¿Cuáles son las principales pruebas diagnósticas que debe cubrir un seguro?

Las pruebas diagnósticas no pueden faltar en un seguro de salud. Conoce aquellas que deberían estar cubiertas.
¿Cuáles son las principales pruebas diagnósticas que debe cubrir un seguro?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 03 noviembre, 2021.

Última actualización: 03 noviembre, 2021

Contratar un seguro médico tiene muchas ventajas, desde poder elegir el centro y el especialista, hasta acceder a instalaciones, profesionales y técnicas de calidad. Sin embargo, antes de adquirir el servicio, hay aspectos que debes tener en cuenta. Entre ellos, si se trata de un seguro de salud con acceso a las pruebas diagnósticas más modernas.

Las pruebas diagnósticas son herramientas de especial relevancia. Se caracterizan por ser procedimientos que los profesionales aplican para determinar si existe o no una enfermedad. Así mismo, pueden indicar cuán grave es, si está avanzando o retrocediendo. Descubre las principales pruebas de diagnóstico que debe cubrir un seguro.

Principales pruebas diagnósticas que debe cubrir el seguro de salud

Otros beneficios de estos exámenes y procedimientos incluyen reducir el tiempo de espera para una intervención, así como optimizar el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. Veamos en detalle cuáles son cada uno.

Análisis clínicos

También denominados pruebas de laboratorio, los análisis clínicos permiten confirmar o descartar un diagnóstico al estudiar muestras biológicas, bien sea sangre, orina, tejido, y más. Entre ellos están el análisis de sangre, el análisis de orina, las pruebas bioquímicas y enzimáticas, así como el radioinmunoanálisis (RIA).

Pruebas de anatomía patológica y citología

Las pruebas de anatomía patológica son capaces de diagnosticar enfermedades a través del análisis de las células de tejidos y tumores. El test de Papanicolau o citología no es muy diferente. Este estudia las células que se encuentran en el cuello uterino y puede detectar infecciones y enfermedades como el cáncer de cérvix, la vaginosis bacteriana e incluso el virus del papiloma humano (VPH).

Exámenes cardiológicos

Las enfermedades cardíacas ponen en riesgo la salud y la vida. Por ello, se hace imperante realizar algunas pruebas para detectar o descartar su presencia. Algunos de los exámenes cardiológicos que debes buscar entre los servicios ofrecidos por el seguro son los siguientes:

  • Cateterismo cardíaco. Es un procedimiento que consiste en colocar un catéter en un vaso sanguíneo del cuello, el brazo o la ingle y dirigirlo al corazón. El catéter puede servir para realizar una angiografía coronaria, que permite determinar si se padece la enfermedad de las arterias coronarias (EAC), entre otros.
  • Tomografía computarizada. Es una prueba que utiliza rayos X para tomar imágenes del corazón y los vasos sanguíneos, de modo que se puedan detectar distintas afecciones como EAC, acumulación de calcio en las arterias coronarias, trastornos del pericardio, entre otros.
  • Ecocardiografía. Es un examen que emplea ondas de sonido para tomar imágenes del corazón. En general, esta prueba es capaz de diagnosticar un gran número de enfermedades cardíacas, así como el nivel de gravedad.
  • Electrocardiograma. Es un procedimiento que registra la señal eléctrica del corazón para detectar afecciones. Puede determinar si se ha experimentado un infarto, arritmias y más.
  • Pruebas de esfuerzo. Permiten estudiar el actuar del corazón cuando se somete a esfuerzo físico. Así mismo, detectan EAC, insuficiencia cardíaca y enfermedad de las válvulas cardíacas.

Endoscopias

Son procedimientos médicos que con la ayuda de un endoscopio, también llamado tubo visor, permiten que el especialista observe el interior del cuerpo. Dependiendo del órgano en el que se realicen, las endoscopias reciben un nombre.

Además, las que suelen ser cubiertas por el seguro de salud incluyen la broncoscopia (pulmones), la cistoscopia (sistema urinario) y la endoscopia gastrointestinal.

Estudios de diagnóstico de medicina nuclear

Las pruebas de la medicina nuclear utilizan sustancias radiactivas para diagnosticar afecciones como cáncer, enfermedades del corazón y trastornos neurológicos. Estas se conocen como gammagrafías y TEP, siglas de tomografía por emisión de positrones, y no son agresivas ni requieren hacer un ingreso hospitalario.

Estudios neurofisiológicos

La neurofisiología clínica es la especialidad que se centra en el sistema nervioso central y periférico. Las pruebas de diagnóstico que utiliza, y que debes buscar entre las ofrecidas por el seguro, son las siguientes:

  • Electroencefalografía.
  • Electromiografía.
  • Polisomnografía.
  • Potenciales evocados.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Son aquellas que ofrecen una imagen completa o parcial del interior del cuerpo. Ya hemos visto algunas de ellas, pero es el turno de las mamografías y otros exámenes radiológicos. El seguro de salud que escojas debe ser capaz de proveer radiografías simples, con contraste e invasivas.

Examen de densidad ósea

Conocido por nombres como densitometría ósea o absorciometría de rayos X de energía dual (DXA), este examen consiste en una radiografía que mide el calcio y otros minerales de los huesos para determinar su masa y fuerza.

Los especialistas la emplean en el diagnóstico de osteoporosis y osteopenia, así como para predecir el riesgo de sufrir una lesión o fractura.

Ecografía Doppler

Con la ayuda de ondas sonoras de alta frecuencia, la ecografía Doppler puede calcular el flujo sanguíneo. Esto resulta de utilidad en la detección de coágulos, válvulas defectuosas, arterias ensanchadas o bloqueadas, e incluso si existe una disminución de la circulación de las piernas.

Punciones y aspiraciones de órganos

Aunque puede variar, en general, una punción es un procedimiento en el que se introduce una aguja fina o bisturí en un órgano o cavidad del cuerpo, para extraer pequeñas cantidades de tejido o líquido. Estas muestran si existe una masa o bulto, además de determinar la causa de infección o inflamación.

Resonancia magnética

Esta es otra de las pruebas diagnósticas que debe verificar que su seguro de salud ofrece. La resonancia magnética (RM) se caracteriza por usar un campo magnético y ondas de radio generadas por computadora, para crear imágenes de las distintas estructuras del cuerpo.

Puede detectar tumores en zonas del cuerpo como el tórax, el abdomen y la pelvis, enfermedades hepáticas, problemas cardíacos e incluso embarazo.

Pruebas de diagnóstico prenatal

Estos exámenes permiten determinar si el bebé puede nacer con algún trastorno genético. Algunas pruebas son tan sencillas como un análisis de sangre o una ecografía, mientras que existen otras más complejas como la amniocentesis.

Tomografía axial computarizada

La tomografía axial computarizada (TAC) muestra imágenes de órganos, huesos y tejidos blandos, lo que permite detectar distintos problemas de salud. Sin embargo, y a diferencia de la RM, esta vez se trata de un monitor conectado a una máquina de rayos X.

Pruebas diagnósticas, no pueden faltar en tu seguro

La salud es algo en lo que no se debe escatimar. Si queremos envejecer con gracia, es imperante acudir con regularidad al médico y realizar las pruebas indicadas por este.

Ya sea un análisis de sangre o una resonancia magnética, debemos contar con un seguro de salud que nos permita acceder a profesionales, equipos y técnicas innovadoras de la más alta calidad. En ese sentido, asegúrate de que el seguro cuente con las principales pruebas de diagnóstico.