¿Cómo preparar una tabla de quesos?

Si eres amante del queso, no te puedes perder los consejos que te vamos a dar para aprender a preparar una tabla de estos productos. Ideal para disfrutar en compañía.
¿Cómo preparar una tabla de quesos?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 01 octubre, 2021.

Última actualización: 01 octubre, 2021

El queso es uno de los alimentos preferidos de mucha gente. Además, se trata de un producto saludable, en contra de lo que se decía hasta hace pocos años. Por este motivo, te vamos a enseñar a preparar una tabla de quesos perfecta para que consigas disfrutar de este lácteo.

Antes hemos de recordarte que no hay por qué evitar los quesos grasos. Los lípidos que concentran estos productos son de tipo saturado, pero de configuración cis. Por este motivo, no cuentan con capacidades inflamatorias ni incrementan el riesgo de desarrollar patologías complejas.

Selección de los productos en una tabla de quesos

Hay que tener en cuenta que no existe un único método para la elaboración de la tabla de quesos. Lo importante es hacer elecciones que respeten la armonía del conjunto, así como colocar los que más gusten a los comensales.

Lo óptimo es poner al menos 4 variedades distintas. Es conveniente que alguno de los seleccionados cuente con denominación de origen, lo que le dará mayor categoría al resultado final. Asimismo, resulta fundamental que no todos estén elaborados a partir de leche de vaca.

Vamos a describir las variables que pueden presentar los siguientes quesos, en las que nos basaremos para elegir los constituyentes de la tabla:

  • Animal del que procede la leche: vaca, cabra, oveja, búfala o mezcla.
  • Textura: dura, semidura, blanda o untable.
  • Tipo de corteza: lavada, con moho, prensada, con especias.
  • Maduración: tierno, curado, semicurado, envejecido.
  • Intensidad: fresco, dulce, fuerte o muy fuerte.
  • Región de procedencia.

Es posible organizar una tabla de quesos atendiendo a las siguientes características. Por ejemplo, se pueden disponer diferentes productos con intensidades de sabor ascendentes. Lo ideal es comenzar con alguna variedad suave para terminar con quesos más maduros y muy curados.



Corte del queso

Es importante respetar el corte ideal para cada tipo de queso. De lo contrario, se podrían estropear las características organolépticas del producto.

Por otra parte, no todos los quesos se sirven a temperatura ambiente. Algunos de ellos ganan sabor cuando se encuentran fríos. Como norma general, se recomienda retirar el queso del frigorífico una hora antes de servir, aunque hay excepciones.

En lo que a corte se refiere, el formato de cuña o de rectángulo resulta lo más habitual. Si se opta por quesos untables será posible ponerlos sobre pan o servirlos en un pequeño cuenco con las rebanadas cerca. Para los de sabores intensos se recomienda un corte más fino.

Quesos en una tabla.
No todos los quesos son iguales, por lo que resulta óptimo generar una mezcla armónica en la tabla.

Consejos para servir el queso

Servir el producto de forma correcta es determinante para conseguir un resultado final óptimo. En este sentido, cabe destacar que la tabla elegida ha de ser de madera y grande.

Se pueden ofrecer acompañamientos para el producto principal. Algunos quesos se disfrutan más cuando se combinan con otros alimentos de sabor fuerte o dulce.

Entre los mejores productos para disponer se encuentran los siguientes:

  • Panes: el pan es uno de los mejores amigos del queso. Existen muchas variedades distintas que se pueden elegir para conseguir un maridaje perfecto. Por ejemplo, el de centeno combina muy bien con los sabores más fuertes. También suele ser habitual elegir alguno producido a partir de cereales o pasas.
  • Galletas crujientes: la textura crujiente suele mejorar la aceptación de la mayor parte de las preparaciones culinarias. Elegir una buena galleta para acompañar un queso puede ser una excelente opción.
  • Mermeladas y compotas: en este caso, se recomienda que sean caseras o artesanales. No siempre hay que acompañar con variedades dulces, sino que se puede probar con sabores ácidos o amargos.
  • Frutos secos: los frutos secos, como las nueces, son excelentes amigos de los quesos. Aportan un toque crujiente que combina muy bien.

La elección de la bebida que acompaña la tabla de quesos

El agua mineral es la mejor herramienta para acompañar las comidas y para asegurar un buen estado de hidratación. Eso no cabe duda. No obstante, a la hora de preparar una tabla de quesos se puede hacer una excepción y optar por un vino para conseguir un resultado final excelente.

Como norma general, es recomendable elegir vinos espumosos y frescos que no empañen el sabor del queso. Tanto el blanco como la sidra resultarían una excelente opción, sobre todo para acompañar los quesos más curados.

Los amantes de la cerveza están de enhorabuena. Es posible servir esta bebida junto a un queso de calidad y conseguir un maridaje perfecto. Eso sí, se recomienda que las elegidas sean las de trigo, dejando las de alta graduación para los quesos picantes y azules.


También te puede interesar Receta de espaguetis con espinacas y queso


Beneficios del queso

No podemos hablar de una tabla de quesos sin mencionar los beneficios de la inclusión de estos alimentos en la dieta. Vamos a ello.

Mejoran la salud muscular

Los quesos suponen una fuente de proteínas de alto valor biológico. Estos nutrientes son indispensables para lograr una buena salud muscular a mediano plazo. Un aporte inadecuado se relaciona con un mayor riesgo de sarcopenia, tal y como evidencia una investigación publicada en la revista Biomedical Research International.

La mitad de las proteínas de la dieta han de ser de alto valor biológico. Estas cuentan con todos los aminoácidos esenciales y con una buena digestibilidad.

Previenen problemas en los huesos

Los lácteos son fuente de calcio. Este mineral es determinante para asegurar el mantenimiento de una adecuada salud ósea, tal y como evidencia un estudio publicado en la revista Nutrients. Si se experimenta una aporte insuficiente durante las primeras etapas de la vida se incrementará el riesgo de sufrir osteoporosis en la vejez.

Lácteos.
Todos los lácteos aportan calcio y proteínas, por lo que deben estar presentes en una dieta variada.

Disminuyen la inflamación

Respecto a la vitamina D, hay que destacar que el queso es uno de los pocos alimentos que cuentan con dicho nutriente. Se trata de un elemento indispensable para mantener controlados los niveles de inflamación del organismo.

De hecho, mantener niveles adecuados de vitamina D en el cuerpo humano se relaciona con un menor riesgo de enfermar. Así lo afirma un artículo publicado en la revista Reviews in Endocrine & Metabolic Disorders.

Prepara una excelente tabla de quesos para disfrutar en compañía

Si sigues los consejos que te hemos transmitido, conseguirás preparar una tabla de quesos excelente para disfrutar en compañía. Estos productos son muy apreciados en todas partes del mundo, aunque necesitarás conocer los gustos de los comensales para acertar con las variedades. Lo importante es que la tabla esté bien dispuesta y que exista armonía entre los quesos elegidos.

Ten en cuenta que la inclusión del queso en la dieta resulta beneficiosa para la salud. Solo habrá que limitar el consumo de vino si se elige como acompañante. No pasa nada por ingerirlo de forma puntual, pero no se debe olvidar que el alcohol es una sustancia tóxica.

Te podría interesar...
Cheese tea o té de queso: origen y preparación
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cheese tea o té de queso: origen y preparación

Te vamos a enseñar a elaborar el cheese tea, una bebida que está triunfando en muchos países asiáticos y que se extiende por el mundo.



  • Martone, A. M., Marzetti, E., Calvani, R., Picca, A., Tosato, M., Santoro, L., Di Giorgio, A., Nesci, A., Sisto, A., Santoliquido, A., & Landi, F. (2017). Exercise and Protein Intake: A Synergistic Approach against Sarcopenia. BioMed research international2017, 2672435. https://doi.org/10.1155/2017/2672435
  • Vannucci, L., Fossi, C., Quattrini, S., Guasti, L., Pampaloni, B., Gronchi, G., Giusti, F., Romagnoli, C., Cianferotti, L., Marcucci, G., & Brandi, M. L. (2018). Calcium Intake in Bone Health: A Focus on Calcium-Rich Mineral Waters. Nutrients10(12), 1930. https://doi.org/10.3390/nu10121930
  • Holick M. F. (2017). The vitamin D deficiency pandemic: Approaches for diagnosis, treatment and prevention. Reviews in endocrine & metabolic disorders18(2), 153–165. https://doi.org/10.1007/s11154-017-9424-1