Primera visita al dentista

27 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu
La primera visita al dentista puede ser una experiencia enriquecedora para los más pequeños. Sin embargo, es vital abordar el mundo de la salud bucal desde un punto de vista positivo y divertido.

Tu hijo está creciendo y un aspecto esencial para su buen desarrollo es el cuidado dental. Ahora bien, muchos padres se preguntan en qué momento de la vida del pequeño deberían realizar la primera visita al dentista y cómo han de manejar la experiencia.

En las siguientes líneas te compartimos algunas de las razones por las que debes empezar lo más pronto posible, así como consejos para que tus pequeños accedan a visitar al dentista sin miedo alguno.

¿Cuándo debe ser la primera visita al dentista?

De acuerdo con especialistas, la primera visita al dentista debe programarse después de que aparezca el primer diente del pequeño o bien antes de haber cumplido su primer año.

Hasta hace algún tiempo, la norma era realizar la primera revisión en cuanto hubieran brotado los primeros 20 dientes, es decir, cerca de los tres años. Sin embargo, el tiempo para la primera visita al dentista se ha reducido. ¿Por qué razón? Uno de los factores que ha influido es la clase de alimentación actual.

Cada vez están apareciendo más caries en los dientes de leche y hay que tratar de evitarlo. El contacto continuo con los azúcares presentes en la leche del biberón, por ejemplo, ya predispone a los niños, desde que son bebés, a padecer caries.

Quizá te interese: Conoce estas razones por las que no puedes esperar para ir al dentista

¿Por qué es importante visitar al dentista?

Antes no era común encontrar caries en los menores de 3 años. Sin embargo, los cambios en la alimentación han provocado que los dientes en los bebés puedan desarrollar caries; además, no solo las caries son un foco de atención. También es necesario revisar si existe algún problema relacionado con la primera dentición para resolver o prevenir algún detalle.

Por esta razón, es importante visitar al especialista, puesto que se podrá crear un historial sobre los antecedentes del pequeño. Además, la visita temprana permite evaluar la posición de los dientes e incluso corregir de manera temprana malos hábitos e instalar buenas costumbres de higiene y limpieza dental.

¿Cómo prepararte para la primera visita al dentista?

Ahora bien, el propósito de la primera visita al dentista debe ser el de familiarización con el entorno. De esta manera, el pequeño no conectará el dolor o el miedo con el dentista;la idea es construir una experiencia positiva en la que el que el pequeño participe de la mejor manera.

Para ello, es importante explicarle lo que va a suceder en el consultorio y ser positivo. Puedes preparar a tu hijo jugando con él al dentista y pedirle que abra la boca para revisar y contar sus dientes; de esta manera, el pequeño se sentirá más seguro y con menos incertidumbre.

Los padres tienen que intentar siempre transmitir confianza y seguridad para evitar que aparezcan miedos y temores en los niños desde el principio.

Por otra parte, la preparación no solo involucra a los niños. Como padre o madre, también puedes elaborar una lista con tus dudas o inquietudes, para que el especialista pueda ayudarte a tener mejores pautas en el cuidado de los dientes de tu niño.

Recuerda que tu posición influye directamente en tu hijo, así que relájate antes de visitar al dentista. Así, podrás contagiar la seguridad y tranquilidad a tu pequeño.

Recomendaciones

En la mayoría de los casos, los niños suelen tener integrado una especie de miedo al dentista. Esto se debe a que los padres, en lugar de favorecer la imagen del especialista, la utilizan como un capataz y verdugo.

Por este motivo, evita amenazar al pequeño con llevarlo al dentista como castigo, así como relatar algunas experiencias negativas que hayas sufrido anteriormente. En vez de eso, cuéntale historias, dibuja o lee con él cuentos sobre niños que van al dentista. De este modo, se sentirá seguro y más tranquilo.

Asimismo, para que el pequeño lo tome con calma, llévalo a un consultorio en el que se especialicen en el trato infantil, con juguetes y colores divertidos. Un ambiente agradable es la clave para sentirse más tranquilo y con un mejor ánimo.

Otra buena medida es explicarle al niño que la visita al dentista tiene el objetivo de prevenir problemas, no el de extraer dientes o quitar caries con el taladro dental.

Es importante dejarle claro que las visitas al dentista son beneficiosas, pues cuidan su salud bucal y el estado de los dientes para que así pueda disfrutar de los alimentos e incluso de algunos dulces. Ya verás que, en cuanto se habitúe a las revisiones regulares, el pequeño dejará de sentir miedo o ansiedad.

Lee también: ¿Qué es y cómo se forma la caries?

Para los niños es vital sentirse seguros

La primera visita al dentista no tiene que ser angustiosa o estresante, sino una experiencia que le permita a tu pequeño aprender sobre el cuidado e higiene dental. Debemos recordar que el mayor temor de los pequeños es enfrentarse a lo desconocido, por lo tanto, debes esforzarte por prepararlo con antelación.

Esperamos que estas recomendaciones te haya sido de utilidad. Recuerda que los dientes son un tesoro y hay que aprender a cuidarlos. En tu caso, ¿qué hiciste en la primera visita al dentista? Deseamos conocer tus trucos.