Razones por las que necesitamos llorar

Yamila Papa Pintor·
12 Enero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
12 Enero, 2021
En muchas ocasiones nos guardamos las lágrimas porque pensamos que es debilidad o no está bien visto. La verdad es que necesitamos llorar. Lee más aquí.

Lloramos desde que nacemos. A veces de tristeza, otras de felicidad y otras simplemente porque nos ha deslumbrado una luz. Asimismo, en muchas ocasiones nos guardamos las ganas de llorar porque pensamos que así somos más valientes o porque no está bien visto derramar lágrimas. Creemos que no necesitamos llorar.

Sin embargo, este tipo de descarga es vital para expresarnos, salir adelante o demostrar lo que nos sucede. En el siguiente artículo te contaremos por qué necesitamos llorar de vez en cuando.

Necesitamos llorar para liberarnos

Las lágrimas son una herramienta usada para todo tipo de fines. Desde desahogar las penas hasta llamar la atención, pasando por mostrar nuestra tristeza o decepción. Acordarnos de algo que ha ocurrido en el pasado o incluso cuando estornudamos, tenemos alergia o nos reímos a carcajadas.

Llorar nos da alivio, nos hace sentir más tranquilos y nos puede ayudar a ser conscientes de cosas que no veíamos (o nos resistíamos a ello). Seguro alguna vez lloraste con todas tus fuerzas y después te quedaste dormido o saliste a hacer cualquier actividad. El llanto sirve para quitarte un gran peso de encima, como se dice popularmente.

Como indican los expertos de la American Academy of Ophtalmology, “Tenemos tres clases de lágrimas: las basales, las reflejas y las emocionales”. Estas últimas se producen como consecuencia de diversos factores (sociales, fisiológicos y biológicos).

No llorar daña la salud

Existen personas que tienen la capacidad para llorar con facilidad, pero hay otras que no lo pueden hacer tan fácilmente. Cuando somos pequeños se nos reprende cuando lloramos porque nos dicen que eso es de débiles, de caprichosos o de “niños malos”.

Eso nos queda grabado a fuego en la mente y por ello no nos permitimos llorar cuando lo necesitamos. Reprimir o controlar demasiado las emociones (negándolas o disfrazándolas con una sonrisa falsa o alguna otra cuestión) es perjudicial para la salud.

Mujer llorando

Salud emocional

Si el cuerpo acumula demasiadas sensaciones negativas por no llorar, puede ser que experimentemos:

  • Estrés.
  • Depresión.
  • Irritabilidad.
  • Tensión general.
  • Cambio de humor.
  • Nerviosismo o intranquilida, entre otros.

No olvides que por algún sitio el organismo debe expulsar todo lo que le duele o le hace mal. Un día no podrá soportar más tanto “guardar” lágrimas y tristezas y estallará en un gran llanto o en un ataque de ira.

El llanto profundo es un excelente mecanismo natural para desahogar nuestras penas y entender cuáles son nuestros dolores y tristezas. Eso no quiere decir que tengamos que esperar a acumular todo lo malo, sino saber de qué manera ir soltando lo que nos perjudica de a poco.

Salud física

En cuanto a los padecimientos físicos causados por no llorar podemos destacar el dolor de cabeza o de cuello, los malestares estomacales y los mareos.

Por otra parte, no llorar y no gestionar el malestar interior podría afectarnos a mediano y largo plazo. Esto se puede traducir en unas defensas más bajas, lo que a su vez nos hace más vulnerables a todo tipo de dolencias y problemas de salud.

Necesitamos tomarnos un tiempo para llorar

En la actualidad estamos demasiado ocupados, a veces no comprendemos qué nos ocurre. No nos tomamos el tiempo para analizar emociones cotidianas y nos cuesta mucho tomar decisiones profundas. Pero lo cierto es que al final del día, todos necesitamos llorar y drenar con ello todo lo que ha producido algún tipo de malestar o incluso dolor.

Mujer llorando

Si te cuesta mucho llorar no tienes por qué agobiarte. A muchos les ocurre. Solo necesitas sensibilizarte un poco, darte permiso para hacerlo cuando así lo sientas y, sobre todo, darte tiempo. Puedes poner música, leer o escribir algo que te ayude a conectar con tus emociones. También puedes ver una película de esas que requieren un gran paquete de pañuelos al lado para mover algunos hilos a tu favor.

Ten en cuenta que haciendo esto no estarás llorando por la protagonista o la historia en sí, sino que utilizando un mecanismo interesante para desprender lo que tienes acumulado en tu interior.

El llanto es un calmante natural

Si lloramos por pena, el líquido salino conocido como lágrima tiene la capacidad de limpiar los lagrimales de los ojos e hidratar los globos oculares de forma natural. ¿Esto para qué sirve? Para liberar hormonas de bienestar, ni más ni menos.

Cuando estamos estresados hay más posibilidad de que lloremos. Esto tiene una razón: al expulsar las lágrimas eliminamos oxitocina, noradrenalina y adrenalina. Estos elementos tienen en el cuerpo el mismo efecto que un analgésico. Las hormonas fijan la atención en lo que sentimos. Por eso tras un gran llanto nos encontramos mejor.

Madre llorando en una consulta psicológica

¿Quieres conocer más? Lee: Mejorar el ánimo comiendo fibra

Reír y llorar: ¿son igual de beneficiosos para nosotros?

La risa y el llanto son dos fenómenos que están más que presentes en nuestro día a día. Si los analizamos fisiológicamente, ambos son similares, ya que modifican la respiración y la presión sanguínea. Así, como la risa puede hacer que nos cambie el humor, también lo logra el llanto.

Sin embargo, a lo largo de la historia llorar se ha malinterpretado como signo de poca entereza o debilidad. Ahora sabes que esto no es así y que llorar puede ser bueno para ti. Llora y deja salir las penas.