Psilocibina contra la depresión: ¿cuáles son sus efectos?

Ensayos clínicos han determinado que la psilocibina tiene potencial para el tratamiento de la depresión. ¿De dónde se obtiene? ¿Cómo se utiliza?
Psilocibina contra la depresión: ¿cuáles son sus efectos?
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza.

Última actualización: 08 enero, 2023

Los efectos de la psilocibina contra la depresión han sido materia de investigación en los últimos años. Este compuesto psicodélico está presente en las setas mágicas (Psilocybe cubensis), de las que se estima hay alrededor de 100 especies.

Un estudio reciente divulgado a través de la revista Nature Medicine sugiere que esta sustancia tiene potencial terapéutico contra los síntomas de la depresión mayor y otros trastornos del estado de ánimo. Sin embargo, su uso está limitado por temas de legalidad y seguridad. Te contamos todos los detalles a continuación.

¿Qué es la psilocibina?

La psilocibina es uno de los principales compuestos de los hongos mágicos, junto a la psilocina. Se clasifica como un «psicodélico», ya que es responsable de causar las alucinaciones y otros de los efectos psicoactivos tras su consumo.

Más allá de esto, es una sustancia a la que se le atribuyen propiedades terapéuticas por su efecto estimulante en el cerebro. Y aunque su uso proviene de las tradiciones indígenas, en los últimos años ha sido tema de interés para la investigación científica.

De este modo, los investigadores han observado que su asimilación coadyuva en la disminución de la actividad en la corteza prefrontal medial y la corteza cingulada posterior, lo que contribuye al control de los estados depresivos.

En la medicina ancestral indígena, los hongos mágicos con psilocibina se secan antes de su empleo. Luego, se ingieren en mezclas con alimentos o bebidas. Sus efectos tardan hasta unos 30 minutos en iniciar y se extienden hasta por 6 horas.

Al igual que sucede con otros tipos de alucinógenos, su uso clínico está limitado por la Ley de Sustancias y Drogas Controladas. Hace parte de las drogas de la Lista 1, en la que se advierte que hay un alto riesgo de abuso. Por ello, su aplicación médica estuvo desaprobada por mucho tiempo como tratamiento en los Estados Unidos.

A pesar de esto, en los últimos años han resurgido los estudios sobre sus efectos farmacológicos, cuyos resultados vinculan su uso con acciones positivos contra la depresión, la ansiedad, la anorexia, el trastorno obsesivo-compulsivo y diversas formas de abuso de sustancias.

Debido a las evidencias recopiladas en varios ensayos clínicos, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) designó a la psilocibina como una «terapia innovadora» contra la depresión severa.
Psilocybe cubensis, de donde deriva la psilocibina contra la depresión.
Psilocybe cubensis.


Investigaciones sobre la psilocibina contra la depresión

El potencial de la psilocibina como coadyuvante en el campo de la psiquiatría se estudia desde la década de 1950. Desde entonces, los investigadores observaron que esta sustancia tiene cualidades antidepresivas, que pueden apoyar el tratamiento de varios trastornos psiquiátricos.

Las limitaciones para realizar investigaciones comenzaron a surgir en 1970, luego de que la sustancia fuese incluida en la Lista 1 de la Ley de Sustancias y Drogas Controladas. Esto limitó los fondos federales para la investigación, lo que impidió por mucho tiempo hacer ensayos.

Pero tras una serie de experimentos hechos en 2012, el investigador Robin Carhart-Harris y su equipo del Imperial College of London volvieron a interesarse por evaluar el potencial terapéutico de la psilocibina. Así, en 2016, se realizaron ensayos clínicos prometedores.

El estudio divulgado en la revista The Lancet Psychiatry informó que dos dosis de psilocibina, junto con la terapia psiquiátrica, puede disminuir de forma significativa los síntomas de la depresión. Asimismo, se determinó que provoca mejoras marcadas y sostenidas en la ansiedad y la anhedonia.

Para realizar el ensayo, los investigadores observaron los efectos de la psilocibina en un grupo de 12 pacientes con depresión mayor (seis hombres y seis mujeres). Estos recibieron dosis orales de la sustancia, en valores de 10 mg y 25 mg, con 7 días de diferencia. Además, se les brindó apoyo psicológico antes, durante y después de cada toma. Los síntomas depresivos fueron evaluados entre 1 semana y 3 meses después del tratamiento.

Todos los pacientes exhibieron una reducción considerable de los síntomas depresivos.

Estudios recientes

Los estudios más recientes sobre la psilocibina contra la depresión confirman su potencial como antidepresivo. En una investigación divulgada a través de Journal of Psychopharmacology se informó que un tratamiento con psilocibina favorece el alivio de la depresión mayor, con efectos que se prolongan hasta por 12 meses.

Por su parte, a través de New England Journal of Medicine se reveló que una sola dosis de una versión sintética de psilocibina fue útil para controlar los síntomas depresivos en personas con una versión de la enfermedad resistente al tratamiento. Esta última ocurre cuando no hay respuesta a los efectos de los antidepresivos habituales.

En este último ensayo se contó con la participación de 223 pacientes, en los que se emplearon dosis de 1 miligramo, 10 miligramos y 25 miligramos. Al final, se informó que la dosis más fuerte, de 25 miligramos, fue la más efectiva, pues sus efectos se prologaron hasta por 3 meses.

Riesgos y efectos secundarios de la psilocibina

En la mayoría de adultos sanos, la psilocibina ha sido bien tolerada cuando se emplea en entornos controlados, en una o dos dosis. Aun así, no hay que ignorar que esta sustancia puede inducir a varios efectos secundarios. Estos pueden ser leves o moderados y abarcan lo siguiente:

  • Náuseas.
  • Paranoia.
  • Alucinaciones.
  • Dolor de cabeza.
  • Confusión y miedo.
  • Debilidad muscular.
  • Presión arterial alta.
  • Falta de coordinación.
  • Alteración del ritmo cardíaco.

No se recomienda su uso en pacientes con enfermedades mentales como la esquizofrenia, ya que se teme que pueda agudizar los síntomas. Tampoco debe ingerirse de forma simultánea con drogas serotoninérgicas y otras drogas estimulantes.

Por otro lado, debe evitarse el consumo recreativo de los hongos mágicos con psilocibina. Esto se debe a que la cantidad de esta sustancia puede variar en cada especie, lo que dificulta saber la intensidad y la duración de los efectos finales.

Al no darse en un entorno controlado, este tipo de ingestas elevan las posibilidades de reacciones indeseadas.

Eso, sin contar con que estos hongos tienen características similares a los hongos venenosos, lo que aumenta el riesgo de envenenamiento y consecuencias más graves, como daño en los órganos o incluso la muerte.

Terapia psicológica contra la depresión.
En un ambiente controlado, con terapia de apoyo, el uso de la sustancia puede ser seguro. De otro modo, los riesgos son elevados.


¿Qué hay que recordar sobre la terapia con psilocibina?

El potencial antidepresivo de la terapia con psilocibina ha sido corroborado por algunos ensayos clínicos recientes. Aun así, hay que tener en cuenta que es una sustancia cuyos efectos se siguen investigando. No hay suficientes evidencias para considerarlo un tratamiento de primera elección contra la depresión.

En la actualidad, algunas compañías están desarrollando formas comerciales de psilocibina. Y aunque en algunos estados de EE. UU. se está legalizando su uso terapéutico, la sustancia sigue en la Lista I de la Ley de Sustancias Controladas.

Dicho esto, los expertos advierten que los pacientes con depresión no deben automedicarse con psilocibina a través del consumo de setas mágicas o suplementos. En ausencia de un control de dosis, hay un alto riesgo de efectos indeseados.

Te podría interesar...
Trastornos por consumo de alucinógenos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Trastornos por consumo de alucinógenos

Los trastornos por consumo de alucinógenos son variados. Van desde alteraciones físicas básicas hasta psicosis persistente.



  • Bienemann B, Ruschel NS, Campos ML, Negreiros MA, Mograbi DC. Self-reported negative outcomes of psilocybin users: A quantitative textual analysis. PLoS One. 2020 Feb 21;15(2):e0229067. doi: 10.1371/journal.pone.0229067. PMID: 32084160; PMCID: PMC7034876.
  • Carhart-Harris, R. L., Bolstridge, M., Rucker, J., Day, C. M. J., Erritzoe, D., Kaelen, M., Bloomfield, M., Rickard, J. A., Forbes, B., Feilding, A., Taylor, D., Pilling, S., Curran, V. H., & Nutt, D. J. (2016). Psilocybin with psychological support for treatment-resistant depression: an open-label feasibility study. In The Lancet Psychiatry (Vol. 3, Issue 7, pp. 619–627). Elsevier BV. https://doi.org/10.1016/s2215-0366(16)30065-7
  • Daws, R.E., Timmermann, C., Giribaldi, B. et al. Increased global integration in the brain after psilocybin therapy for depression. Nat Med 28, 844–851 (2022). https://doi.org/10.1038/s41591-022-01744-z
  • Eisenstein M. The psychedelic escape from depression. Nature. 2022 Sep;609(7929):S87-S89. doi: 10.1038/d41586-022-02872-9. PMID: 36171370.
  • Goodwin GM, Aaronson ST, Alvarez O, Arden PC, Baker A, Bennett JC, Bird C, Blom RE, Brennan C, Brusch D, Burke L, Campbell-Coker K, Carhart-Harris R, Cattell J, Daniel A, DeBattista C, Dunlop BW, Eisen K, Feifel D, Forbes M, Haumann HM, Hellerstein DJ, Hoppe AI, Husain MI, Jelen LA, Kamphuis J, Kawasaki J, Kelly JR, Key RE, Kishon R, Knatz Peck S, Knight G, Koolen MHB, Lean M, Licht RW, Maples-Keller JL, Mars J, Marwood L, McElhiney MC, Miller TL, Mirow A, Mistry S, Mletzko-Crowe T, Modlin LN, Nielsen RE, Nielson EM, Offerhaus SR, O'Keane V, Páleníček T, Printz D, Rademaker MC, van Reemst A, Reinholdt F, Repantis D, Rucker J, Rudow S, Ruffell S, Rush AJ, Schoevers RA, Seynaeve M, Shao S, Soares JC, Somers M, Stansfield SC, Sterling D, Strockis A, Tsai J, Visser L, Wahba M, Williams S, Young AH, Ywema P, Zisook S, Malievskaia E. Single-Dose Psilocybin for a Treatment-Resistant Episode of Major Depression. N Engl J Med. 2022 Nov 3;387(18):1637-1648. doi: 10.1056/NEJMoa2206443. PMID: 36322843.
  • Gukasyan N, Davis AK, Barrett FS, Cosimano MP, Sepeda ND, Johnson MW, Griffiths RR. Efficacy and safety of psilocybin-assisted treatment for major depressive disorder: Prospective 12-month follow-up. J Psychopharmacol. 2022 Feb;36(2):151-158. doi: 10.1177/02698811211073759. PMID: 35166158; PMCID: PMC8864328.
  • Lowe H, Toyang N, Steele B, Valentine H, Grant J, Ali A, Ngwa W, Gordon L. The Therapeutic Potential of Psilocybin. Molecules. 2021 May 15;26(10):2948. doi: 10.3390/molecules26102948. PMID: 34063505; PMCID: PMC8156539.
  • Carhart-Harris, R., Goodwin M., (2017). The Therapeutic Potential of Psychedelic Drugs: Past, Present, and Future. Neuropsychopharmacology. Doi: 10.1038/npp.2017.84

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.