¿Por qué hay personas que no miran a los ojos?

Esquivar el contacto visual durante la comunicación puede tener múltiples explicaciones. Reunimos algunas y reflexionamos al respecto.
¿Por qué hay personas que no miran a los ojos?
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 27 noviembre, 2021

Al momento de comunicarnos con alguien es tan importante lo que decimos como lo que hacemos con nuestros gestos. Nuestras manos, expresiones faciales y movimientos componen hasta un 65 % del proceso comunicativo. Pese a ello, de seguro te has encontrado con personas que no miran a los ojos al hablar. ¿A qué se debe esto?

Hoy trataremos de explicártelo, y lo haremos con base en 5 razones científicas de por qué hay personas que no miran a los ojos. Por supuesto hemos evitado las conjeturas, como que está enamorado de ti o siente remordimiento por algo que hizo. Si se trata de una actitud frecuente, es muy probable que alguna condición esté ocasionando el que no pueda establecer un contacto visual.

Razones por las cuales las personas no miran a los ojos al hablar

Ante de presentarte las causas de por qué las personas no miran a los ojos al hablar debemos advertirte algo: no en todos los casos existirá una condición que explique esta actitud. Hay personas que simplemente no hacen contacto visual por preferencia, e incluso porque interrumpe el proceso de recrear un discurso.

Por ejemplo, un artículo publicado en Cognition en 2016 encontró que el contacto visual puede interrumpir algunos procesos cognitivos durante la conversación. Algunos pueden tener este mecanismo más sensible, de manera que preferirán mirar al suelo, sus brazos o al vacío para poder concentrarse en lo que dicen y lo que escuchan.

Al margen de esto, existen decenas de condiciones que explican el por qué las personas no miran a los ojos. Hemos reunido 5 de las más importantes y te explicamos qué se esconde detrás de ello.

1. Trastorno de ansiedad social

Las personas que no miran a los ojos pueden padecer de fobia social
Es posible identificar a una persona con fobia social al hablar con ella. Lo que hace con su mirada también es algo muy característico.

El trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social, se describe como el miedo irracional que se produce en una persona ante un contexto social. Hablar en público, compartir espacio con muchas personas y el trato con desconocidos, por ejemplo, se trasforma en una situación insoportable.



De acuerdo con los investigadores, hasta un 6,5 % de la población padece de fobia social, de manera que es un trastorno muy común. Va más allá de la timidez, ya que se manifiesta de forma crónica. Toda la vida del afectado sufre un vuelco, de manera que su trabajo, sus amistades, sus estudios y sus momentos de ocio se ven comprometidos.

Este trastorno se desarrolla de manera diferente en las personas, aunque esquivar el contacto visual es uno de los síntomas clásicos. Veamos otros indicios de fobia social:

  • Postura corporal rígida al hablar.
  • Hablar con una voz muy baja.
  • Sudoración, temblores y enrojecimiento.
  • Taquicardia.
  • Actitud asustadiza (en especial ante desconocidos).
  • Necesidad incontrolable de rehuir de lugares donde hay muchas personas.

Estos son solo algunos de los síntomas de este trastorno, de manera que no es algo que pueda pasar desapercibido. Tanto así que las personas pueden llegar a faltar a sus trabajos, abandonar sus estudios y aislarse completamente de la sociedad debido a sus secuelas.

2. Síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es una de las condiciones que conforman el trastorno del espectro autista. En términos generales, el síndrome afecta la capacidad para socializar y para comunicarse con los demás. Los estudios indican que hasta un 87 % de los pacientes con este síndrome evitan el contacto visual.



Lo consideran innecesario, además de molesto y forzado. Otros aspectos de la comunicación se ven afectados, como lo son las expresiones faciales, la postura corporal y el uso de las manos para acompañar el discurso. Su comunicación también puede parecer robótica, estandarizada e incluso cifrada.

3. Timidez

En sintonía con la fobia social encontramos la timidez. No toda persona tímida padece de fobia social, es algo que se debe tener en cuenta de antemano. Sin embargo, sí comparten algunos rasgos que se desarrollan en menor grado. No es una actitud única o general, ya que se manifiesta de forma diferente en cada persona.

Es por esto que algunos expertos han propuesto la siguiente clasificación: tímido-sociable, tímido-insociable, poco tímido-sociable y poco tímido-insociable. Un síntoma que todos comparten en mayor o menor media es la desviación de la mirada, una que incluso puede llegar a ser nula durante el discurso.

La timidez no es en sí misma un trastorno, aunque puede comprometer las interacciones sociales de la persona. Puede evolucionar también en episodios de ansiedad o depresión, de manera que se recomienda buscar ayuda profesional para evitar el desborde de la emoción.

4. Baja autoestima

Las personas que no miran a los ojos pueden tener baja autoestima
Una pobre o baja autopercepción puede afectar la manera en la que la persona se relaciona con las demás. Esto incluye el simple hecho de desviar la mirada al conversar.

Otra posible explicación de por qué las personas no miran a los ojos la encontramos en la baja autoestima. Esta es el conjunto de percepciones, sentimientos y pensamientos hacia sí mismo. Hay muchas formas en que la baja autoestima se manifiesta en una persona, algunas de las cuales se sienten en el proceso comunicativo.

Por ejemplo, hablar en voz muy baja, tener miedo de expresar o defender opiniones, sentirse incómodo en grupos grandes y por supuesto evitar el contacto visual. Quien padece de baja autoestima teme en todo momento a que lo juzguen, de manera que tratará de pasar desapercibido de la mejor forma posible.

5. Déficit de atención e hiperactividad

Por último, también es probable que las personas que no miran a los ojos padezcan del trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Se trata de una condición crónica que tiene múltiples manifestaciones, las cuales inician en la niñez y se pueden extender hasta la edad adulta.

Una variedad de elementos se conjugan para que estas personas eviten el contacto visual. Por ejemplo, se les dificulta hacer múltiples tareas, suelen distraerse con facilidad, algunas actividades les causan inquietud y son incapaces de llevar a cabo órdenes o mandatos.

Por supuesto que muchas otras condiciones pueden explicar el que las personas eviten el contacto visual durante la comunicación, aunque estas son las principales. Por fortuna, todas estas se pueden tratar; de manera que en mayor o menor medida se puedan establecer relaciones sociales normativas.

Ten en cuenta lo que te comentamos al principio: a veces no existe una razón objetiva de este comportamiento. Algunos prefieren enfocarse en sus ideas y pensamientos al hablar, para así no perder el hilo de lo que dicen. Esto puede llevarlos a hacer a un lado el lenguaje gestual, como por ejemplo establecer contacto visual.

Te podría interesar...
12 consejos para conseguir una comunicación efectiva
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
12 consejos para conseguir una comunicación efectiva

La comunicación efectiva es vital para establecer relaciones sólidas y evitar malentendidos. Entra y descubre cómo conseguirla.



  • Cheek, J. M., & Buss, A. H. Shyness and sociability. Journal of personality and social psychology. 1981; 41(2): 330.
  • Faravelli, C., Zucchi, T., Viviani, B., Salmoria, R., Perone, A., Paionni, A., ... & Abrardi, L. Epidemiology of social phobia: a clinical approach. European Psychiatry. 2000; 15(1): 17-24.
  • Kajimura, S., & Nomura, M. When we cannot speak: Eye contact disrupts resources available to cognitive control processes during verb generation. Cognition. 2016; 157: 352-357.
  • Roy, M., & Wolfgang, D. Eye contact in adult patients with Asperger syndrome. Fortschritte der Neurologie-psychiatrie. 2015; 83(5): 269-275.