¿Por qué deberíamos añadir un poco de picante a las comidas?

Diversos estudios señalan que los capsaicinoides presentes en el picante podrían ser beneficiosos para la salud. Te contamos todo al respecto en este artículo.
¿Por qué deberíamos añadir un poco de picante a las comidas?

Escrito por Elena Martínez Blasco, 20 agosto, 2014

Última actualización: 27 septiembre, 2020

¿Sabías que añadir pequeñas cantidades de picante a tus comidas diarias podría aportar beneficios para tu salud? En este artículo, te contamos sus posibles propiedades y cómo puedes introducir el picante en tu alimentación, para que no te cause ningún daño, así como algunas sugerencias culinarias.

Beneficios para la salud

Según un artículo publicado en Penn Medicine, cuando consumimos alimentos picantes en cantidades moderadas nuestra salud se vería beneficiada, gracias a su contenido en vitaminas, minerales y otros nutrientes. Entre los posibles beneficios encontramos:

  • La capsaicina presente en las comidas picantes promovería la salud vascular y metabólica, ayudando a tonificar el corazón, según un estudio publicado en Open Heart.
  • Mejorarían la circulación general.
  • Reducirían los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Ayudarían a prevenir la diabetes.
  • Calmarían los dolores tipo reumáticos, musculares, articulares, etc.
  • Mejorarían el proceso digestivo al estimular los jugos gástricos.
  • Darían calor al organismo y combatirían resfriados, gripes y problemas de mucosidad como la sinusitis.
  • Producirían sensación de bienestar gracias a la generación de endorfinas y serotoninas.
  • Tendrían efectos afrodisíacos.
  • Los resultados de una investigación señalaron que los capsaicinoides trabajarían sobre la grasa corporal ayudando a aumentar el metabolismo y por ende, disminuir el sobrepeso.

¿Cómo los introducimos en la dieta?

cayena Tim Patterson picante

Como hemos visto, los picantes tienen numerosas propiedades para la salud pero, para que sean beneficiosos y no provoquen efectos secundarios como problemas gástricos o hemorroides, deberíamos consumirlos con moderación. Empezaremos siempre por cantidades muy pequeñas, e iremos aumentando con el paso del tiempo, siempre de manera paulatina.

Incrementaremos su consumo especialmente en épocas de frío y humedad o cuando suframos alguna de las enfermedades citadas anteriormente.

Los podemos añadir directamente a nuestros guisos o platos calientes, o bien a la hora de comer directamente. Para esta segunda opción lo mejor es tenerlos macerados en aceite. Incluso los podemos preparar nosotros mismos en casa, a nuestro gusto, combinándolos incluso con ajos y otras especias frescas.

Actualmente muchos cocineros están investigando con el picante como potenciador de sabor incluso en recetas dulces. De hecho, en las tiendas de productos gourmet podemos encontrar ya, por ejemplo, chocolates o mermeladas con picante.

¿Qué picante elegimos?

jengibre Chiot's Run picante

Hoy en día encontramos una gran variedad de condimentos picantes, algunos de ellos similares:

  • Pimentón.
  • Cayena.
  • Chile, ají o jalapeño.
  • Jengibre.
  • Pimienta negra.

En general todos tienen puntos en común, excepto —tal vez— el jengibre, que tiene un punto más dulce y es ideal para añadir a postres y bebidas.

Algunas sugerencias

te jengibre nerdling

Guisos condimentados

Los guisos de verduras, legumbres y carne admiten muy bien el picante, el cual ayudaría a digerir la comida y asimilar mejor sus nutrientes. Se puede añadir una pizca al guiso y después, ya en la mesa que cada comensal pueda añadir un poco más si lo desea.

Infusiones

Para finalizar una buena comida podemos preparar una infusión y añadirle un poco de jengibre. De hecho, la infusión de jengibre contaría con propiedades digestivas.

Bebida especiada

Existe una receta de bebida especiada que incluye el jengibre y muchas otras especias, y es una manera de ir incorporando el picante y que lo disfrute toda la familia. Sólo tendremos que poner a hervir una bebida vegetal (de avena, arroz o almendra por ejemplo) con jengibre, canela, anís estrellado, un poco de comino y cáscara de limón o naranja ecológica. Esta bebida es deliciosa e ideal para días fríos, aunque también se pueden dejar enfriar y tomarla en días calurosos.

Salsa de mostaza

La mostaza, si es de buena calidad, es también un condimento que podría ser saludable y, además, dará un toque original a nuestros platos. Podemos mezclar mostaza con crema de leche y preparar así una sorprendente salsa caliente para acompañar arroces o carnes.

Picante para ensaladas

Si queremos comer una ensalada en invierno, para que no resulte un plato tan frío, podemos añadirle unas gotitas de aceite macerado con algún picante. De esta manera, equilibraremos los beneficios de este plato.

Ensalada de frutas con jengibre

Si queremos preparar un desayuno o una merienda saludable y original prepararemos una ensalada de frutas cítricas o variadas y le añadiremos jengibre rallado o en polvo, canela y miel. Lo dejaremos reposar media hora y lo podremos comer. Es una combinación de sabores deliciosa.

En conclusión, consumir picante de forma moderada podría tener diferentes beneficios para la salud. Si bien varias de las propiedades no tienen aval científico, sí es cierto que cada vez se llevan a cabo más estudios señalando las utilidades de los capsaicinoides.

Te podría interesar...
¿Por qué deberíamos añadir un poco de picante a las comidas?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Por qué deberíamos añadir un poco de picante a las comidas?

Descubre los posibles beneficios de comer picante, cómo puedes introducirlo en tu alimentación para que no te cause ningún daño y sugerencias culin...

Imágenes por cortesía de Tim Patterson, Chio’ts Run, Rhino neal y nerdling