Problemas con el líquido amniótico: qué debes saber

El líquido amniótico es el medio en el cual se desarrolla el bebé y por eso tiene una importancia decisiva. A veces, hay problemas en ese líquido, que pueden resolverse por sí solos o con un tratamiento.
Problemas con el líquido amniótico: qué debes saber
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 24 octubre, 2022

Los problemas con el líquido amniótico pueden ser de 3 tipos:

  1. Demasiada cantidad.
  2. Muy poco líquido.
  3. Infección del líquido amniótico.

En algunos casos, los problemas afectan a la madre, otras veces al feto o a ambos. Pueden presentarse en diferentes momentos del embarazo y suelen detectarse mediante la evaluación clínica o a través de ecografías.

1. Demasiado líquido amniótico

El exceso de líquido amniótico se conoce con el nombre de hidramnios  o polihidramnios. Se estima que está presente en 1 de cada 100 embarazos. En la mayoría de los casos, este problema es leve y aparece en la segunda mitad de la gesta.

Más de la mitad de los casos no logran establecer la causa. En los demás, el motivo podría ser uno o varios de los siguientes:

Síntomas

En algunos casos, el aumento del líquido fetal no provoca ningún síntoma. Si el exceso es significativo, podría generar los siguientes signos:

  • Crecimiento rápido del útero.
  • Contracciones anticipadas.
  • Malestar estomacal en la madre.
  • Falta de aire o problemas para respirar en la madre.

Complicaciones

Aunque la mayoría de los casos de exceso de líquido amniótico pueden tratarse sin problemas, a veces se presentan complicaciones con distinto nivel de gravedad:

  • Parto prematuro.
  • Rotura prematura de las membranas.
  • Problemas respiratorios graves en la madre.
  • Gran sangrado vaginal después del parto.
  • Atonía uterina: el útero se estira y no puede volver a su forma original.
  • Desprendimiento de la placenta: ocurre solo después de una rotura prematura de las membranas.
  • Cordón umbilical con prolapso: tiene lugar cuando el cordón umbilical sale por la vagina antes que el bebé.
Placenta y líquido amniótico.
El exceso de líquido amniótico puede favorecer la mala posición de la placenta, su desprendimiento y la salida previa del cordón umbilical en el parto.

Lee sobre la Atonía uterina


2. Muy poco líquido amniótico

La escasez de líquido amniótico se conoce con el nombre de oligohidramnios. Se estima que esta anomalía afecta a menos del 10 % de las mujeres embarazadas, pero solo son diagnosticados el 5 % de los casos totales.

Este trastorno es más común en el tercer trimestre, aunque también puede aparecer en cualquier momento. Si se presenta en las primeras etapas de la gestación, suele dar lugar a consecuencias más graves.

No siempre es posible establecer la causa de la escasez de líquido amniótico. Sin embargo, suele estar relacionada con alguno de los siguientes factores:

  • Muerte del feto.
  • Embarazo múltiple.
  • Alteraciones en la placenta: como la rotura prematura de membranas.
  • Enfermedades maternas: diabetes gestacional, preeclampsia, deshidratación, lupus.
  • Anomalías fetales: malformaciones congénitas, crecimiento intrauterino restringido, infecciones.
  • Embarazo postérmino: cuando la gestación se prolonga más allá de la fecha estimada para el parto.

Síntomas

La escasez de líquido amniótico rara vez provoca síntomas perceptibles. En todo caso, el tamaño del útero suele ser menor al esperado para el tiempo de gestación. Así mismo, es posible que la madre sienta una disminución de los movimientos fetales.



Complicaciones

La escasez de líquido amniótico puede dar lugar a problemas como los siguientes:

  • Cesárea: en algunos casos, el feto no logra tolerar el parto vaginal.
  • Estancamiento en el crecimiento: con posibilidad de muerte fetal.
  • Compresión del feto: provoca deformaciones en los miembros, recesión del mentón y nariz aplanada.
  • Síndrome de Potter: ocurre cuando hay malformaciones y los pulmones del feto no maduran como deberían.

3. Infección intraamniótica

Otro de los posibles problemas con el líquido amniótico es la corioamnionitis o infección intraamniótica. Esta puede producirse solo en el líquido o en combinación con una condición similar en la placenta.

La principal causa de la infección intraamniótica es la presencia de patógenos en el tracto genital de la madre. Estos microorganismos pueden ascender hasta el útero. Lo usual es que el organismo evite este tipo de infecciones, pero hay algunas condiciones que las favorecen:

  • Múltiples tactos vaginales durante el trabajo de parto.
  • Rotura prematura de las membranas.
  • Líquido amniótico meconial.
  • Trabajo de parto prolongado.

Síntomas

No hay unos síntomas característicos de la infección intraamniótica. Sin embargo, es habitual que exista fiebre, dolor abdominal y una secreción purulenta por la vagina. Así mismo, que la frecuencia cardíaca de la madre y del feto estén muy aceleradas.

Complicaciones

Este problema del líquido amniótico puede dar lugar a complicaciones, como las siguientes:

  • Muerte fetal.
  • Shock séptico.
  • Atonía uterina.
  • Parto prematuro.
  • Convulsiones en el feto.
  • Bacteriemia en la madre.
  • Parálisis cerebral en el bebé.
  • Desprendimiento prematuro de placenta.
  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda en la madre.
Fiebre en el embarazo.
Cualquier situación de fiebre en el embarazo debe llevar a la consulta inmediata con un equipo de salud. Podría tratarse de una infección en el líquido amniótico.

Diagnóstico

Es frecuente que los problemas con el líquido amniótico no causen síntomas. A veces, la única señal es que el útero es muy grande o muy pequeño. En el caso de infección intraamniótica, que haya fiebre.

Resulta muy común que estos problemas se detecten de manera incidental durante una ecografía. La prueba permite determinar la cantidad de líquido amniótico presente.

Lo usual es que después se hagan otros exámenes para determinar la causa específica. Los más solicitados son los análisis de sangre y la amniocentesis.

Tratamiento de los problemas con el líquido amniótico

El tratamiento de los problemas con el líquido amniótico se basa en la realización de ecografías periódicas para vigilar la evolución. Así mismo, se hace un monitoreo habitual de la frecuencia cardiaca del feto.

Si hay demasiado líquido amniótico, se tiende a solo controlar, a menos que el exceso sea extremo. De ser así, se extrae el líquido con una aguja a través del abdomen de la madre. Cuando hay poco líquido, es posible que se programe el parto para las semanas 36 o 37.

Si hay infección, lo usual es que se haga un tratamiento con antibióticos.

Es importante estar atentos a señales, como el tamaño de la barriga, las dificultades para respirar de la madre y la frecuencia de los movimientos del bebé. De igual manera, resulta fundamental cumplir con todas las citas de control durante la gestación, así como con las ecografías que ordena el médico.

Te podría interesar...
¿Qué es el líquido amniótico y qué funciones tiene?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué es el líquido amniótico y qué funciones tiene?

El líquido amniótico cumple un papel fundamental en la protección y desarrollo del feto. Así mismo, protege a la madre y facilita el parto.



  • Zapata, L. (1997). Diagnóstico y manejo de hidramnios. Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología, 48(2), 133-134.
  • Amador de Varona, C. I., Rodríguez Fernández, J. M., Mari Pichardo, A., & Valdés Dacal, S. (2013). Oligohidramnios: medidor de salud fetal. Revista Archivo Médico de Camagüey, 17(6), 121-128.
  • Madar, H., Brun, S., Coatleven, F., Chabanier, P., Gomer, H., Nithart, A., ... & Sentilhes, L. (2016). Fisiología y regulación del líquido amniótico. EMC-Ginecología-Obstetricia, 52(4), 1-10.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.