación a los ambientes internos y otras a patios o jardines. Para conocer cuál es la que más encaja en el espacio deseado, es conveniente repasar sus características y cuidados.



1. Crotón

La primera opción es una variante tricolor, que siempre va a aportar tonos alegres y optimistas. La Codiaeum variegatum, mejor conocida como crotón, es una especie cuyas hojas poseen una de las gamas más coloridas, variadas y llamativas para interiores. Su presencia transforma los ambientes en espacios luminosos y agradables.

Aporta naranjas, aunque también verdes, rojizos y amarillentos, lo que la transforma en una opción ideal para salas de estar, recibidores y habitaciones. Su cuidado es sencillo; requiere bastante luz solar, pero no de manera directa.

Por otro lado, es importante mantenerla alejadas de las calefacciones, estufas y cualquier dispositivo que irradie calor. Pues las afecta de manera especial.

Codiaeum variegatum.
Codiaeum variegatum o crotón.

2. Orquídea vanda

Se trata de un conjunto de especies dentro de la familia de las orquídeas. Las vanda son una opción elegante y estética, cuya versión anaranjada es ideal para instalar en garajes, pórticos, terrazas o patios cubiertos.

Las orquídeas tienen un origen tropical, por lo que precisan buena luz solar, pero no directa. Para mantener las flores brillantes, se recomienda conseguir ambientes húmedos a través de riegos frecuentes.

3. Kalanchoe

El género de las kalanchoe es muy amplio. Lo integran más de 100 especies.

Se caracteriza por su resistencia, incluso a la luz solar directa. Conseguir una variante anaranjada de kalanchoe garantiza la presencia del naranja tanto en interiores como en exteriores. Esto se debe a que su versatilidad la hace adaptable a ambos ambientes, mientras que su facilidad de cuidado permite contar con flores durante buena parte del año.

4. Guzmania

Una opción de origen tropical que aporta originalidad y alegría a los ambientes. Para crecer de forma saludable, la guzmania precisa espacios templados, con temperaturas que oscilen entre los 15 y 20 grados centígrados.

Presta especial atención a que no reciba luz solar directa desde las ventanas. Esto puede quemar sus hojas.

Guzmania con flores color naranja.
Guzmania.

5. La clivia es una de las mejores plantas de jardín con flores color naranja

Con una floración anual de puro tono naranja, la clivia despierta interés, alegría y vitalidad en espacios interiores y exteriores. Se destaca por su versatilidad, ya que los sencillos cuidados que precisa la vuelven ideal para cualquier entorno. Al igual que otras especies, requiere ambientes iluminados, aunque no se lleva bien con la luz solar directa.

6. Lantana

Un género con un centenar de especies que se caracterizan por crecer en climas calurosos, por lo que es más recomendable en jardines externos. Para dar lugar a sus hermosas flores durante el verano, se necesita también un terreno húmedo y con buen drenaje.

7. Los pensamientos son hermosas plantas de jardín con flores color naranja

Estas plantas híbridas poseen una gran variedad, con flores de diversos colores. Debido a su estética, tienen un frecuente uso ornamental.

Los pensamientos son plantas perennes, cuyas flores características aparecen en estación primaveral. Para que crezcan se necesita buena exposición al sol, aunque no total, y un suelo húmedo.

8. Tulipán

Uno de los ejemplares más asociados a la primavera es el tulipán. Si bien existen opciones con colores de todo tipo, las flores naranjas son muy particulares en este género.

El florecimiento se da luego de plantar los bulbos en otoño, con una exposición al sol casi total y un suelo en condiciones de humedad intermedias.

Tulipanes naranjas.
Tulipanes naranjas.

9. Caléndula

Una opción naranja con tonalidades amarillentas es la caléndula (en foto de portada). Las flores de esta especie recuerdan al color del fuego y son más aptas para el jardín. Puede surgir a partir de semillas y tiene un crecimiento anual, en condiciones de mucha luz solar y humedad promedio.

10. Capuchina

Otra alternativa veraniega es la Tropaeolum majus, mejor conocida como taco de reina, flor de la sangre o capuchina. Se trata de una planta ornamental con origen en América, que posee florecimiento en meses de verano y duración hasta el otoño. Su cultivo es apto para el jardín y precisa algunas horas diarias de sombra.



Utilidad de las plantas de jardín con flores color naranja

Las flores con esta tonalidad pueden conseguirse mediante ejemplares de interior o exterior. Ambas opciones poseen profundos significados para el ambiente y la energía del hogar.

Cultivar este tipo de plantas habilita nuevas combinaciones decorativas. Al mismo tiempo, cargan de espiritualidad la estancia.

Te podría interesar...
Flores de verano: 6 opciones para tu jardín
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Flores de verano: 6 opciones para tu jardín

En la época más cálida del año también crecen vistosas flores en el jardín. ¿Conoces las flores de verano? Descubre 6 opciones.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.