Psicobioma: ¿cómo influyen los microbios en tu salud mental?

Sabemos de la importancia de la microbiota en la regulación del organismo. Queda por investigar qué es el psicobioma y de qué modo podría tenerse en cuenta en los tratamientos.
Psicobioma: ¿cómo influyen los microbios en tu salud mental?
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales.

Última actualización: 02 agosto, 2022

¿Pensaste alguna vez que los intestinos y la flora intestinal podrían estar vinculados con tu salud mental? Quizás no habías reparado en ello antes, pero cuando empezamos a recordar que el cuerpo es un todo y que funciona como una gran máquina, podemos entender de qué se trata el psicobioma.

El estrés, ciertas gastroenteritis y las enfermedades psicosomáticas nos recuerdan que muchas situaciones pasan de las emociones al cuerpo, que actúa enviando señales. Profundicemos en esto.

Empecemos por entender qué es la microbiota

Para poder llegar al concepto de psicobioma, esclarezcamos lo que es la microbiota. Se trata de bacterias y microorganismos que viven en nuestro cuerpo, desde la piel hasta la boca y la vagina. Por supuesto, todo el tracto digestivo tiene su propia flora.

Un dato curioso es que este ecosistema de bacterias es mayor al número de células con las que contamos. En total, pesan alrededor de 2 kilos, distribuidos a lo largo y ancho del organismo.

Tienen una importancia crucial en nuestra salud y bienestar. La particularidad de la microbiota es el uso que se hace de los microorganismos que habitan en ella, los cuales pueden emplear nutrientes o producirlos.

Microbiota intestinal.
El tracto gastrointestinal tiene una flora propia que juega roles primordiales en la digestión y la incorporación de nutrientes.

Te puede interesar La microbiota y el autismo


Pasemos al psicobioma

Dicho lo anterior, podemos partir de lo que se ha llamado eje microbiota-intestino-cerebro, es decir, la relación entre todos estos componentes. El intestino y la microbiota tienen una influencia tal, que hay quienes los denominan el segundo cerebro.

Es así como la propuesta del psicobioma apunta a que algunas funciones vinculadas con la cognición, emociones relacionadas con la ira o el miedo, y casos de depresión o demencia, se encontrarían emparentados con el funcionamiento de la microbiota.

Los microorganismos, las bacterias y las células, en un complejo proceso de interacción, también influyen en el modo en que nos sentimos, pensamos y actuamos.

En la flora intestinal conviven diferentes microbios, que están en investigación por su relación con la salud mental de las personas. De esta manera, conocer qué funciones cumplen, podría resultar oportuno para el abordaje de enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer o el párkinson. También en otros trastornos de salud mental, como la depresión y la ansiedad.

Es importante señalar que la flora intestinal también desempeña funciones vinculadas con el sistema inmunitario. Fortalecer su funcionamiento, entonces mejorará nuestras defensas para protegernos de las infecciones.



Entre el psicobioma y los probióticos

Hay que tener en cuenta que queda hay mucho por investigar. En algunos casos, desde la comunidad científica se reconoce al psicobioma, pero se prefiere enfocar el tema desde los probióticos y sus funciones psicológicas o neurológicas.

Es decir, aún no tiene plena entidad propia el psicobioma. Sin embargo, lo que no se puede negar es el interés y el optimismo que suscita pensar en tratamientos que empleen a dichos microorganismos como una forma de abordar patologías.

El desafío está en identificar cuáles son los microorganismos que forman parte de la microbiota y que tienen un rol específico con relación a funciones neurológicas. El análisis del excremento humano con el fin de señalar y conocer las bacterias implicadas es un punto de partida para futuros tratamientos.

En este sentido, se buscan compuestos relacionados con la flora intestinal que sean capaces de mejorar la salud mental. El camino a seguir serían los psicobióticos, o sea, sustancias de la microbiota que emulen a neurotransmisores, como la dopamina o la serotonina.

Mujer come probióticos y psicobióticos.
Así como el yogur es fuente de probióticos, se plantea que se podrían desarrollar suplementos psicobióticos para que los pacientes ingieran.

La interacción es la clave

El cuerpo humano tiene una enorme complejidad y siempre hay algo con lo que nos sorprende. La microbiota intestinal nos recuerda la singularidad de las personas, ya que no hay dos seres humanos con la misma composición de flora intestinal.

Si hay una idea con la que nos tenemos que quedar es con la de la interacción. El cuerpo, su información genética, los alimentos que consumimos, las actividades deportivas que realizamos, la microbiota y todo su ecosistema, el cerebro y sus partes, nuestras respuestas motoras y emocionales… todo conforma un complejo circuito, un intercambio de señales y de información.

Quizás los psicobióticos, en el futuro cercano, sean una respuesta terapéutica para los trastornos neurodegenerativos. El camino está abierto.

Te podría interesar...
¿Cuáles son las funciones de la microbiota?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son las funciones de la microbiota?

Las funciones de la microbiota son diversas, pues mejora tanto la digestión, como la especialización del sistema inmune y el funcionamiento neurona...