Pródromos de parto: ¿de qué se tratan?

Los pródromos de parto son contracciones que preparan el cuello uterino para el trabajo de parto. Pueden ser molestas, pero no dolorosas.
Pródromos de parto: ¿de qué se tratan?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 29 marzo, 2021.

Escrito por Ana Núnez, 29 marzo, 2021

Última actualización: 29 marzo, 2021

Cuando ya se acerca el nacimiento, todas las señales parecen apuntar hacia ese momento esperado. Molestias, dolores y contracciones serán interpretadas como indicadores de la proximidad del nacimiento. Y en la variedad y la intensidad, la futura madre puede confundir el trabajo de parto real con los pródromos.

Sobre todo si la madre es primeriza, distinguir que se está frente al trabajo de parto como tal requiere de la atención especializada del profesional. Esto es ante la frecuencia de casos de falso trabajo de parto en los hospitales. En este artículo te ayudamos a conocer y reconocer los pródromos.

¿Qué son los pródromos de parto?

Como su nombre lo indica, los pródomos (del griego pro, que significa ‘antes’ y dromos, ‘pista’ o ‘recorrido’) son signos anunciadores del alumbramiento. Se acompañan de contracciones preparatorias, irregulares, de variada intensidad, algunas veces poco dolorosas, que pasan al cabo de unos minutos con reposo o un cambio de posición.

Desaparecen para presentarse de nuevo de manera indefinida y hasta por un lapso de 2 semanas antes de que ocurra el parto. La cantidad puede ir en aumento mientras hacen su verdadero trabajo: modificar el cuello uterino.

El cuello uterino o cérvix es cerrado y mide aproximadamente unos 3 centímetros. Al presentarse las contracciones, el útero se ablanda, acorta y dilata. Es lo que se conoce como borramiento. La fase de dilatación puede llegar hasta los 2 centímetros de diámetro de la estructura.

Contracciones en los pródromos del parto.
Las contracciones que no son del trabajo de parto van preparando el cuello uterino para el momento del alumbramiento en sí.

Te recomendamos leer: El parto: ese proceso maravilloso

¿Cuáles son los síntomas de los pródromos de parto?

En el ámbito de las contracciones, las hay del embarazo y las propias del parto. En las del embarazo se conocen las de Braxton Hicks, que se presentan desde la semana 20, y los pródromos al término. Las de dilatación, en cambio, hacen parte de las contracciones que sí conducen al trabajo de parto real.

Con los pródromos comienzan a ocurrir cambios significativos en el cuello del útero, por donde habrá de salir el bebé. El descenso y acomodo de su cabeza o encajamiento en el canal será un signo determinante. Por eso las molestias se ubican en la zona baja abdominal e incluso en la ingle.

Los pródromos de parto no tienen un inicio definido, sin embargo, los acompañan el aumento y la frecuencia en la intensidad de las contracciones. Se incrementa el flujo vaginal, la periodicidad de las micciones y se llega en ocasiones a expulsar el tapón mucoso.

Los pródromos tienen una duración estimada de 30 segundos, cada 5 a 20 minutos. Aunque estén presentes, la madre puede hacer su vida normal. Si reposa, se distancian. Por cierto, no quitarán el apetito.

¿Cómo se puede diferenciar del trabajo de parto real?

El falso parto o las contracciones de Braxton Hicks, también llamadas débiles, son las primeras en manifestarse, pues causan molestias. Con regularidad son indoloras. Tienen una intensidad variable y una frecuencia menor de 1 cada 10 minutos.

Estas contracciones aparecen a partir o incluso antes de la semana 20 y abarcan una gran extensión del músculo uterino. A veces, en momentos de estrés o cansancio, siempre de manera desordenada.

Al final del embarazo llegan a producir un dolor moderado en el hipogastrio, que es en concreto lo que se conoce como falso trabajo de parto. No son motivo de alarma; al contrario, indican que el cuerpo se prepara para dar a luz porque contribuyen a ablandar el cuello uterino.

La diferencia radica en la intensidad y la regularidad, pero también en la semana de aparición. Las contracciones de parto real duran en torno a 1 minuto y suelen repetirse cada 3 minutos aumentando su fuerza. Y si se distancian, lo harán a un ritmo regular.

Pero hay algo que marca la diferencia definitiva: con las contracciones de parto real la madre no puede hacer nada más; todo su cuerpo, en un momento entre las semanas 37 y 40, estará concentrado en la experiencia del alumbramiento.

La oxitocina, hormona que también es liberada en el orgasmo y la lactancia, al romper aguas es estimulada por la distensión del útero e irriga el torrente sanguíneo de la madre. Llegando aun a desafiar la sentencia de “parirás con dolor”.

Dolor en el trabajo de parto.
El dolor de las contracciones, tanto de las falsas como de las que conducen al parto real, son variables en base a la sensibilidad de la mujer.

Reconocer los pródromos de parto te ayudará a calmar la ansiedad

Es importante destacar que los pródromos no tienen por qué llevar de una vez al hospital a la madre, pues todavía pueden separarle del parto horas o incluso días. La expulsión del moco uterino, blanquecino o rosado por algún resto de sangre, puede manchar la ropa interior uno o varios días antes del parto.

Por otro lado, la madre siente como si fuera a menstruar o una fuerte presión en la pelvis. Regulares o no, los pródromos se distancian entre 5 a 20 minutos. A menos que esté a un mes o más de su fecha de parto, debe ir al hospital. Si no es el caso, lo mejor es pasarlos en casa.

En efecto, aguardar el ritmo regular de las contracciones amerita serenidad, respiración controlada y compañía. El trabajo de parto verdadero consta de contracciones regulares e intensas, más duraderas y que no cesan con el cambio de posición o en reposo.

Si la madre es primeriza, antes de ir al hospital se recomienda observar lo siguiente. Que las contracciones se den al menos cada 5 minutos, que duren 1 minuto y se manifiesten durante 2 horas. En caso de no ser el primero, las contracciones propias del trabajo de parto durarán 1 hora y, como mínimo, vendrán cada 10 minutos.

Reconocer cuándo ha comenzado el trabajo de parto evita llegar a destiempo al hospital y que sean administradas a la madre maniobras para adelantarlo. Por ejemplo, rompiendo la bolsa y aplicando oxitocina intravenosa. Cuando se trata de parir, cuanto más natural el proceso, mejor.

Te podría interesar...
¿Cómo son las contracciones de parto?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo son las contracciones de parto?

En las últimas semanas de embarazo conviene conocer como son las contracciones de parto para poder actuar de la forma más correcta.